carreta

(redireccionado de carretas)
También se encuentra en: Sinónimos.

carreta

s. f. Carro de dos ruedas, largo, estrecho y bajo, con una sola lanza, a la que se ajusta el yugo uncir los bueyes a la carreta.

carreta

 
f. Carro largo, angosto y más bajo que el ordinario, gralte. de ruedas sin llanta, y con una lanza a la cual se sujeta el yugo.

carreta

(ka'reta)
sustantivo femenino
carro bajo y alargado de madera movido por animales carreta de caballos
Sinónimos

carreta

sustantivo femenino
carro, carromato (cubierto).
Traducciones

carreta

cart

carreta

carriage, charrette

carreta

carrinho

carreta

عربة

carreta

koszyk

carreta

košík

carreta

SF
1. (= carro) (cubierta) → waggon, wagon; (sin cubrir) → cart
tener la carreta llena (Caribe) → to be weighed down by problems
carreta de bueyesoxcart
carreta de mano = carretilla 1
2. (Colombia, Venezuela) → wheelbarrow
Ejemplos ?
Cuarenta y tantas carretas toldadas con negruzco y pelado cuero se escalonaban irregularmente a lo largo de la playa y algunos jinetes con el poncho calado y el lazo prendido al tiento cruzaban por entre ellas al tranco o reclinados sobre el pescuezo de los caballos echaban ojo indolente sobre uno de aquellos animados grupos, al paso que más arriba, en el aire, un enjambre de gaviotas blanquiazules que habían vuelto de la emigración al olor de carne, revoloteaban cubriendo con su disonante graznido todos lo ruidos y voces del matadero y proyectando una sombra clara sobre aquel campo de horrible carnicería.
Ocupábanse entonces los mensú en la planchada, tumbando piezas entre inacabable gritería, que subía de punto cuando las mulas, impotentes para contener la alzaprima que bajaba de la altísima barranca a toda velocidad, rodaban una sobre otra dando tumbos, vigas, animales, carretas, todo bien mezclado.
La matanza estaba concluida a las doce, y la poca chusma que había presenciado hasta el fin, se retiraba en grupos de a pie y de a caballo, o tirando a la cincha algunas carretas cargadas de carne.
Y hecho el dicho señalamiento, señalarán solares para los Vecinos que cada uno tenga ciento y cincuenta pies de largo y trescientos en cuadra, trazando las calles derechas y de anchura que puedan ir por ellas dos carretas, sin que ninguna se detenga para haber de pasar la otra.
Item, se señalarán Caminos Reales para el pasaje de todos los que por ellos fueren, y carriles para el servicio de las carretas, y por partes y lugares por donde hubiere tierras de pan(1) (para) llevar, no reciban daño, ni las acequias (de su curso) se rompan.
Décimo: Como los objetos de un buen gobierno son muchos y muy grandes, se deja de la prudencia e ilustración de los señores diputados para combinarlos con el bien general de las Provincias Unidas y el particular de ésta en cuanto a su territorio, industria, comercio, agricultura, población de terrenos baldíos, gravoso pontazgo de Santiago del Estero por su pequeño y ridículo puerto de la acequia por donde transitan de ida y vuelta las carretas de esta ciudad y su jurisdicción.
14º) Que se haga moción en la Asamblea para el establecimiento de correos y postas mensuales que ya en carruajes o en cabalgatas giren de un pueblo vecino a otro, fuera del correo general para que de este modo sea más rápido el comercio; se avive la labranza y la industria; se comuniquen con facilidad las producciones y frutos y se extingan las travesías y despoblados peligrosos. 15º) Que se establezcan postas de bueyes para las carretas a Buenos Aires, Jujuy y Mendoza.
En 1.895, el Coronel don Manuel Serrano, después General, escribe con su glorioso 9 de Mayo, otra página que abrillanta la historia de la libertad y, desde las Pampas de Pilos, donde se realizó la histórica "Toma de Las Carretas", se lanzó la llamarada del triunfo que con su Luz hizo posible el 5 de Junio de ese mismo año.
Los noctámbulos, macerados por la noche, regresan a sus casas envueltos en sus bufandas y en su melancolía. Los basureros inician por la avenida Pardo su paseo siniestro, armados de escobas y de carretas.
(Calle de las Carretas en Madrid: a un lado una posada y a otro la casa de DOÑA BERNARDA y DOÑA JUSEPA.) Escena IV DON DUARTE y SANTARÉN, de camino; MARI-RAMÍREZ.
Eso no es malo, pero ya estoy jartica de aguantarte carros y carretas y carretones, y lo único que quiero ya es que cojas el portante y te vayas y te pudras con tu nueva abanderaíta; pero otra vez ten más cudiaíto cuando te den un retrato y no te lo dejes orviao, y toma el que te dejaste ayer, que güele mal, que me tiene apestá la casa y he tenío que gastarme una fortuna en romero.
Poco tiempo después se fueron estableciendo líneas de vapores entre este puerto y otros de Francia e Inglaterra; las obras del ferrocarril comenzaron a desenvolver en su derredor el ruidoso movimiento de la industria moderna; las máquinas, las razas, los idiomas extranjeros, invadiendo el terreno de los sacos de harina y de las clásicas carretas...