Ejemplos ?
El astuto Iván había dejado a la vista lo suficiente para que la procaz princesa ansiara ver más, y mientras ella lo contemplaba con la respiración acelerada y las mejillas ardientes, él sintió que los encantos de tan selecto y delicioso bocado, inspeccionándolo con tal desfachatez, avivaban su apetito carnal hasta un punto casi irresistible.
Así, más o menos, creo que más, es la calle donde vivo, semejante a todas, pero con un algo que la hace diferente y particular, carnal.
(37) Descubierta estaba, sí, Doña Luz y avergonzada, ¡Vergüenza centuplicada Por ser ella y ser alli! Su noble hermosura espuesta Con vilipendio brutal Al ojo y lengua carnal De la turba deshonesta...
Yo estoy hablando de un niño indígena, en lugar de hablarles del ponte trucha, del agandalla pa que no te agandallen, del uca, uca el que se lo encuentra se lo emboruca, del presta pa´la orquesta, del cumple la ley carnal, pero la de ley de herodes y como quiera te chingas y te jodes, del rencor estéril, del cinismo hecho carrera con doctorado incluido, del changarro, del vocho, de la tele, del pueblo-unido-invariablemente-será-vencido, del si-zapata-viviera-con-nosotros-se-aburriera.
matar a un hombre mortal y carnal, de carne y hueso, que respire aire, es cosa fácil, muy fácil, demasiado fácil por desgracia...
Entonces se angustió el corazón de la joven. “Desdichada de mí, yo, deseadora carnal. ¿Dónde recogeré la red de alimentos que se me ha dicho?”, añadió.
Un día me dijo en francés: - Yo adoro su hermoso carácter, hecho de novedad y sinceridad. Pero, amor, eso espiritual y carnal, eso ‘’humano’’ que es la verdadera verdad, eso no lo sentía Susiche.
Después de tres coitos completos, el mujik se retiró del cuerpo de la princesa, con su apetito carnal aplacado por el momento, y permaneció resonante, con lo ojos entrecerrados, a su lado.
-Es que eres tú mucha mujer, chavó; es que tiées tú por cara una reliquia y un proigio por cuerpo -repúsole, al par que la contemplaba con íntima complacencia, la señora Dolores la Remilgos, hermana carnal de su padre, el señor Paco el Talabartero.
El 3º: los que más se querrán affectar y señalar en todo servicio de su rey eterno y Señor vniversal, no solamente offrescerán sus personas al trabajo, mas aun haciendo contra su propia sensualidad y contra su amor carnal y mundano...
Nunqua tan rica obra vío omne carnal, Obra era angelica, ca non material, Tan folgado iaçia commo so un tendal, O commo qui se duerme en un verde pradal.
El pobretón más cruel Que sin dinero se viere, Tendrá mosca, si se hiciere En el verano pastel; Pastelerito novel Que, sin murmurar excesos, Nos desentierras los huesos Y eres Cuaresma en carnal.