cargo de conciencia


Búsquedas relacionadas con cargo de conciencia: remordimiento
Traducciones

cargo de conciencia

m guilty conscience
Ejemplos ?
MAESE JACOBO No, señor, yo no tengo coraje para llevarlos, y me sería un cargo de conciencia azotarlos en el estado en que se encuentran.
1984: "Kain del planeta oscura" 1995: "Hay fiesta en el conventillo" 1998: "Tango" 2005: "Cargo de conciencia" 1988: "Las gatitas y ratones de Porcel" 1995: "La marca del deseo" 2000: "Amor latino" 2006: "Afectos especiales - Tributo al Teatro de Revista" 1976: "Mujeres con sexy-boom" - en España junto a Mary D´Arcos, Antonio Funes, Cañito y elenco.
Con un cargo de conciencia por lo que sucede con Murphy, Charlotte confiesa que fue ella quien asesinó a Wells y Murphy pide el mismo castigo para ella, provocando un levantamiento cuando Bellamy se niega a ejecutar a la chica.
El incremento de esfuerzo que la revista Tintín supuso para Hergé, así como el cargo de conciencia y el resentimiento acumulados tras la fase de «depuración» de la posguerra, comenzaron a pasarle factura.
Embargado por un terrible sentimiento de culpa por haber dejado atrás a su madre y a sus hermanas, que de él necesitaban (lo cual le supuso siempre un gran cargo de conciencia) quemó todos sus poemas como expiación.
La vida de regreso a la Tierra es insoportable, pues el cargo de conciencia que cargan no las deja concentrarse y rehacer sus vidas normales.
Destituido el gato ya de mortal socorro, se fué, calando el morro, y dióle una salchicha, por no mostrarse a Garfiñanto ingrato; que no pagar la ciencia es cargo de conciencia, mas dicen que de sabios es desdicha.
El firmante escribía desde su hacienda, a quince leguas de Lima: «Señor licenciado: Cargo de conciencia se me hace no estorbar que, tan sesuda y noble persona como vuesa merced se extravíe por celo y amor a la justicia.
Pero es la cosa que a los presidentes se les haría cargo de conciencia tener a esa señora Ley tan cerca de palacio y expuesta a violación perpetua, y cata el por qué mandaron poner la acomodaticia y nada comprometedora inscripción que hoy existe: Dios y la Patria .
El dicho abad de la Trapa se hacía escrúpulo de darle con las puertas en las narices a ese buen candidato para novicio; y no era para él cargo de conciencia hacerle salir por la tangente del globo terráqueo; pues no otra idea inspira esto de salvarse del mundo.
Para quemarle la sangre al señor Boina, nada como decirle chicoleos a su Verónica. -Es un cargo de conciencia, señores -gruñía, poniéndosele la nariz colorada como el moco de un pavo-.
-Tampoco se lea -dijo Monipodio- la casa, ni adónde; que basta que se les haga el agravio, sin que se diga en público; que es gran cargo de conciencia.