caramanchel

caramanchel

1. s. m. Perú Cobertizo para protegerse de la intemperie.
2. Chile COMERCIO Cantina donde se sirven comidas y bebidas.
3. Colomb. Cuchitril, tugurio.
4. Ecuad. COMERCIO Puesto del vendedor ambulante.
5. NÁUTICA Cubierta fija o móvil que sirve para cerrar las escotillas de algunos barcos.
Traducciones

caramanchel

caramanchel

caramanchel

caramanchel

caramanchel

caramanchel

caramanchel

caramanchel

caramanchel

SM
1. (LAm) (= cabaña) → hut, shack
2. (Andes) (= puesto) → street vendor's stall
Ejemplos ?
La réplica femenina se la dio Consuelo Mayendía. Ricardo Catarineu «Caramanchel» criticaría en 1912 en Nuevo Mundo una de sus actuaciones con un «El Sr.
“La Corres” era en el Madrid de la época un diario de máxima tirada a través del cual Catarineu hizo famosa su columna de crítica teatral en toda España, firmada con el seudónimo "Caramanchel".
Catarineu editados en las obras completas de autores importantes (Eusebio Blasco, Villaespesa), ubicados en la Biblioteca Nacional de España,donde igualmente (como en otros muchos archivos y hemerotecas nacionales) se encuentran muchas publicaciones con sus trabajos, unos bien catalogados; otros, no registrados, se encuentran a veces con el seudónimo "Caramanchel" diseminados por diversas publicaciones.
Clarín, tan huraño, no fue para él parco en elogios al prologar su libro Giraldillas.” La firma de Caramanchel bajo una crónica teatral llevó implícita una garantía de seriedad y exactitud, y fue famosa en todo el Madrid de un tiempo en que decir teatro en Madrid era decir teatro en España.
Si como poeta mereció portadas en algunas revistas importantes con su propia imagen dibujada por los caricaturistas en boga, también como crítico teatral la frágil figura física pero bigotuda de Caramanchel se hace acreedora a fotos y caricaturas en los diarios más importantes de Madrid.
Catarineu, Plaza de la Villa número 1 Madrid. Es el crítico que firma Caramanchel, el más serio y más leal. Le he escrito ya anunciándole que reescribiría usted.
Fiese de él." Como se fió de él Fernando Díaz de Mendoza cuando Caramanchel presentó a este,en 1911, a un desconocido Francisco Villaespesa, aconsejando al famosísimo actor y director de la Compañía María Guerrero escuchar de labios de su autor el texto de "El Alcázar de las perlas" cuyo estreno tan rotundo éxito obtendría.
Entre estos cita a los Machado, a Palomero a los hermanos González Blanco, a Cristóbal de Castro, a Candamo, a Villaespesa, a J. Ramón Jiménez, y también a Caramanchel, a Nilo Fabra y a Marquina..
Caramanchel contribuyó en Madrid con otros muy pocos críticos compañeros a que la crítica teatral, ejercida hasta entonces, de manera genérica por gacetilleros, fuese elevada a la categoría de especialidad periodística.
No debe resultar desdeñable que Ricardo Baroja, citase a Caramanchel por delante de otros excelentes críticos como Saint-Aubín o Laserna.
Tampoco que su hermano Pío Baroja, cuyo juicio sobre otros contemporáneos no resultaba por lo general menos inciso que un afilado bisturí, hiciese en sus memorias una declaración que, proviniendo de él, cualquier destinatario de la misma podría calificar de éxito rotundo: “Ricardo Catarineu, crítico que se firmaba Caramanchel en la Correspondencia de España y que ejercía con gran solemnidad su sacerdocio periodístico" Además de ejercer la crítica teatral en la Correspondencia, fue Catarineu corresponsal desde Madrid para el diario barcelonés “La Vanguardia “donde publicó periódicamente sus crónicas de actualidad teatral desde 1910 a 1915, también firmadas con el sobrenombre de Caramanchel.
Así mismo escribió crónicas para diarios extranjeros, y de entre ellos fue corresponsal desde España para el más puntero entonces de América: “La Prensa” de Buenos Aires, diario en el que pudo demostrar su capacidad de crítico teatral, convirtiéndose Caramanchel, tras los primeros cien años de independencia argentina, en el primer crítico capaz de enlazar por vez primera dramaturgos y escenarios de uno y otro lado del Atlántico (un siglo de espaldas) a través de una columna fija - “La Semana teatral” – que, escritas desde Madrid van siendo periódicamente desgranadas por Caramanchel desde los años 1910 a 1915.