carabina


También se encuentra en: Sinónimos.

carabina

(Del fr. carabine.)
1. s. f. CAZA, MILITAR Fusil corto usado por cazadores y algunas tropas.
2. coloquial Persona que acompaña a una pareja de novios o enamorados y que de alguna forma los cohíbe intentaron despistar a la carabina en el parque.
3. ser la carabina de Ambrosio coloquial Ser inútil, no hacer ningún servicio esta estufa no calienta nada, es la carabina de Ambrosio.

carabina

 
f. Arma de fuego de menor longitud que el fusil.
fig. y fam.Señora asalariada para acompañar a alguna señorita en sus paseos, diversiones, etc. Más respetuosamente se la llama señora de compañía.
Ser la carabina de Ambrosio. loc. fig.No servir para nada.

carabina

(kaɾa'βina)
sustantivo femenino
1. militar arma de fuego usada por cazadores y por algunas tropas La carabina es parecida al fusil.
2. persona que acompaña a parejas de novios una hermana que hace de carabina
ser una cosa inútil Esta heladera no enfría nada, es la carabina de Ambrosio.
Traducciones

carabina

carbine, rifle

carabina

carabina, fucile

carabina

Karabiner

carabina

karabijn

carabina

carabina

carabina

كاربين

carabina

Karabinek

carabina

Карабина

carabina

卡宾枪

carabina

卡賓槍

carabina

Karabina

carabina

Karbiini

carabina

קרבין

carabina

SF
1. (Mil) → carbine, rifle
ser la carabina de Ambrosioto be a dead loss
carabina de aire comprimidoairgun
2. (= persona) → chaperone
hacer o ir de carabinato go as chaperone, play gooseberry
Ejemplos ?
espués de escuchar Currito el Carabina todo cuanto hubo de decirle la hembra que sin permiso de la Católica, Apostólica, Romana, cuidábase de zurcirle lo roto, de coserle lo descocido, de espumarle el puchero y de muchísimas cosas más que por discreción callamos, quedóse nuestro hombre silencioso durante algunos instantes, no sin redoblar nerviosa y acompasadamente sobre el suelo con el tacón de uno de sus brodequines y no sin poner cara de malísimos propósitos, y exclamó después con acento sordo y amenazador: -¡Por vía e Dios con el compadre!
Y a los gritos del mayoral, y a los sonoros crugidos de su látigo, arrancaron las robustas mulas, arrastrando la diligencia, entre cuyos viajeros destacábase el rostro varonil y agitanado de Currito el Carabina.
Ya sabe usté que pa mí la Rosario es la Consagrá, porque la conozco desde que estaba en peligro de desangrarse por la tripa, y porque es más güena pa mí que el azufre pa el moquillo, y porque es una esgraciaíta que está pasando un día sí y otro no por la ruea de las navajas y buche de agua que se bebe a la vera del Carabina es una puñalá que le meten, y ea beso que le da, un vomitivo que toma.
También llevábamos algunas botellas de pólvora para los jefes salvajes que encontráramos en el camino. Yo iba armado con una magnífica carabina, revólver y puñal.
Verdá que usté es de los que van con una mano por el suelo y otra por el cielo y le gusta a usté er querer más que er comer y el besar más que el rascar, pero ésas son cosas de hombre y no por eso deja usté de querer a su morucha más que a sus entrañas y de tenerla en su sitio y de respetarla y de darle gusto en toíto lo que se le antoja... ¡Pero er Carabina!
«Si volase una perdiz, si cruzase una liebre...» Pensaba en esta hipótesis, cuando un relámpago blanco y color canela lució entre un seto. Mansegura se echó la carabina a la cara y disparó casi sin apuntar.
Y en lo redulce de la voz de su comadre estaba pensando nuestro héroe, cuando, interrumpiendo bruscamente el curso de su pensamiento y deteniéndose delante de él, díjole la tía Candela, la encargada de ayudar en sus quehaceres domésticos a su comadre, la hermosísima Rosario: -Oiga usté, señó Joseíto, ¿se ha dío ya mi amo er Carabina?
Vean ustedes el fusil, la carabina de repetición y vean el estilo de este hombre pues, el fusil, el machete, el sable y la caballería; los últimos hombres de a caballo.
Al propio tiempo Heredia fijó en él sus ojos; y dando un grito y un salto como si le hubiese picado una víbora, arrancó a correr hacia la calle de San Jerónimo. Manuel se echó la carabina a la cara y apuntó al gitano.
— El Señor Sub Inspector Comandante de Artillería aprontará todas las municiones que pueda necesitar ésta, y las de cartuchos de fusil, carabina y pistola para conducir de repuesto a la tropa empleada, y a la de Caballería de Milicias las armas que ha de recibir en este Fuerte, como para remitir 75 carabinas, 200 espadas con cinturones y 200 pistolas al Comandante de las Conchas, con las correspondientes municiones y cartucheras, para las milicias de caballería que se reúnan en aquel puerto.
-Chchchch... -¡Curioso! ¿Y las de carabina? Nosotros debíamos estar violetas a fuerza de contenernos. -Las de carabina, ssssss...
-Así que no podría, capitán... claro está...; pero cuando hace como la de carabina... vea, es igualito..., me parece estarlas oyendo..., formal...