capitalista


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con capitalista: socialismo

capitalista

1. adj. Del capital o del capitalismo.
2. ECONOMÍA Se aplica al socio que aporta capital a una empresa o compañía. socio
3. s. m. y f. Poseedor de un importante capital en dinero o valores.
4. ECONOMÍA Propietario de los medios de producción dentro de un sistema de utilización privada del excedente económico.

capitalista

 
adj. Propio del capital o del capitalismo.
com. Persona acaudalada en dinero o valores, esp. la que coopera con su capital a uno o más negocios para obtener de ellos un beneficio.

capitalista

(kapita'lista)
sustantivo masculino-femenino
economía persona acaudalada que hace negocios con su capital capitalista petrolero

capitalista

(kapita'lista)
abreviación
que posee un capital y lo usa para los negocios socio capitalista
Sinónimos

capitalista

cosustantivo masculino
2 inversionista.
En el ámbito comercial.
Traducciones

capitalista

capitaliste

capitalista

capitalista

capitalista

الرأسمالي

capitalista

капиталистически

capitalista

资本主义

capitalista

資本主義

capitalista

자본주의

capitalista

kapitalistiska

capitalista

ADJ & SMFcapitalist
Ejemplos ?
El terrible lastre capitalista de la sub-cultura de la corrupción y el soborno como medios de acelerada acumulación de bienes y riqueza monetaria, que existen todavía en importantes sectores de la sociedad, en desmedro de la cultura del trabajo creador y productivo.
Ante estos problemas, el Ejecutivo Federal está dispuesto a obrar con toda decisión para que se cumpla el programa de la Revolución y las leyes que regulan el equilibrio de la producción, y decidido asimismo a llevar adelante el cumplimiento del Plan Sexenal del Partido Nacional Revolucionario, sin que le importe la alarma de los representantes del sector capitalista.
De rato en rato atravesaba por los pasillos un vendedor que gritaba sus productos como para acabar lo antes posible con ellos y así, poco a poco, aumentar las ganancias; capitalista en ciernes.
Entre el socialismo materialista y estatólatra, que considera al individuo como una mera pieza en la gran maquinaria del Estado, y el materialismo capitalista liberal, que no ve en el obrero sino un instrumento de producción, una máquina valiosa, productora de nuevas máquinas en su prole, está la doctrina eterna del Evangelio, que considera a cada uno de nosotros, sin distinción de clases ni de razas, como persona humana, como hijo de Dios, como base y fuente de los derechos humanos.
Omar Díaz de Arce La fase formativa de la nación y la consolidación relativa del estado nacional –debido a distintas modalidades de la dependencia externa- en Hispanoamérica y el Brasil, culminaron cuando el modo de producción capitalista se impuso como dominante y el nivel de las relaciones nacionales confirmó el advenimiento de la sociedad moderna: fines del siglo XIX e inicios del siglo XX.
1.- El artesanado —herencia viva de un glorioso pasado gremial— será fomentado y eficazmente protegido por ser proyección completa de la persona humana en su trabajo y suponer una forma de producción igualmente apartada de la concentración capitalista y del gregarismo marxista.
- ¡Vivan! - Ha sonado la hora de liberarnos del yugo capitalista, -continuó- El socialismo se aproxima. La época en la que no haya ricos ni pobres ni privilegios ni despotismos ni traiciones.
La protesta intelectual nacía ahora del descontento de sectores emergentes de las capas medias, aún no constituidas, en razón del incipiente desarrollo capitalista, en fuerza social.
Le vamos a poner nuestro nombre y nuestro rostro el de cada uno de ustedes, el de nosotros como pueblos indios, el de todos los indígenas de este país, el de los pequeños comerciantes, el de las mujeres, el de los jóvenes, los estudiantes, los maestros los trabajadores, del campo, de la ciudad, de los ancianos y no va a pasar las estas generaciones, las que ahora dolemos este país, no van a desaparecer, hasta que desaparezca el sistema que nos tiene así, el sistema capitalista...
Todos ellos se hacen eco, de una u otra forma, de los anhelos populares y a la vez nacionales, debido a las consecuencias sociales que acarreó el tipo de desarrollo capitalista que se abría paso a escala continental.
Partidaria del librecambio y del “desarrollo hacia afuera”, la generación de los constructores consideraba que éstos eran más bien una premisa de la acumulación capitalista y del pleno desenvolvimiento, de acuerdo con la “teoría de las ventajas comparativas”, de las potencialidades de cada nación.
Refiriéndome a los problemas de trabajo que se han planteado en los últimos meses y que se han traducido en movimientos huelguísticos, estimo que son la consecuencia del acomodamiento de los intereses representados por los dos factores de la producción, y que si causan algún malestar y aun lesionan momentáneamente la economía del país, resueltos razonablemente y dentro de un espíritu de equidad y de justicia social, contribuyen con el tiempo a hacer más sólida la situación económica, ya que su correcta solución trae como consecuencia un mayor bienestar para los trabajadores, obtenido de acuerdo con las posibilidades económicas del sector capitalista.