capelo


También se encuentra en: Sinónimos.

capelo

(Del ital. cappello < lat. *cappellus, sombrero.)
1. s. m. RELIGIÓN Sombrero rojo usado por los cardenales.
2. RELIGIÓN Dignidad de cardenal.
3. RELIGIÓN Cierto derecho que los obispos percibían del estado eclesiástico.
4. Amér. Campana de cristal para resguardar del polvo.

capelo

 
m. catol. Cierto derecho que los obispos percibían del Estado eclesiástico.
Sombrero rojo, insignia de los cardenales.
fig.Dignidad de cardenal.

capelo

(ka'pelo)
sustantivo masculino
1. religión sombrero distintivo de los cardenales capelo rojo
2. religión dignidad del cardenal A los cincuenta y ocho años accedió al capelo cardenalicio.
3. campana de cristal para resguardar los alimentos del polvo y pequeños animales Cubrió con el capelo la tarta que había en la cocina.
Sinónimos

capelo

sustantivo masculino
1 píleo.
2 capelo de doctor, capirote, muceta.
Capirote y muceta se usan en América Meridional y Antillas.
Traducciones

capelo

SM
1. (Rel) (= sombrero) → cardinal's hat; (= dignidad) → cardinalate
2. (Cono Sur, Méx) (= tapa) → bell glass, glass cover
3. (LAm) (Univ) capelo de doctordoctor's gown
Ejemplos ?
También al conferirse un grado de doctor, los amigos del agraciado lo festejaban con vítores, y aun con corrida de toros. Época hubo, y no remota, en que al aspirante á doctorado le costaba un ojo de la cara la satisfacción de ceñirse el capelo.
Por lo mismo que muchos miembros del claustro se habían opuesto á la concesión del doctoral capelo, el protector y los del círculo de don Jorge creyeron conveniente festjejarlo con un vítor estrepitoso, llevándolo desde la Universidad hasta su casa pisando flores, que cuatro lacayos con librea iban arro- jando en el camino.
Al ganancioso y a los demás les pareció no ser bien llevar aquel negocio por fuerza, porque juzgaron ser de tal brío el Asturiano, que no consentiría que se la hiciesen; el cual, como estaba hecho al trato de las almadrabas, donde se ejercita todo género de rumbo y jácara y de extraordinarios juramentos y boatos, voleó allí el capelo y empuñó un puñal que debajo del capotillo traía, y púsose en tal postura, que infundió temor y respecto en toda aquella aguadora compañía.
Borja sobrevivió catorce años al césar; y después de ser general de los jesuitas, cuya Compañía le tiene por segundo fundador, y de haber rehusado otras muchas veces el capelo cardenalicio, murió el día 30 de septiembre de 1572.
Habíase encargado del sermón un reverendo de la orden de predicadores, varón muy entendido en súmulas, gran comentador de los santos padres y sobre cuyo lustroso cerviguillo descansaba el doctoral capelo.
Miraba como un riesgo todo lo que el mundo codicia; y baxo de este aspecto resistió con firmeza exemplar los Arzobispados de Florencia y Pisa, el Capelo, y las insinuaciones que se le hicieron para elevarle á la suprema Dignidad de la Iglesia; y si condescendió en la de su Orden, muerto S.
Tengo para mí, conociendo el templo de alma de D. Gonzalo y su influencia en las cortes de Roma y Madrid, que si lo hubiera pretendido habría alcanzado el capelo cardenalicio.
Correspondieron superabundantemente los efectos de esta recomendación á las generosas intenciones del Obispo: prendado el Papa del trabajo de Pérez, le premió en él, presentándole dos pingües Beneficios en Castilla, y en su amo, dándole el Capelo, y trasladándole á la Silla de Toledo.
Renunció el Arzobispado de Sevilla, negóse á venir á la Corte á que se le invitó diferentes veces, y como á la fuerza hubo de admitir las insignias de la Gran Cruz de Cárlos III, y por último el Capelo.
Y hacían política los cabildantes por el mismo motivo que hoy, y los doctores de la real y pontificia Universidad para acrecentar el prestigio del capelo verde o del capelo morado, y los comerciantes para contrabandear a sus anchas, y hasta el pacífico pueblo por darse aires de importancia, mezclándose en lo que no le va ni le viene conveniencia.
Tiempos alcanzamos en que los muchachos, al dejar el claus- tro materno, lo hacen trayendo sobre la cabeza el capelo doc- toral ó sobre los hombros las charreteras de coronel, siqíiiera sea de cachimbos.
Y siéntame a la orilla de un plácido arroyuelo, a la sombra de un árbol, floridos campos viendo; y en un rincón del cuadro tirados en el suelo, el sombrero, la banda, las borlas y el capelo.