caparazón


También se encuentra en: Sinónimos.

caparazón

1. s. m. ZOOLOGÍA Cubierta que protege el cuerpo de ciertos animales, como los crustáceos, protozoos y quelonios. concha, coraza
2. Cubierta que protege alguna cosa. cobertura, escudo, tapa
3. GANADERÍA Cesto que contiene pienso y se cuelga de la cabeza de las caballerías.
4. ZOOLOGÍA Esqueleto del cuerpo de un ave.
5. EQUITACIÓN Cubierta que se pone al caballo que va de mano para tapar la silla, o a los caballos de tiro para resguardarles de la lluvia.

caparazón

 
m. Cubierta que se pone al caballo que va de mano, para tapar la silla y aderezo, y también la de cuero con que se preserva de la lluvia a las caballerías de tiro.
Cubierta que se pone encima de algunas cosas para su defensa, como el encerado de los coches.
Serón que contiene el pienso y se cuelga de la cabeza de las caballerías.
zool. Envoltura rígida, calcárea, silícea u ósea que protege todo o parte del cuerpo de algunos animales, como los crustáceos.

caparazón

(kapaɾa'θon)
sustantivo masculino
zoología cubierta gruesa y resistente que cubre el cuerpo de algunos animales caparazón de tortuga
Sinónimos

caparazón

sustantivo masculino
1 telliz.
Traducciones

caparazón

guscio

caparazón

Shell

caparazón

Shell

caparazón

Shell

caparazón

Shell

caparazón

Powłoki

caparazón

κέλυφος

caparazón

外壳

caparazón

外殼

caparazón

Shell

caparazón

Shell

caparazón

シェル

caparazón

Shell

caparazón

SM
1. (= concha) → shell
encerrarse en su caparazónto withdraw into one's shell
salir de su caparazónto come out of one's shell
2. (para caballo, con comida) → nosebag; (= manta) → caparison
Ejemplos ?
El segundo desarrollo, fue la substitución de la cubierta de proa en forma de caparazón de tortuga por una castillo de proa elevado, el cual le proporcionaba un mejor comportamiento en el mar.
La proa, estaba elevada en un castillo de proa o cubierta bajo una especie de caparazón, bajo la cual, se encontraban los alojamientos de la tripulación, extendiéndose desde 1/4 a 1/3 de la longitud del casco.
En arácnidos, el esternón es la porción ventral (inferior) del cefalotórax. Consta de un esclerito,situado entre la coxa, frente al caparazón.
El tórax en muchos crustáceos esta cubierto por el caparazón que se desarrolla a partir de un pliegue de la epidermis y por el exoesqueleto que se extiende posteriormente desde la cabeza y se fusiona con la porción dorsal de los segmentos toráxicos.
Entre los anaima distinguía cuatro subgrupos: moluscos, que correspondían únicamente a los actuales cefalópodos malacostráceos, que comprendían la mayor parte de los crustáceos superiores eutoma, que incluía los gusanos y los insectos ostracodermos, que reunían todos los animales provistos de caparazón como bivalvos, gasterópodos, equinodermos, etc.
A principios del siglo XVII los nativos andinos ya habían mezclado y adaptado los diseños españoles en uno que reproducía mejor su escala pentatónica, un instrumento de diez cuerdas de tripa de llama (dispuestas en cinco pares) y una caja de resonancia de quirquincho (caparazón del armadillo).
Como en los demás mandibulados (Mandibulata), la cabeza de los crustáceos se compone de cinco metámeros o segmentos (seis para algunos autores), más o menos fusionados, más el acron. Los tergitos de estos cinco segmentos se fusionan entre sí para formar un todo continuo llamado escudo cefálico o caparazón.
Los tergitos de estos segmentos también se fusionan entre sí, y con el caparazón, para formar el cefalotórax, aunque este término es a veces usado solo en el caso que recubra todo el tórax, como en los eucáridos.
¡Tontería! Las flechas rebotaban sobre el caparazón y el monstruo hacía un ligero movimiento, como si en torno de él zumbase un mosquito.
El Estado español y la sociedad española no pueden valernos igualmente lo mismo, porque es posible que entren en conflicto, y cuando entren en conflicto es menester que estemos preparados para servir a la sociedad frente a ese Estado, que es sólo como el caparazón jurídico, como el formalismo externo de su vida.
Pero en el centro del jardín crecía un rosal todo lleno de flores, y a su abrigo vivía un caracol que llevaba todo un mundo dentro de su caparazón, pues se llevaba a sí mismo.
Si entre sus virtudes tiene algún vicio profundo el pueblo castellano es éste de su íntimo aislamiento, aunque viva entre otros pueblos. Corrió tierras y mares entre pueblos extraños, pero siempre metido en su caparazón.