caoba


También se encuentra en: Sinónimos.

caoba

1. s. f. BOTÁNICA Árbol de tronco alto, recto y grueso, hojas alternas y pinnadas, flores pequeñas y blancas y fruto capsular.
2. CARPINTERÍA Madera de este árbol, muy apreciada en ebanistería.
NOTA: Nombre científico: (Swietenia.)
NOTA: También se escribe: caobo

caoba

 
f. bot. Árbol de la familia meliáceas (Swietenia mahogoni). Su madera es muy preciada en ebanistería.

caoba

(ka'oβa)
sustantivo femenino
botánica árbol americano de color rojizo mesa de caoba
Sinónimos

caoba

sustantivo femenino
(ciencias naturales) caobana.
Traducciones

caoba

acajou

caoba

mogano, marrone mogano, acagiù

caoba

mahagon

caoba

mahogni

caoba

mahonki

caoba

mahagonij

caoba

マホガニー

caoba

마호가니

caoba

mahogny

caoba

mahoń

caoba

mogno

caoba

mahogny

caoba

ต้นมะฮอกกานี

caoba

maun

caoba

gỗ Mahogany

caoba

桃花心木

caoba

מהגוני

caoba

SFmahogany
Ejemplos ?
Trini comparaba aquel zaquizamí, mal alumbrado por un quinqué de tubo desboquillado, con la habitacioncita que ocupara en casa de sus tíos, con una ventana al patio, ventana en la que dábanle los buenos días los gorriones con su alegre piar a los primeros rayos del sol desde el frondoso ramaje del árbol que embellecía el patio de la casa; su cama de hierro con sábanas blanquísimas y mullido colchón de lana, que su tía había arreglado sangrando los dos suyos; una mesa de caoba con una Dolorosa...
Desde mi observatorio se registraba de modo más indiscreto su tocador, y yo veía a la bella que, instalada ante una mesa cargada de frascos y perfumadores, contemplándose en el espejo, peinaba su regia mata de pelo color caoba, complaciéndose en halagarla con el cepillo, en ahuecarla y enfoscarla alrededor de su cara pálida y perfecta.
El mar era extendida tela de un azul puro, refulgente; allá a lo lejos, los montes adquirían tonos de amatista, y los escollos, que otros días tenían un negror sombrío y tétrico, eran, bajo las últimas caricias del sol, de un rojo de caoba, veteado del verde de las vegetaciones marinas.
Enfrente de la princesa, en un sillón de caoba, de los primeros acaso que se usaron en Europa, está Felipe segundo, procurando a toda costa de amable y franca dulzura dar el aire a su persona.
Se contaban las penas de la semana, los presentimientos, las inquietudes por las cartas; pero ahora se olvidaba todo y se miraban frente a frente con risas de voluptuosidad y palabras de ternura. La cama era un gran lecho de caoba en forma de barquilla.
«Quiero que la entierren con su traje de boda, con unos zapatos blancos, una corona. Le extenderán el pelo sobre los hombros; tres ataúdes, uno de roble, uno de caoba, uno de plomo.
Muebles antiguos y bellos, de un diseño colosal; con finas terminaciones, que en su reverso apreciaras. Desde cómodas de caoba, con mármoles de carrara; hasta sillas mecedoras, de junquillos enlazadas.
Y seguro de que al mirar de Tilde no le añadirían sentido alguno las palabras en un diccionario entero, me incliné y le tendí al mismo tiempo mis brazos y collar, abrochándolo tiránicamente a su garganta, tembloroso de enredarme los dedos en la regia mata de pelo y caoba, viva y eléctrica...
Y miré a las mesas relucientes, en las que me veía reflejado en el mismo fondo de la antigua caoba; y a las lámparas, sin una sola raja en sus colgajos tan limpios; y a los confortables cortinajes verdes, con sus pulimentadas anillas de cobre, cerrando cuidadosamente cada departamento; y a las dos grandes chimeneas de carbón que ardían resplandecientes; y a las filas de jarras jactanciosas, como demostrando que en la cueva no costaba trabajo encontrar viejas barricas poseedoras de buen vino de Oporto; y me decía que, en Inglaterra, tanto la fama como el foro eran muy difíciles de ser tomados por asalto.
En una de las anchas y alegres calles del mencionado pueblo descollaba entre todas una hermosa casa, aunque sólo tenía un piso algo elevado del suelo. Subíase a ella por una escalinata de mármol, y era su puerta de caoba, tachonada de grandes clavos de brillante metal.
Pero en vano miré alrededor, en vano examiné el mobiliario elegante y las proporciones de mi habitación con sus altas ventanas a la plaza; en vano reconocí las cortinas y la caoba de mi cama de columnas; algo seguía haciéndome pensar que no fuese yo, que no me hubiese despertado en el lugar donde parecía que me encontraba, sino en la habitacioncilla de Soho en la que por regla general dormía cuando estaba en el pellejo de Hyde.
Esos campos do la ceiba Hasta las nubes levanta De su copa el verde toldo, Que grato frescor derrama: Donde el cedro y la caoba Confunden sus grandes ramas, Y el yarey y el cocotero Sus lindas pencas enlazan Donde el naranjo y la piña Vierten al par su fragancia; Donde responde sonora A vuestros besos la caña; Donde ostentan los cafetos Sus flores de filigrana, Y sus granos de rubíes Y sus hojas de esmeraldas.