Ejemplos ?
Monoplano de ala media cantilever, de construcción convencional íntegramente metálica a excepción de las superficies de mando, revestidas en tela, el nuevo modelo tenía tren clásico y retráctil, y acomodaba a su piloto bajo una cubierta abisagrada hacia arriba.
Japón jugó algún papel en el diseño de los modernos rascacielos, debido a su larga familiaridad con el principio de cantilever para apoyar el peso de pesadas azoteas de templo embaldosadas.
El segundo prototipo resultó destruido el 8 de junio de 1966, tras un choque en el aire con un avión escolta Lockheed F-104 Starfighter. El XB-70 era un avión experimental de largo alcance, de "Ala Delta" cantilever, propulsado por seis turborreactores.
Aunque el aparato, era de diseño altamente convencional ya que era un monoplano de ala baja cantilever, con ala de sección delgada y tren de aterrizaje con rueda de cola y unidades de principales retráctiles, tenía un sistema de propulsión inusual por lo novedoso.
Monoplano de ala media cantilever y construcción enteramente metálica, a excepción del revestimiento textil de las superficies de mando, el ANT-42, como por entonces se le conocía, presentaba tren clásico retráctil en el que solo se escamoteaban las unidades principales.
Tras una serie de exámenes y evaluaciones fueron escogidos, prácticamente “ex aequo”, aunque por causas diversas, el Fiat G.50 de Giuseppe Gabrielli y el Macchi C.200 del ingeniero Mario Castoldi. El diseño del monoplano de ala baja cantilever Fiat G.50 había sido iniciado por Gabrielli en abril de 1935.
De construcción enteramente metálica, su ala monoplana cantilever presentaba implantación media y, equipado con tren de aterrizaje retráctil de tipo rueda de cola, se demostró marginalmente más veloz que el prototipo de Brewster al ser volado en competición con éste en los primeros meses de 1938.
Estructuralmente, era un monoplano de ala baja cantilever con fuselaje de sección circular, unidad de cola en T y estabilizadores en flecha; el tren de aterrizaje era triciclo y retráctil y estaba impulsado por dos turbofan Rolls-Royce RB183.
Aunque lo mantiene en secreto, es dueño del grupo Cantilever, uno de los mayores donantes individuales del instituto Jeffersonian, por lo que es inmensamente millonario.
El X-3, que realizó su primer vuelo el 20 de octubre de 1952, tenía un fuselaje delgado con morro de tipo aguja, ala monoplana cantilever de implantación baja y escasa envergadura, cola convencional, tren de aterrizaje retráctil y planta motriz constituida por dos turborreactores Westinghouse J34-WE-17 montados lado a lado en el fuselaje.
Sólo la unidad de cola era distinta y desde un principio se pensó en adoptar un motor mucho más potente para conseguir prestaciones más altas, lo que evidentemente requería a su vez una mayor envergadura y célula biplana. Los planos eran cantilever y muy similares a los del Dr.I pero en vez de un solo largero llevaban dos.
El diseño de este aparato incorpora características ya probadas en modelos anteriores de Cessna. Esto incluyen el ala alta cantilever y el diseño estrecho de las ventanas de cabina.