cansarse


También se encuentra en: Sinónimos.

cansarse

(kan'saɾse)
verbo pronominal
sentir fatiga cansarse de caminar
Traducciones

cansarse

tire, to get tired, weary
Ejemplos ?
Cuando llegó el otoño, todas las golondrinas emprendieron el vuelo. Una vez que se fueron sus amigas, sintiose muy sola y empezó a cansarse de su amante.
Uno puede cambiar de esposa, uno puede cansarse del auto, uno puede devolver la ropa que le quedó chica, pero uno no puede andar devolviendo contratos y concesiones como si fueran pares de zapatos.
licia empezaba ya a cansarse de estar sentada con su hermana a la orilla del río, sin tener nada que hacer: había echado un par de ojeadas al libro que su hermana estaba leyendo, pero no tenía dibujos ni diálogos.
Más de un año estuvo flotando al azar, ora hacia el Norte, ora hacia Mediodía, a merced de las corrientes marinas. Por lo demás, era dueña de sí, pero al cabo de un tiempo uno llega a cansarse incluso de esto.
- Una mujer esbelta y de atractivo vestuario cantaba al ritmo de Mack, the Knife para divertir a los asistentes y se deshacía en frenéticos y voluptuosos balanceos sin cansarse de repetir aquella melodía sensual al unísono del conjunto de jazz que la acompañaba.
Hirió el sirio a la vez en la visera con tal golpe a Grifón y tan violento que roto se la habría, si no fuera como el resto también de encantamiento. Cansarse en vano es que más le hiera: tan duro es su aparejo y armamento.
Cinco meses en los que empecé a soportar todo lo que sobre mí se decía. En fin, se dijo tanto que repetido es cansarse. Frente a la mentira vil y la calumnia impune, sólo puedo afirmar un categórico ¡NO ES CIERTO!
(Sexto) Todos sus juegos los presidía la más amplia libertad, pues dejaban la partida cuando lo tenían por conveniente y cesaban de ordinario cuando comenzaban a sudar o a cansarse.
Entretanto, en lugar de llorar por la pérdida de su amante, la princesa empezó a Pensar que al fin y al cabo el galán no estaba del todo a su altura: de hecho, ya empezaba a cansarse de él cuando ocurrió el funesto accidente.
Nataniel sacó de los lugares más recónditos de su escritorio todo lo que había escrito, poesías, fantasías, visiones, novelas, cuentos, y todo esto se vio aumentado con toda clase de disparatados sonetos, estrofas, canciones que leía a Olimpia durante horas sin cansarse.
Venus es la existencia, que audaz la muerte pasajera trunca; pero que entre sus brazos Naturaleza, con amantes lazos, perpetua engendra sin cansarse nunca.
Lo general es que el hombre no logre en la vida un bienestar permanente sino después de muchos años de esperar con paciencia y de ser bueno, sin cansarse nunca.