Ejemplos ?
Cansado de las quejas de los pasajeros del tranvía, a los cuales quitaba sus galeras, gorras o boinas al mover los avíos de pesca, cansado de ser obligado a llevar su mano y brazo fuera de la ventanilla sosteniendo las cañas y el medio mundo y cansado de no saber donde colgar su levita y chistera, se enteró por Tomás de Tezanos que las construcciones que allí estaban las administraba Liborio Echevarría, Gerente del Tren del Este y las alquilaba muy barato. Para descansar de los cansancios anteriores, arrendó el cuarto N° 4 en 3 pesos mensuales.
Como diabético insulinodependiente, Escrivá sufría constantemente cansancios, trastornos de la vista y se mantenía en pie gracias a las inyecciones y a una dieta estricta.
O le compraba vestuarios a tu vanidad respingada, o automóviles a tu mirada de ascua y hasta aviones para saciar tus anchos labios... o cansancios.
Hoy he vuelto a ver mi imagen devorada de silencios, despojada en sus bullicios, moribunda en sus misterios y descubrí en su agonía de cansancios que concluyen, su rostro enigma de huerto que aún no florece trigos, aunque se siembre de sol.