canonjía


También se encuentra en: Sinónimos.

canonjía

1. s. f. RELIGIÓN Prebenda de canónigo. canonicato
2. coloquial Empleo cómodo y ventajoso. chollo, chollo

canonjía

 
f. catol. Prebenda y dignidad del canónigo.
fig.Empleo de poco trabajo y bastante provecho.
Sinónimos

canonjía

sustantivo femenino
Traducciones

canonjía

canonicato

canonjía

SF (Rel) → canonrysinecure, cushy job
Ejemplos ?
A su vuelta obtuvo una canonjía en la Iglesia santiaguesa y estuvo, entre 1090 y 1094, al frente de la cancillería de Raimundo de Borgoña, yerno de Alfonso VI y, desde 1092 junto a su esposa Urraca, conde de Galicia.
En 1825 también renunció a su beca de la Universidad para ocuparse de su faceta como clérigo en una parroquia en Hampshire, pero antes de que pudiera asumir el nombramiento se le concedió una canonjía en otra parroquia, una jugosa recompensa como distinción académica sin granes responsabilidades administrativas.
En la serie de sus retablos sobresalen los realizados para don Sancho de Matienzo, burgalés de origen (Villasana de Mena), establecido en Sevilla en una canonjía de la catedral y con un puesto relevante en la Casa de Contratación.
El furor de aquél, motivado por no haber obtenido la ansiada canonjía, le lleva a hacer gala de sus pretendidos méritos: enamorar a las sobrinas de los vicarios ofreciéndoles promesas de matrimonio que nunca pretendió cumplir, ejercer empleos sin estar preparado para su desempeño, servir con fidelidad al prelado, haber descuidado siempre su formación intelectual...el nepotismo, la ignorancia, el servilismo, estarán continuamente presentes en la Iglesia finidieciochesca a tenor de estos versos.
Cuando el arzobispo Las Heras se vio obligado a dejar el país acosado por el partido antiespañol encabezado por el ministro Bernardo de Monteagudo, lo acompañó hasta el puerto de Chancay, donde Las Heras se embarcó rumbo a España. En 1825 obtuvo la Canonjía Penitenciaria y fue nombrado administrador apostólico de la arquidiócesis de Lima en sede vacante.
Pero en todo caben excepciones, y don Olimpio, que «tiene algo por su casa», o, mejor dicho, por la de un pariente oportuno en morir habiéndose acordado antes (claro está) de don Olimpio en sus disposiciones testamentarias, puede comer opimamente con lo propio, guardando la canonjía para la regalada cena.
Como es difícil para todo el mundo, incluso para un eclesiástico, vivir sin un capricho, hacía ahora diez y ocho meses que el abate Birotteau había reemplazado sus dos pasiones satisfechas con el deseo de una canonjía.
En la mañana del siguiente día, al despertarse, Birotteau pensó tan intensamente en su canonjía que no recordó siquiera las cuatro circunstancias que la víspera le habían dejado entrever los siniestros presagios de un porvenir preñado de desventuras.
Esta idea, inspirada juntamente por el temor y por la bondad, adquirió tales proporciones que lo hizo abandonar aquel sitio. Se fue, sin pensar ya en su canonjía: tan absorbido le tenía la tiranía desesperante de la solterona.
-El vicario general, que tiene la dirección del personal a su cargo -dijo la señorita Salomon-, acaba de caer enfermo, y el arzobispo ha puesto interinamente en su lugar al señor Troubert. Por tanto, la provisión de la canonjía depende ahora de él enteramente.
En 1868 fué nombrado por el Supremo Gobierno para representar al Ministerio respectivo en los actos literarios de oposición a la canonjía penitenciaria del obispado de Concepción.
Ya no le parecía la canonjía una compensación suficiente para tantos males, y comparaba su vida a una media, cuya trama entera se deshace si se escapa un punto.