canillita

canillita

s. m. Amér. Merid. OFICIOS Y PROFESIONES Muchacho que vende periódicos o billetes de lotería.

canillita

(ka'niλita)
sustantivo masculino
persona que vende periódicos o billetes de lotería El canillita nos deja el periódico dos veces a la semana.
Traducciones

canillita

SM (Andes, Cono Sur) → newsboy
Ejemplos ?
En 1898, al ser contratado por la Sociedad Italiana de Venado Tuerto, provincia de Santa Fe se traslada con su familia a dicha ciudad donde funda un centro lírico, enseña música y crea la Rondalla con la que actúa en el Carnaval de 1900. También escribe la música de las obras teatrales Canillita y Cédulas de san Juan de su compatriota y amigo Florencio Sánchez.
Otras obras contaron con la letra de Daniel López Barreto, Elio Rietti, Rodolfo Sciammarella y César Vedani. En 1936 hizo la banda musical de Canillita, protagonizada por Amanda Ledesma.
Se considera que esta denominación surge debido a la repercusión del sainete "Canillita" de Florencio Sánchez. La obra recrea la situación de un niño de unos 15 años aproximadamente, que trabaja vendiendo periódicos en la calle para mantener a sus padres, y que es tal su pobreza que tiene unos pantalones relativamente nuevos" que le han quedado cortos al crecer el personaje en su adolescencia mostrando así las "canillas".
n canillita es un vendedor callejero de periódicos y revistas, aunque también se puede atribuir la palabra a los puestos callejeros fijos.
Rodeado de pobreza, tuvo que dedicarse a diversas ocupaciones desde temprana edad, como limpiabotas, canillita, billetero (vendedor de billetes de lotería) y lavador de vehículos de motor, entre otros.
La palabra "canillita" es entonces un lunfardismo que ha pasado a ser parte del idioma habitual de Argentina, Uruguay y Chile, inicialmente denominaba a los menores que vendían periódicos callejeramente, luego a cualquier vendedor callejero de periódicos cualquiera fuera su edad (desde fines de s.
XX los vendedores callejeros de periódicos casi han desaparecido totalmente por diversos motivos) y se ha trasladado el término "canillita" a los vendedores de periódicos y revistas etc, fijos en puestos o "quioscos" de ventas de diarios y revistas.
Y nieto de Juan Carlos Lopez, respetado kiosquero y canillita de la estación Martinez con quien Agustin compartío y disfruto sus veranos ayudándolo en la tarea de repartidor de diarios.
De vuelta en Asunción, tras la muerte de su padre, se desempeñó en diversas tareas para la supervivencia en pobreza pero con dignidad: fue lustrabotas, canillita, oficial zapatero y otras tantas cosas, pero Demetrio tenía muchas ilusiones: en la mente de aquel niño-hombre giraba una frase: “cuando yo sea grande…”, con la firme esperanza de superarse en la vida y llegar a ser alguien.
Miembro de una familia de recursos limitados, comenzó a estudiar dibujo por correspondencia cuando aún era un niño, trabajando como canillita (vendedor callejero de periódicos), cadete y aprendiz de carpintero, entre otros empleos.
En Argentina el día 7 de noviembre en el cual se conmemora la muerte de Florencio Sánchez ha pasado a ser oficialmente desde 1947 el día del canillita; en ese día no se editaban diarios, siendo un día de descanso para los trabajadores de la actividad.
Trabajó como «canillita» (vendedor de diarios) del periódico La Protesta y como integrante de la Guilda de Amigos del Libro oficiaba de distribuidor en Rosario de literatura anarquista proveniente de España y de Buenos Aires.