canicular

canicular

1. adj. ASTRONOMÍA, METEOROLOGÍA Que tiene relación con la canícula sobrevino un calor canicular que abrasó los campos.
2. s. m. pl. METEOROLOGÍA Período durante el que hay canícula.

canicular

 
adj. Relativo a la canícula.
m. pl. Días que dura la canícula.

canicular

(kaniku'laɾ)
abreviación
que está relacionado con el periodo más caluroso del año Este calor canicular nos está sofocando.
Traducciones

canicular

canicolare

canicular

A. ADJ calores canicularesmidsummer heat
B. caniculares SMPLdog days
Ejemplos ?
Para los pijuyos la hora del mediodía, es la hora de delectación. Y en medio al fuego canicular, ellos están como en su elemento, felices, satisfechos.
Broade se había evaporado «cual gota de agua que seca el ardor canicular» -exclamó uno de los empleados de la casa de banca, cómico de afición, que solía representar, en noviembre, el «Tenorio».
Los zopilotes, abrumados por el calor canicular, han sofrenado su vuelo, su vuelo pausado y solemne. Los zopilotes se han detenido, jadeantes, y escalonándose de una manera simétrica en las ramas del viejo carao, se dejan vencer por el sopor que flota en la atmósfera.
Déjame ver el férvido torrente que socava el peñón y arranca el brezo, donde, para beber de su corriente, con salto audaz el tímido robezo Los cuatro hendidos pies a un tiempo sienta sobre la monda vacilante lastra cuyo contorno el agua pulimenta con las arenas que en su curso arrastra; déjame hollar los picos arrogantes en cuyas cuevas se guarece el oso, velados por las gasas oscilantes de tu pardo celaje nebuloso; y tus prados que duro el viento agita o en curvas ondulantes mueve el aura, que el sol canicular nunca marchita...
Estos ejemplares vistosos se levantan en medio de colonias de ramificados arbustos y zarzales, que se arrastran lamiendo el suelo en promiscuidad con plantas parasitarias, cuyas hojas, por la acción de un sol canicular, ponen las expresiones de una faz quemada, mustia y seca, junto a la melancolía de medanales, sabanas y tembladeras de aquellos que siguen bordando las proximidades de las poblaciones.
A Manolo Ayuso I ¡Viejos olivos sedientos bajo el claro sol del día, olivares polvorientos del campo de Andalucía! ¡El campo andaluz, peinado por el sol canicular, de loma en loma rayado de olivar y de olivar!
Ambas aceras estaban ocupadas por los jóvenes elegantes, que a la vez que con el airecito del río, hallaban refrigerio al calor canicular, deleitaban los ojos clavándolos en las limeñas que salían a aspirar la fresca brisa, embalsamando la atmósfera con el suave perfume de los jazmines que poblaban sus cabelleras.
Y volvió entre cantares ardentinos –a intervalos de siembras y cosechas– la señal que presagiaba primaveras a mitad del otoño hojarasquero –canicular imperialismo de los yermos– –Venus rediviva campesina– –obrera pescadora de los puños– en alianza de sueños dispersados– X Temblando la astronave indescifrable se impulsó con fogatas que caían y daban luz a nocturnos lacerados de tantos agobios calcinados en su afonía...
Enrique se quejaba, desde hacía días, de malestar vago, de tener la garganta apretada, las fauces secas: era sin duda, el bochorno canicular...
Por entre los ramajes deshojados, cubiertos de polvo, salpicados por las manchas de las defecaciones de los zopilotes, se columbran las paredes lechosas, los techos plomizos del Rastro. Y en medio del ardor canicular, el olfato percibe, como un sahumerio, un acre olor de sangre.
Mil sorpresas agradables esperan al que visita ese mundo órense casi exótico, que se pierde bajo la inmensidad de un cielo canicular y sobre la plataforma de una indefinida planicie bruñida como de plata.
Convidando al amable esparcimiento están las verdes matas altaneras, que se cargan de frutas tempraneras, del encendido trópico al aliento. Un sol canicular deja teñido el verde platanar con tintas rojas en el lienzo del aire estremecido.