candela

(redireccionado de candelas)
También se encuentra en: Sinónimos.

candela

(Del lat. candela.)
1. s. f. Vela para alumbrarse. círio
2. Soporte para mantener la vela derecha. candelero
3. coloquial Materia combustible encendida. lumbre
4. FÍSICA Unidad de medida de la intensidad luminosa.

candela

 
f. Vela (bujía).
Candelero (utensilio).
Lumbre (combustible).
Claro que deja el fiel de la balanza cuando se inclina a la cosa que se pesa.
Arrimar candela. loc. fig.Pegar, dar de palos.
metrol. Unidad del Sistema Internacional que corresponde a la intensidad luminosa radiada por una superficie de 1/600 000 m2 de un cuerpo negro, y perpendicular a dicha superficie, a la temperatura de solidificación del platino y a la presión de 101 325 N/m2. Su símbolo es cd.
Sinónimos

candela

sustantivo femenino
1 (col.)lumbre, fuego.

candela:

velahoguera, lumbre, rescoldo, llama, fuego, brasa, cirio, ascua, carbón,
Traducciones

candela

Kerze

candela

bougie, candela

candela

candela

candela

Кандела

candela

坎德拉

candela

坎德拉

candela

candela

candela

カンデラ

candela

칸델라

candela

candela

candela

SF
1. (= vela) → candle; (= candelero) → candlestick (Fís) → candle power
en candela (Náut) → vertical
acabársele la candela a algn se le acabó la candelahe snuffed it
arrimar candela a algnto give sb a tanning
estar con la candela en la manoto be at death's door
2. (esp LAm) (= fuego) → fire; (para cigarro) → light
pegar o prender candela ato set fire to, set alight
dar candelato be a nuisance
dar candela a algnto rough sb up
3. (Bot) → blossom

can·de·la

f. fire; flame.
Ejemplos ?
Baste decir que en él estaba sentado, con corona y cetro, un joven Rey hermosísimo, rubio como las candelas...
Sobre él está colocado un altar a la derecha, de terciopelo vestido, y entre amarillas candelas, cuya luz el sol deslustra y arder el viento no deja, un crucifijo de plata en cruz de ébano campea.
Fuese lo que fuese, Bujía no aportó más por el tenducho, y ahora se le achacaban libertinos propósitos respecto de una zapatera, muy guapa, rubia como unas candelas y legítima esposa de un esposo joven y buen mozo, por añadidura.
Por no echar la soga tras el caldero, la triste se esforzó y cumplió la sentencia; y por evitar peligro y quitarse de malas lenguas, se fue a servir a los que al presente vivían en el mesón de la Solana; y allí, padeciendo mil importunidades, se acabó de criar mi hermanico hasta que supo andar, y a mí hasta ser buen mozuelo, que iba a los huéspedes por vino y candelas y por lo demás que me mandaban.
Por otra parte, su buena memoria y su natural despejo suplían un tanto a la instrucción que le faltaba; y como era, además de listo, muy guapo, rubio como unas candelas, con unos ojazos azules que daban gloria, toda Colmania consideraba a Amado el más perfecto de los príncipes.
Todo el gran frente del altar irradiaba y esplendía como una gloria, envuelto en áureo y caliente vapor, y animado por la continua y parpadeante vibración de las candelas, y las notas de fuerte colorido de los contrahechos ramilletes.
La calle Alta, como todas las principales del barrio, presentaba un brillante golpe de vista merced a las fogatas que en ella ardían, iluminando con sus rojizos resplandores los nutridos grupos de vecinas y vecinos que en las puertas de sus respectivas viviendas reían y charlaban, contemplando cómo, pendientes de las cuerdas tendidas de balcón a balcón, columpiábase alguna que otra pareja de peleles grotescamente ataviados, cuyo auto de fe inmediato exigían a voz en grito los rapaces, que en bandarrias corrían y saltaban, no sin riesgo, por encima de las alegres candelas.
No le debo ni aun esto (tocando un diente con la uña). Romper con todo. La barba sobre el hombro. La vida airada. Hasta matar candelas. Hacer la duz. Mojar la boca. El postrer bocado.
Cras mannana entraré a la çibdad e iré a la cort en antes de yantar.» Dixo el rrey: «Plazme de veluntad.» El rrey don Alfonsso a Tolledo es entrado, Mío Çid Ruy Díaz en San Serván posado. Mandó fazer candelas & poner en el altar.
Después apagó a soplos todas las candelas, se puso la capa y el sombrero hizo que Juan le acompañase, cargado con el Nacimiento, y, tomando a Silveria de la diestra, y en su izquierda una linterna encendida, llevó a la chica a casa de sus padres, donde la hizo entrar, donde Juan dejó el Nacimiento y de donde no se retiró hasta que Silveria quedó dentro y echó la llave.
28º Otrosí: Que por cuanto (a) el obligado de la carnicería lo está a dar candelas de sebo al precio que se le arrienda y (porque) algunos pulperos y recatones pública u ocultamente las venden, ordenaron e mandaron que de aquí (en) adelante ninguno de los sobredichos (lo intervengan) si no fuere (que) el dicho obligado, venda las dichas candelas sin licencia de este Cabildo y poniéndoselas (de permitido) el dicho Diputado, so pena de cuatro pesos aplicados en la forma dicha, de la cual (en cuya) postura el dicho Diputado lleve de cada quintal (solo) una libra.
-Muy bien harás, hija, y mira no seas miserable; que es de mucha importancia llevar la persona las candelas delante de sí antes que se muera, y no aguardar a que las pongan los herederos o albaceas.