cancillería

cancillería

1. s. f. Empleo o cargo de canciller.
2. Dependencia de las embajadas, legaciones y consulados donde se autorizan, registran y archivan los documentos públicos.
3. POLÍTICA Centro diplomático desde el que se dirige la política exterior de un estado.
4. cancillería apostólica o romana RELIGIÓN Oficina de la curia romana encargada de registrar y expedir las disposiciones pontificias.

cancillería

 
f. Oficio de canciller.
Oficina especial en las embajadas, legaciones, consulados, etc.

cancillería

(kanθiʎe'ɾia)
sustantivo femenino
1. occupations dignidad o cargo de canciller Cancillería Alemana
2. política organismo gubernamental encargado de las relaciones exteriores de un país Cancillería General de España
3. oficinas que forman parte de una embajada Lo tramitó en la cancillería.
Traducciones

cancillería

Kanzlei

cancillería

chancellery

cancillería

cancelleria

cancillería

chancellerie

cancillería

Chancery

cancillería

Chancery

cancillería

Chancery

cancillería

SF (en embajada) → chancery, chancellery (LAm) (= ministerio) → ministry of foreign affairs, foreign ministry
Ejemplos ?
– La voz autorizada del señor senador Echegoyen formuló en la sesión del pasado miércoles, - en una exposición, como todas las suyas, impecable de forma y de fondo -, la opinión de mi sector, abiertamente desfavorable a la iniciativa de la Cancillería que se está considerando.
El mismo Oribe a principios de Marzo había librado a todos los pueblos del Continente, por conducto de su Cancillería, una nota circular destinada a hacerles conocer su elección, en la que se emplearon estos términos que armonizan en suprema concordancia con las expresiones de su carta privada a Echeandía: “ Al instalarse en tan delicada misión, contempla que el primer paso que ella le aconseja como Jefe de uno de los pueblos que integran (nótese) la gran familia americana es manifestar a los Gobiernos que presiden los demás Estados de la Confederación, los sentimientos que le animan para la prosperidad de las Repúblicas hermanas ”, etc.
Ante este hecho alarmante, la Cancillería de Lima se movió rápida para conocer cuál sería la actitud que asumirían los Estados hermanos si se concretase la amenaza.
El Consejo Nacional de Gobierno autorizó la realización de conversaciones de ayuda militar entre el Uruguay y los Estados Unidos, pero “ignorando que éste último presentaría un proyecto de convenio internacional, pues en ese caso debía haber tenido intervención inicial la Cancillería y el Consejo Nacional de Gobierno en sus respectivas competencias.” SEÑOR FERREIRO.
Pero el antecedente que acabo de señalar debe ser completado con la lectura de otro que en esta sala y en el presente momento, se reviste de interés especial. Me refiero al comentario que la actitud de Oribe arrancó a la Cancillería de Chile, a cargo entonces del ilustre Camilo Vial.
Y bien, en representación de la nuestra respondió en dicha emergencia la Cancillería de Oribe, entonces a cargo del doctor Villademoros, y sus palabras fueron éstas: “Por su parte el Gobierno de S.E.
El Gobierno argentino ha recibido el día 16 de julio un mensaje de la Cancillería iraní que culmina expresando su intención de cooperar e iniciar un diálogo constructivo con la Argentina para ayudar a llegar a la verdad en relación con el brutal atentado cometido contra la mutual israelita el 18 de julio de 1994.
Estoy hablando del General José de San Martín, libertador de pueblos, una carta dirigida – y que consta en nuestros archivos de la Cancillería – en 1816, cuando se estaba tratando en Tucumán la independencia y cuando él aprestaba su ejército para cruzar Los Andes.
También la Cancillería de la Gran Colombia fue la primera que concibió la posibilidad de aplicar con fines de seguridad de la organización estatal de nuestras repúblicas el sistema de las intervenciones multilaterales, pero su intención no encontró eco y por eso no se recuerda sino entre los eruditos.
En ese sentido debo felicitar a mis dos share partner, a Cecilia Naón de la Cancillería y a Máximo Forcieri de Economía que trabajaron muy fuertemente.
Eso es lo que reclama el señor Echegoyen cuando dice que “si se hubiera hablado de un convenio” y que, por lo tanto, “debía haber tenido intervención inicial la Cancillería y el Consejo Nacional de Gobierno en sus respectivas competencias, el Poder Ejecutivo habría adoptado entonces, después de conocerlo, las disposiciones que a su juicio correspondieran y no se habría producido el ilogismo de que un proyecto de tratado sea considerado por una comisión nombrada por el Poder Ejecutivo sin que el Consejo de Gobierno tenga noticia de su existencia, anomalía que se señalaba en este Consejo cuando llegó la noticia de tal hecho.” La precisión del lenguaje del doctor Echegoyen es terminante.
Doctor Antonio de Morga del Consejo de su Majestad, y su Presidente de la Audiencia y Cancillería Real que reside en esta ciudad de San Francisco de Quito, a quien por su Excelencia el Señor Príncipe de Esquilache, Virrey de estos Reinos están cometidas la cosas tocantes al distrito de la Real Audiencia etc.