canciller

canciller

(Del fr. chancellier < lat. cancellarius, escriba, portero, ujier.)
1. s. m. OFICIOS Y PROFESIONES Empleado auxiliar en las embajadas, legaciones y consulados.
2. POLÍTICA Jefe del gobierno en Alemania y Austria; ministro de asuntos exteriores, en los países latinoamericanos; y ministro de Hacienda, en el Reino Unido.
3. DERECHO En algunos países, magistrado supremo.
4. HISTORIA Secretario que se encargaba del sello real, con el que autorizaba los privilegios y cartas reales.
5. RELIGIÓN Cardenal presidente de la cancillería apostólica.
NOTA: También se escribe: chanciller

canciller

 
m. Cardenal presidente de la cancillería apostólica.
Empleado auxiliar en las embajadas, legaciones, consulados y agencias diplomáticas y consulares.
Magistrado supremo en algunos países.
Funcionario de alta jerarquía.
Ministro de Hacienda en Gran Bretaña.
Título del jefe de Gobierno de Alemania.
Antig., en España, secretario real.

canciller

(kanθi'ʎer)
sustantivo masculino
1. política ministro de relaciones exteriores canciller argentino
2. encargado auxiliar de una embajada canciller de visado
3. derecho jefe de gobierno de algunos países canciller alemán
Traducciones

canciller

chancellor

canciller

Kanzler

canciller

chancelier

canciller

cancelliere

canciller

Chanceler

canciller

المستشار

canciller

kanclerz

canciller

Канцлер

canciller

校长

canciller

校長

canciller

Kancléř

canciller

Kansler

canciller

SMF
1. (= presidente) → chancellor
el canciller KohlChancellor Kohl
2. (LAm) (Pol) (= ministro) → Foreign Secretary, Secretary of State (EEUU)Minister for Foreign Affairs
Ejemplos ?
Ya la Presidenta Michel Bachellet recordaba hace unos días, perdón hace unos minutos, el terrible asesinato del ex Canciller chileno Orlando Letelier.
Y ese es uno de los mecanismos para convertir a nuestro país en una potencia, en un país potencia en Suramérica. Así que desde aquí… Por favor entréguele esto, señor teniente, al canciller Nicolás Maduro.
Porque lo que antes le vendía a los europeos, ahora se lo venden en tecnología a los chinos. ¿Saben que la Canciller alemana va prácticamente una vez por mes a China?
Pero el día 17 de diciembre del pasado año, 2013, recibí en mi despacho, junto al canciller Héctor Timerman y junto al secretario de Culto Guillermo Olivieri, a la Comisión Directiva de la AMIA.
El Canciller manifestó que "es esencial acelerar las negociaciones sobre las Islas Malvinas a fin de alcanzar cuanto antes un acuerdo que ponga término definitivamente a la disputa".
En octubre de 1956, cuando el Canciller de la República visitó al Santo Padre, éste en su discurso insistió: «Elementos eficacísimos de progreso, pero elementos otorgados no a una persona exclusivamente, sino a toda una sociedad que debe sentir sus provechosos efectos en todas sus categorías, para que el desarrollo sea armónico y beneficioso, elementos en favor de una sociedad, que debe hacerse digna de tantas predilecciones divinas con su asiduidad al trabajo, su respeto a la pública moralidad de la familia, su empeño por procurar la buena educación, sobre todo religiosa y moral de sus hijos».
Mi país, que sigue reclamando el diálogo como un instrumento universal y también como un instrumento particular en el caso de Malvinas, ha decidido instruir a nuestro Canciller para que tenga lugar aquí en Naciones Unidas, tal cual lo ha solicitado la República Islámica del Irán, una reunión bilateral entre ambas cancillerías.
Pero lo cierto es que además, muchísimas empresas inglesas trabajan en nuestro país, invierten en nuestro país, como dijo nuestro Canciller, hay más ingleses viviendo en Capital Federal y en la provincia de Buenos Aires que en las Islas Malvinas y, además, nadie le pide a los habitantes de las Islas Malvinas que dejen de ser ingleses, como no le pedimos a ningún español ni a ningún italiano ni a ningún ucraniano ni a ningún inmigrante que siguió conservando su nacionalidad, como fueron mis abuelos, por ejemplo, hasta murieron.
Es más, recordaba que en mi gestión como senadora, durante los años 90, un canciller, por supuesto no era el canciller que hubiera preferido yo, decía que para qué ser amigo de los pobres si uno puede ser amigo de los ricos.
Los Convenios de Munich, que como dije a usted me parecieron siempre un gravísimo error político de parte de Chamberlain y Daladier, tuvieron, sin embargo, una ventaja: la de proporcionar la ocasión para que el mundo entero se diera cuenta de la falsía y de las maquiavélicas intenciones de Hitler y para que, cometida la primera violación de aquellos Convenios con la conquista brutal de Checoeslovaquia, las democracias se convencieran de que con el canciller alemán no podía haber entendimientos pacíficos, sino que era un hombre, director de una casta militarista y hegemónica, que había que detener y vencer única y exclusivamente por la fuerza de las armas.
A fines de 1829 la fragata francesa Moselle, de 60 cañones, se detuvo, sin fondear, frente á Valparaíso, el corto tiempo preciso para que desembarcase el vizconde de Espinville que venía investido con el carácter de vice-cónsul, pues, por aque- llos tiempos, Inglaterra y Francia no acreditaban ministros cer- ca de las nacientes repúblicas americanas sino Cónsules ge- nerales, á los que auxiliaba un vice-cónsul ó canciller.
Al canciller Nicolás Maduro vamos a desearle mucho éxito y vamos a darle un aplauso de estímulo, de apoyo, ¡eh!, a Nicolás Maduro que ha sido también un gran servidor público de todos estos años en distintos frentes de batalla, en la Asamblea Nacional y luego en la Cancillería del Gobierno Bolivariano.