canción


También se encuentra en: Sinónimos.

canción

(Del lat. cantio, canto < canere, cantar.)
1. s. f. MÚSICA Composición publicó una antología de canciones populares de la comarca.
2. MÚSICA Música de esta composición.
3. coloquial Lo que se repite con insistencia molesta estás siempre con la misma canción. cantinela
4. Motivo, excusa que se alega para actuar de cierta manera no vengas con esa canción.
5. POESÍA Composición lírica que consta de estancias largas e iguales de endecasílabos y heptasílabos, menos la última, que es más breve.

canción

 
f. mús. Composición en verso para ser cantada.
Música de la canción.
métr. Composición poética dividida en estancias largas, de igual número de endecasílabos excepto la última que es más breve.

canción

(kan'θjon)
sustantivo femenino
1. música composición poética acompañada de canto y música canción de cuna
2. lo que se dice repetitivamente Otra vez insiste con esa canción.
Sinónimos

canción

sustantivo femenino

canción de cuna locución nana, arrullo.
ser otra canción locución de otro de otro costal, ser otro cantar.
Traducciones

canción

song, lyrics, lyric

canción

песен

canción

cançó

canción

sang

canción

Lied, Song

canción

chanson

canción

cantus

canción

lied, liedje

canción

canção

canción

visa, sång

canción

песня

canción

píseň

canción

laulu

canción

pjesma

canción

canción

노래

canción

sang

canción

piosenka

canción

เพลง

canción

şarkı

canción

bài hát

canción

歌曲

canción

שיר

canción

SF
1. (Mús) → song
canción de amorlove song
canción de cunalullaby
canción infantilnursery rhyme
canción protestaprotest song
2. (Literat) → ballad
canción de gestachanson de geste, epic poem
Ejemplos ?
رددي أيتها الدنيا نشيدي :ردديه و أعيدي و أعيدي :و اذكري في فرحتي كل شهيد :و امنحيه حللاً من ضوء عيدي :رددي أيتها الدنيا نشيدي :عشت إيماني و حبي أممياً :و مسيري فوق دربي عربياً :و سيبقى نبض قلبي يمنياً :لن ترى الدنيا من بعدي وصياً = Raddidi Ayyatuha 'D-dunya Nashidi Raddidihi Wa-a 'idi Wa-a idi Wa 'Dhkuri Fi Farhati Kulla Shahidi Wa'Mnahihi Hullalan Min Daw'i Idi Raddidi Ayyatuha 'D-dunya Nashidi Ishtu Imani Wa-hubbi Umamiyya Wa-masiri Fawqa Darbi Arabiyya Wa-sayabqa Nabdu Qalbi Yamaniyya Lan Tara 'D-dunya Ala Ardi Wasiyya. = Repetición, mundo del Oh, mi canción.
Por temor de que su dulce alma, en su alegría religiosa, pudiera captar las notas, cuando flotan hacia arriba, desde la tierra maldita, hacia los amigos de arriba, desde los amigos de abajo, escapa el espíritu indignado, huyendo del infierno, hacia el cielo, dejando los lamentos y los llantos, por un trono dorado, al lado del Rey de los cielos." Nota: Otra versión: "Y deja que el rito fúnebre se lea - la canción funesta se cante - un himno fúnebre para la muerta más hermosa que muriese alguna vez tan jóven!
Mi unidad, de un maravilloso del terraplén de la canción del Oh Eres promesa en nuestro response Mi bandera, paño del Oh clavado de cada un.
En la Cuesta del Perro se ha encontrado el cadáver de López. Todos quedaron silenciosos y Manuel empezó a silbar una canción patriótica.
¿No la conoces? ¿El ave del Paraíso, el cisne santo de la canción? Iba en el carro de Thespis en forma de cuervo parlanchín, agitando las alas pintadas de negro; el arpa del cantor de Islandia era pulsada por el rojo pico sonoro del cisne; posada sobre el hombro de Shakespeare, adoptaba la figura del cuervo de Odin y le susurraba al oído: ¡Inmortalidad!
Ya viejo, arrancaba de las cuerdas del piano melodías del tiempo pasado: burbujas de la memoria, con las irisaciones del recuerdo. La canción de su madre mientras hacía calceta, el arrullo de la niñera...
Hay para nuestros deseos grandes, y nuestra luz. Vino de glories. Lo bonito de tu pasado Mundo del Oh, mi canción. Mundo del Oh, mi canción.
Entretanto, el pajarillo cantaba su alegre canción, y abajo en la calle todo el mundo iba y venía, pensando cada cual en sus problemas o en nada.
Pero lo tomaron a mal, y desde entonces me paso la vida preso aquí, y he perdido mi voz sonora. Fíjate en lo ronco que estoy: ¡fuera, fuera! Y ahí tienes el fin de la canción. El hombre de nieve ya no lo escuchaba.
¡Ahora puedes mecerlo un poco tú, si quieres! - dijo la Duquesa al concluir la canción, mientras le arrojaba el bebé por el aire- .
No era usual que los viejos vendedores de la calle se reunieran, sino que cada cual permanecía en su tenducho, que se cerraba al atardecer, y entonces la calleja quedaba completamente oscura; sólo un tenue resplandor salía por la pequeña placa de cuerno del rejado, y en el interior de la casucha, el viejo, sentado generalmente en la cama con su libro alemán de cánticos, entonaba su canción nocturnal o trajinaba hasta bien entrada la noche, ocupado en mil quehaceres.
Pero la tristeza no rezaba con él y Molly; por eso se ponía a silbar una canción del trovador Walther von der Vogelweide: - “¡Bajo el tilo de la campiña!” Y qué hermoso era especialmente aquello de: - “¡Frente al bosque, en el valle tandaradai!