canario

(redireccionado de canarios)
También se encuentra en: Sinónimos.

canario, a

1. adj. De las islas Canarias archipiélago canario.
2. s. Persona natural de este archipiélago y comunidad autónoma. canariense
3. s. m. LINGÜÍSTICA Modalidad del castellano que se habla en este archipiélago.
4. DANZA Baile antiguo de este archipiélago.
5. MÚSICA Música que acompañaba a este baile.
6. ANATOMÍA coloquial Pene, órgano sexual masculino.
7. Chile Pito de barro que se utiliza para imitar el gorjeo de los pájaros.
8. ZOOLOGÍA Pájaro originario de las islas Canarias, granívoro, conirrostro y muy cantor, con el plumaje amarillo, verdoso, pardo o blanquecino, del que existen muchas variedades domésticas.

canario, -ria

 
adj.-s. De Canarias, archipiélago del Atlántico.
m. ling. Habla peculiar que adopta el español en las islas Canarias.
zool. Nombre común que se da a las aves paseriformes de la familia fringílidos. El canario común (Serinus canarius canarius), de 12 cm de longitud, es de color amarillo intenso y es originario de las islas Canarias y Madeira.

canario

(ka'naɾjo)
sustantivo masculino
zoología ave pequeña de plumaje amarillo canario cantor
Sinónimos

canario

, canaria
sustantivo masculino
(Chile) pito.
Se trata del utensilio para imitar el gorjeo de los pájaros.
Traducciones

canario

Canary

canario

canari

canario

kanár

canario

kanariefugl

canario

kanarialintu

canario

kanarinac

canario

カナリア

canario

카나리아

canario

kanarie

canario

kanarifugl

canario

kanarek

canario

canário

canario

kanariefågel

canario

นกขมิ้น

canario

kanarya

canario

chim hoàng yến

canario

金丝雀

canario

金絲雀

canario

1/a
A. ADJfrom/of the Canary Islands
B. SM/FCanary Islander, native/inhabitant of the Canary Isles
los canariosthe people of the Canary Islands

canario

2
A. SM
1. (Orn) → canary
2.prick
3. (LAm) (= amarillo) → canary yellow
B. EXCLwell I'm blowed!
Ejemplos ?
Los mencionados historiadores han manifestado en forma concreta que la Hoya del Jubones se transformó en una vasta red de pueblos, con diferentes signos de otras civilizaciones, que algunos historiógrafos y sociólogos, como el Dr. Rafael Euclides Silva, plantea el origen de los Canarios como descendientes de los Yunga-Huancavilcas.
Se iba muriendo y, avara de encontrar algo bello, armonioso y dulce en derredor suyo, tenía en su gabinete una pajarera, y se pasaba las horas muertas delante de ella, oyendo los trinos de sus canarios, única nota de poesía que vibraba en aquel hogar repleto de lujo y falto de ternura.
Sucediole en 1533 Jorge Spira, nombrado por los Welsers, con 400 hombres entre españoles y canarios que, unidos a los que vinieron con Alfinger se dividieron en tres trozos, con orden de que después de asolar por todas partes el país se reuniesen en Coro con los despojos de una expedición que hubiera podido llamarse heroica si hubiese tenido otro objeto.
Susviela se limitó a negar la veracidad de su especificación, expresando: “Como una prueba de que fue Cabrera el único autor del crimen acusado, refiere (el Dr. Susviela) que en el campo sitiador hubo una pueblada de vascos y canarios que conducían el busto del Dr.
Antuña: ¡Qué aplomo!) que los que causaron esa pueblada fueron vascos y canarios y tan es así que el Defensor (ya sin tiempo para ello) jamás podría probar esa circunstancia pues lo que es hasta ahora notorio es que esa pueblada la produjeron los enemigos de Montevideo”.
Micaela comprendió que el pájaro al volar se había parado en la casa de en frente junto a las jaulas de los dos canarios y que se había dejado coger con facilidad; pero Félix no lo quería creer y no hubo medio de que viera que las buenas hadas pudieran ser sus vecinas las hijas de la duquesa.
Decidme si lloráis, humildemente, mirando las estrellas tan lejanas y si en las manos tibias se os duermen palomas blancas y canarios de oro.
Dejando la pluma un momento para reflexionar, he sentido de nuevo el aire del mar mezclado con el perfume de las flores; he vuelto a ver los viejos muebles tan primorosamente cuidados: la silla, la mesa y el biombo verde, que pertenecía exclusivamente a mi tía-, la tela que cubría la tapicería, el gato, los dos canarios, la vieja porcelana, la ponchera llena de hojas de rosa secas, el armario lleno de botellas y, en fin, lo que no estaba nada de acuerdo con el resto, mi sucia persona, tendida en el sofá y observándolo todo.
Hoy ni en las misas Aguinaldo, ni en las misas del Gallo, hay pitos, canarios, flautines, zampoñas, bandurrias, matracas, zambombas, cánticos ni bailoteos, ni los muchachos rebuznan, ni cantan como gallo, ni ladran como perro, ni mugen como buey, ni maúllan como gato, ni nada, nada de lo que alcanzamos todavía en el primer tercio de la República, como pálida reminiscencia del pasado colonial.
–Acabáramos, caballero. Ya, ya veo el feliz accidente. Y veo que hay canarios providenciales. –¿Quién conoce los caminos de la Providencia?
¡Me caso con Dora! Miss Lavinia y miss Clarissa han dado su consentimiento, y no he visto en mi vida canarios más inquietos que ellas.
-Señor, es un poeta. El rey tenía cisnes en el estanque, canarios, gorriones, senzontes en la pajarera: un poeta era algo nuevo y extraño.