campestre


También se encuentra en: Sinónimos.

campestre

1. adj. Que tiene lugar en el campo celebramos una fiesta campestre. campero
2. Del campo la escena se desarrolla en un ambiente campestre.

campestre

 
adj. Campesino.
m. mús. Baile antiguo de México.

campestre

(kam'pestɾe)
abreviación
relativo al campo fiesta campestre
Sinónimos
Traducciones

campestre

country

campestre

campestre

campestre

坎佩斯特里

campestre

Campestre

campestre

Campestre

campestre

Campestre

campestre

ADJ
1.country antes de s, rural
2. (Bot) → wild
Ejemplos ?
Venid á mí, yo canto los amores; Yo soy el Trovador de los festines; Yo ciño el harpa con vistosas flores Guirnalda que recojo en mil jardines: Yo tengo el tulipan de cien colores Que adoran de Stambúl en los confines, Y el lirio azúl incógnito y campestre Que nace y muere en el peñon silvestre.
Algunas parejas elegantes bajaban de sus automóviles, y las miradas de las pobres muchachas íbanse, con fulgores de envidia, tras los susurrantes vestidos, los empenachados sombreros y los ricos boas de las grandes damas, llevadas por una curiosidad exótica hacia este pequeño mundo de locura campestre...
Entre la gente que baila y brujulea, se halla la gran mayoría de los forasteros que a la sazón residen en la ciudad; con lo cual queda dicho que el salón campestre, en los quince años que cuenta de vida, hase visto hollado por los pies más insignes que en aristocracia, belleza, política, ciencias, artes, literatura, armas...
El inmenso cúmulo de frutos acopiados en aquella ciudad y su campaña fue extraído enteramente; las ventas se practicaron en precios ventajosos, los géneros se compraron por ínfimos valores, y el campestre se vistió de telas que nunca había conocido, después de haber vendido con estimación cueros que siempre vio tirar, como inútiles, a sus abuelos.
Tomó aquella campestre Citerea de entre las yeguas la que más valora; y cobra pensamiento de repente de regresar a su nativo Oriente.
Y más adelante, después de caracterizar a esta nueva entidad que se levantaba “enemiga igualmente – dice – de los realistas y de los patriotas”, estas consideraciones y su cierre “Al frente de este elemento se pusieron caudillos oscuros caracteres viriles fortalecidos en la fatiga campestre, acostumbrados al desorden y a la sangre, sin nociones morales, rebeldes a la disciplina de la vida civil, que acaudillaron aquellos instintos enérgicos y brutales que rayaban en el fanatismo.
El continente descoyuntado durante tres siglos por un mando que negaba el derecho del hombre al ejercicio de su razón, entró, desatendiendo o desoyendo a los ignorantes que lo habían ayudado a redimirse, en un gobierno que tenía por base la razón; la razón de todos en las cosas de todos, y no la razón universitaria de unos sobre la razón campestre de otros.
21 : Por distraído que el lector sea, habrá observado que, entre el principio y el fin de este libro, cambia bastante el modo de ver y sentir el autor la vida campestre.
No extrañes que haya elegido por actores a los porteros: éstos lo huelen todo; son ordinariamente habladores; están a tiro de saber o maliciar cuanto pasa, pues están colocados al fin de sus cuerpos y al principio de la muchedumbre, como uno de los verdaderos linderos, o mojones de la sociedad; son, como dice Marmontel hablando de los grandes, en la corte los hombres del pueblo, y entre el pueblo los hombres de la corte. Tuyo, Erazo La verdad en campaña, o verdades para gente de campo o campestre, o la verdad traducida a lengua vulgar.
Siguió por entre los brezos Y el enredado zarzal, Con el pie o con el puñal Apartando los tropiezos; y llegó al fin de la cuesta Do se vía en la hondonada Una casilla olvidada, Ya ruinosa y descompuesta. Y cubierto de amarillo Musgo y de hierba silvestre, Rodeaba esta campestre Casa un corto huertecillo.
Cual frente a plata estaño, o cobre a oro, amapola campestre frente a rosa, blanco sauce a laurel siempre coloro, cristal pintando a piedra que es preciosa; aquella a quien no aún nacida honoro, será frente a cualquiera que famosa sea por su belleza, o su prudencia u otra cualquier magnífica excelencia.
Pocos días después, salieron entrambos en una silla de posta, que debía dejarlos algunas leguas antes de llegar al pueblo, pues el amigote de don Silvestre quería hacer poco ruido para conservar el más rigoroso incógnito, a fin de gozar más a sus anchas y en completa libertad todas las delicias que se prometía de la vida campestre y descuidada.