caminante

(redireccionado de caminantes)
También se encuentra en: Sinónimos.

caminante

adj./ s. m. y f. Que camina los caminantes encontraron un albergue donde descansar. viandante

caminante

 
adj.-com. Que camina.
m. Mozo de espuela.

caminante

(kami'nante)
sustantivo masculino
persona que se traslada a pie El caminante se detuvo en la ciudad.
Sinónimos

caminante

adjetivo y cosustantivo masculino
sustantivo masculino
Traducciones

caminante

Walker

caminante

Walker

caminante

Walker

caminante

Walker

caminante

Walker

caminante

Уокър

caminante

沃克

caminante

沃克

caminante

Walker

caminante

Walker

caminante

Walker

caminante

ווקר

caminante

ウォーカー

caminante

워커

caminante

Walker

caminante

SMF (= viajero) → traveller, traveler (EEUU), wayfarer (liter); (a pie) → walker
Ejemplos ?
Anduvo entre los indios de la comarca una superstición, diciendo que se habían juntado a consulta el volcán que reventó y el que está sobre la ciudad de Arequipa, y le dijo que reventase; y el de Arequipa le dio por respuesta que no lo haría por ser como era cristiano y llamarse Francisco, y de las palabras y enojos que tuvieron, resultó el de Arequipa darle, al otro un encontrón que le hizo reventar. Quedaron los caminos de manera que no se podía caminar, y en parte las cabalgaduras de los caminantes se hundían en la ceniza.
También trajinan arroz y mercadurías de Castilla hasta Jipijapa, que dista nueve leguas, para donde dan caballos alquilados a los pasajeros, y llevan a ocho reales de alquiler por cada caballo; otro tanto gana un indio por ir a caballo con cartas a toda diligencia. De aquí se proveen de agua los caminantes para pasar el desierto.
Cercano a este lugar se encontraba el TEOCALLI donde se fortificaba la voluntad y se recordaba a aquel colibrí azul que daba ejemplo de constancia y esfuerzo para que los AZTECAS continuaran con su misión creadora HUITZILOPOCHTLI, al poniente, otra calzada conducía a los caminantes hacia TLACOPAN, el lugar donde abundan matorrales como varas y una desviación los llevaba hasta AZCAPUTZALCO, el hormiguero por tanta gente laboriosa que allí moraba.
A esta sazón, pasaron acaso por el camino una tropa de caminantes a caballo, que iban a sestear a la venta del Alcalde, que está media legua más adelante, los cuales, viendo la pendencia del arriero con los dos muchachos, los apaciguaron y les dijeron que si acaso iban a Sevilla, que se viniesen con ellos.
POLEO. RAMOS. RINCÓN. CAMINANTES. A / ACTO PRIMERO RINCÓN, POLONIA, RAMOS, DOÑA BERNARDA, DOÑA JUSEPA y CAMINANTES, todos dentro.
(Salen ahora, y saca DON FERNANDO en los brazos a DOÑA BERNARDA, desmayada; síguenle DOÑA JUSEPA, POLONIA, ALVARADO, carreteros, un estudiante y otros caminantes.) DOÑA JUSEPA ¡Hermana de mis ojos!
Esto se repitió por tres o cuatro noches durante el intervalo de un mes, y los confusos aldeanos esperaban, ansiosos, el resultado de aquellos conciliábulos diabólicos que ciertamente no se hizo aguardar mucho, cuando tres o cuatro alquerías incendiadas, varias reses desaparecidas y los cadáveres de algunos caminantes despeñados en los precipicios pusieron en alarma todo el territorio en diez leguas a la redonda.
Llámase en la Argentina así a los que por instinto de caminantes y por el hábito de las excursiones y cacerías conocen palmo a palmo la tierra.
En el otro mulo, que llevaba el baúl de la viuda y algunos encargos, Blasillo iba detrás muy respetuoso y sin atreverse a hablar a la adusta y floreciente matrona cuya custodia le había confiado su abuelo. Pasaron no pocas horas, callados siempre los dos caminantes y marchando los mulos a buen paso.
Aquella multitud infatigable, descendió al silvestre valle donde el Muotta desliza sus aguas por entre las praderas; no se veía en parte alguna vestigio humano; una sola choza se elevaba en la solitaria ribera, habitación de un hombre que aguardaba allí a los caminantes para conducirlos en su barquichuela.
Inclinábanse pues nuestros dos caminantes á creer que no hay razon en nuestra habitacion, cuando, con el auxîlio del microscopio, distinguiéron otro bulto mas grueso que una ballena, que en el mar Báltico andaba fluctuando.
«Vayan con Dios, vayan con Dios los hombres -decían a los civiles los súbditos de Lolo- Grasias a ellos están seguritos los caminos. ¡Vaya con Dios la pareja de güenos mosos! ¡Dios la conserve pa seguriá de los caminantes! El Zeñó guíe a la pareja.