camello

(redireccionado de camellos)
También se encuentra en: Sinónimos.

camello

(Del lat. camelus < gr. kamelos.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Mamífero rumiante artiodáctilo, de gran altura, con patas largas y dos gibas dorsales que acumulan reservas de agua, típico de zonas desérticas.
2. s. m. argot Traficante de droga en pequeñas cantidades la policía perseguía a los peces gordos y no a los camellos.
3. NÁUTICA Mecanismo flotante que sirve para suspender un buque, disminuyendo su calado.
4. camello pardal ZOOLOGÍA Jirafa, rumiante de cuello largo de las sabanas africanas.

camello -lla

 
m. f. zool. Mamífero artiodáctilo, de la familia camélidos (Camelus bactrianus), de talla elevada, cuello muy largo, cabeza pequeña, con dos jorobas en el dorso, formadas por una aglomeración de grasa. Está adaptado a la vida en los desiertos.
fam.Persona que vende droga en pequeñas cantidades.

camello, -lla

(ka'meʎo, -ʎa)
sustantivo masculino-femenino
1. zoología cuadrúpedo rumiante con dos jorobas en el dorso camello asiático
2. persona que se dedica al tráfico de drogas Detuvieron a tres camellos.
Sinónimos

camello

sustantivo masculino
(col.)traficante.
Un camello es un traficante de drogas al por menor.
Traducciones

camello

camel, dealer

camello

kameel

camello

جمل, جَمَل

camello

камила

camello

camell

camello

velbloud

camello

kamelo

camello

kameli

camello

גמל

camello

camelo

camello

cammello

camello

ラクダ

camello

낙타

camello

kameel, drugshandelaar

camello

kamel

camello

wielbłąd

camello

camelo

camello

kamel

camello

lạc đà, con lạc đà

camello

骆驼

camello

kamel

camello

deva

camello

อูฐ

camello

deve

camello

駱駝

camello

SM
1. (Zool) → camel
camello bactrianoBactrian camel
2. (= traficante) → dealer, pusher
3. (Náut) → camel
Ejemplos ?
Le habló de los ibis rojos que se sitúan en largas filas a orillas del Nilo y pescan a picotazos peces de oro; de la esfinge, que es tan vieja como el mundo, vive en el desierto y lo sabe todo; de los mercaderes que caminan lentamente junto a sus camellos, pasando las cuentas de unos rosarios de ámbar en sus manos; del rey de las montañas de la Luna, que es negro como el ébano y que adora un gran bloque de cristal; de la gran serpiente verde que duerme en una palmera y a la cual están encargados de alimentar con pastelitos de miel veinte sacerdotes; y de los pigmeos que navegan por un gran lago sobre anchas hojas aplastadas y están siempre en guerra con las mariposas.
En un documental reciente sobre jinetes de camellos se señala la tierna edad a la que a menudo comienza el abuso, las duras condiciones que pueden conducir a lesiones graves o a la muerte y la malnutrición y el abuso sexual y físico que sufren a manos de sus empleadores.
De aquí dimana que al Tabernáculo del testimonio, que cuando viajaba el pueblo de Dios era como un templo portátil, mandó Dios que se le hiciesen once velos cilicinos; esto es, hechos de pelos de cabras y camellos, porque en el cilicio está la memoria de los pecados cometidos por los cabritos que han de estar a la siniestra; y confesando esta verdad nos postramos con cilicio, como diciendo lo que expresa el real profeta: «Mi pecado está siempre delante de mis ojos.» Así pues, la estirpe que desciende desde Adán por el perverso Caín concluye con el número undécimo, que significa el pecado, y el mismo número termina en mujer, de la cual tuvo si principio el pecado por el que morimos todos.
Nuestro intérprete dio cuenta en lengua india de las expresiones impías de este mozo. Instruido yo con lo que en otras ocasiones me habia sucedido, mandé ensillar mis camellos, y me fui con el francés.
La parturienta veía también que bajaba de un monte un séquito de asiático esplendor: camellos y dromedarios, caballos y esclavos daban escolta a tres Monarcas orientales, de rozagantes mantos orlados de armiños y martas, de vestiduras recamadas de pedrería.
Y también estabais allí vosotros, sultanes de largas pipas, extasiados en los cenadores, en brazos de las bayaderas, djiaours, sables turcos, gorros griegos, y, sobre todo, vosotros, paisajes pálidos de las regiones ditirámbicas, que a menudo nos mostráis a la vez palmeras, abetos, tigres a la derecha, un león a la izquierda, minaretes tártaros en el horizonte, ruinas romanas en primer plano, después camellos arrodillados; todo ello enmarcado por una selva virgen bien limpia y un gran rayo de sol perpendicular en el agua, de donde de tarde en tarde emergen como rasguños blancos, sobre un fondo de gris acero, unos cisnes nadando.
Sin embargo, el "trabajo" del niño se convierte en la horrorosa existencia de jinete de camellos; se le priva de comida a fin de que mantenga bajo su peso y sufre maltratos para mantenerle bajo el control del administrador de la finca de camellos.
En los Emiratos Árabes Unidos, mujeres y niñas son destinadas a la prostitución y el servicio doméstico, y los niños jóvenes son explotados como jinetes de camellos.
Apenas un pueblo llamado egipcio había empezado a dar muestras de avance y con una mirada indiferente, las divinidades de las arenas, los miraban pasar en sus rústicas caravanas de camellos llevando piedras traídas de las distantes montañas.
Sopla, huracán, remolino, aquilón, sopla; levanta las arenas pasivas que hollan los pies de los camellos y los vientres de las víboras y haz con ellas proyectiles ardientes.
Al final movió la cabeza, y dando un risueño e incrédulo suspiro, se alejó sonriendo y quién sabe qué murmurando de los ricos ociosos, los camellos y las agujas.
"Hasta ahora, inútilmente, han sido registrados los automóviles, los ejes de los carros, las más mínimas cargas que transportaban los bueyes, los camellos, los mulos y los campesinos.