camarero

(redireccionado de camareras)
También se encuentra en: Sinónimos.

camarero, a

1. s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona encargada de servir las consumiciones en un restaurante o un bar.
2. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que se encarga del arreglo de las habitaciones de un hotel o de los camarotes de un buque.

camarero

 
m. Oficial de la cámara del Papa.
Empleado que sirve en las fondas, barcos de pasajeros, etc., y cuida de sus aposentos.
Mozo de café, horchatería u otro establecimiento semejante.

camarero, -ra

(kama'ɾeɾo, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
1. persona que sirve en un local de comidas camarero de bar
2. religión persona que se encarga del cuidado de los altares camarera de altares
3. responsable principal de la cámara del rey camarero real
Sinónimos

camarero

, camarera
sustantivo
2 barman.
El barman acostumbra a trabajar detrás de la barra de un bar o local.
Traducciones

camarero

waiter, steward/stewardess, waiter/waitress, steward, barman, bartender

camarero

barman, číšník

camarero

bartender, tjener

camarero

baarimikko, tarjoilija

camarero

konobar, pipničar

camarero

ウェイター, バーテンダー

camarero

바텐더, 웨이터

camarero

barman, kelner

camarero

bartender, servitör

camarero

ชายเสิร์ฟเครื่องดื่มในบาร์, บริกรชาย, บาร์เทนเดอร์

camarero

barmen, garson

camarero

nam phục vụ của quán rượu, người hầu bàn nam, người phục vụ ở quầy rượu

camarero

сервитьор

camarero

服務員

camarero

מלצר

camarero

/a
A. SM/F
1. (en restaurante) → waiter/waitress
camarero/a principalhead waiter, maître (d'hôtel) (EEUU)
2. (Náut) → steward/stewardess (Aer) → steward/stewardess, flight attendant (EEUU)
B. SM (Hist) → chamberlain
camarero mayor (Hist) → royal chamberlain
Ejemplos ?
Corrido de que ya por mentiroso con razón me ternéis; arrepentido de haber perdido tiempo en alabaros cosa tan digna ya de vituperio, donde no hallaréis sino mentiras, vinos acedos, camareras feas, varletes codiciosos, malas postas, gran paga, poco argén, largo camino; llegar al fin a Nápoles, no habiendo dejado allá enterrado algún tesoro, salvo si no decís que’s enterrado lo que nunca se halla ni se tiene.
Atardecía, pero ellos permanecían con el pensamiento fijo en otros climas, a la sombra de las camareras, apoyados en la pasarela blanca.
O, por mejor decir, hay tres: una, de las vírgenes, la cual se llama también Vesta; otra, de las casadas, y otra, de las camareras.
En este caso especial, lo que ocurrió en el balneario mismo debieron de fisgarlo las camareras, que no son malas espías, o los vecinos al través del tabique, o...
Volví a mirarlos y díjome uno, señalando a las mujeres que digo: -Esas señoras hermosas, todas se han vuelto medio camareras de los hombres, pues los desnudan y no los visten.
Excepción hecha del rey y la reina, tocó con su varilla a todos los que se encontraban en el castillo, ayas, damas de honor, camareras, gentiles-hombres, oficiales, mayordomos, cocineros, marmitones, recaderos, guardias, suizos, pajes y lacayos; también tocó los caballos que había en las cuadras y a los palafraneros, a los enormes mastines del corral y a la diminuta Tití, perrita de la princesa que estaba cerca de ella encima de la cama.
Ni los mozos de la fonda pudieron resistir a las ganas de entreverar con las caras trigueñas de las campesinas sus mejillas rosadas, ni las dos camareras piamontesas a las de mezclar con los chiripás negros la nota clara de sus delantales; y, juntas con los sombreros en la nuca de los gauchos graves y sin sonrisa, giraron, alegres, sus cabelleras rubias.
Quando le llamauan mama le fue honrada en todo el rreyno, (?) SEGVNDA VECITA: En esta calle de la segunda llamadas payacona, biejas de edad de cincuenta años, biejas que se ocupan a texer rropa gruesa de comunidad: Estas dichas yndias entran a seruir a las dichas mugeres prencipales y ciruen de porteras y despenseras y de camareras, cocineras y mayordomas.
(La virreina volvía a ocupar el carruaje, y dando un rodeo se dirigía a palacio, escoltada por un grupo de gentileshombres lanzas. Tras su coche seguían los demás con camareras, familia y dependientes de la casa.
Mas se veían aun por las ventanas cruzar las luces y la sombra errante de atentas camareras cortesanas viejo escudero, o pajecillo amante que de la estancia oculta retiraban donde ya sus señores reposaban, y aunque ya no se oían de contado las váquicas canciones aún se veía el servicio descuidado, las mesas del festín en los salones.
Fue el sabio díscolo y presunto minando el terreno, intrigando con camareras y otros empleados de más categoría, hasta hacerse prometer, bajo amenaza de marcharse, que en cuanto se fuera el canónigo, que sería pronto, el puesto de honor, con sus beneficios, sería para él, para Pérez, costase lo que costase.
Tras su carroza seguían otras con sus secretarios, empleados de su casa y camareras, cuando su excelencia traía media naranja fruto femenino de bendición.