calza


También se encuentra en: Sinónimos.

calza

(Del lat. vulgar *calcea < lat. calceus, calzado.)
1. s. f. Cuña con que se calza una cosa para inmovilizarla. calce
2. INDUMENTARIA Y MODA Media, prenda de vestir.
3. INDUMENTARIA Y MODA Prenda de vestir que cubría el pie y la pierna hasta el muslo y se sujetaba con cintas a la cintura.
4. Cinta que se pone a un animal para señalarlo.

calza

 
f. Prenda de vestir que cubría el muslo y la pierna o solo el muslo. Ús. más en plural.
fam.Media.
Liga o cinta que se pone a algunos animales para distinguirlos de otros de la misma especie.
Cuña con que se calza.
División del escudo que va desde la mitad de la punta hasta la de los cantones del jefe.
pl. calzas atacadas Calzas antiguas que, unidas a la cintura con agujetas, cubrían piernas y muslos.

calza

('kalθa)
sustantivo femenino
1. prenda de vestir que cubre toda la pierna como una media o parte del muslo Las calzas son muy cómodas.
2. funda para cubrir el calzado Hay que colocarse calzas, bata y mascarilla antes de ingresar a la sala de terapia.
3. pieza de metal o madera para afirmar o inmovilizar un cuerpo Traba con una calza ese mueble.
Sinónimos

calza

sustantivo femenino
1 (col.)media, calceta.
Traducciones

calza

SF
1. (Mec) → wedge, chock
poner calza ato wedge, chock, scotch
2. (= media) → stocking
3. (Colombia) (Med) (= empaste de dientes) → filling
4. calzas (anticuado) (= medias) → hose pl; (= pantalón) → breeches
estar en calzas prietasto be in a fix
Ejemplos ?
Atrapóme el otro día un capitancito de nacionales, muchacho sin oficio ni prebendas, que calza guantes y que es parroquiano de Broggi, y di jome: — ¡Hombre!
Hace guardia el Silencio al Sueño laso; calza de fieltro, y viste hábito bruno; y a cuanto desde lejos verse deje, le dice con la mano que se aleje.
-¡La Virgen me favorezca! ¡si es Celipuco el de Chisco! -El mismo que viste y calza. -Seas mil veces bien venido. ¿Y cómo va de salud?
Un ciervo de grandeza desmedida, Más blanco que los grumos de la espuma, Perdió su libertad y errante vida Pasado de un arpón que calza pluma.
Púsose borceguíes y zapatos, de dos dediles de segar abiertos, que con pena calzó, por estar tuertos; una cuchara de plata por espada; la capa, colorada, a la francesa, de una calza vieja, tan igual, tan lucida y tan pareja, que no será lisonja decir que Adonis en limpieza y gala, aunque perdone Venus, no le iguala; por gorra de Milán, media toronja, con un penacho rojo, verde y bayo, de un muerto por sus uñas papagayo, que diciendo: «¿ Quién pasa?» cierto día, pensó que el Rey venía, y era Marramaquiz, que andaba a caza, y halló para romper la jaula traza; Por cuera, dos mitades que de un guante le ataron por detrás y por delante, y un puño de una niña por valona.
Por eso no debemos extrañarnos del estrépito que se arma en la cocina del tío Jeromo al hacerse esta operación.«-¡Que no se te caiga!-¡Ayúdame por esta banda!-¡Quita ese banco!-¡Apaña esa cuchara!-¡Allá va!-¡Que está torcía!-¡Calza de allá!-¡Fuera esa pata!» Poco menos alboroto y mayores precauciones que si se botara al agua un navío de tres puentes.
Muerto nace el valiente oso que vientos calza y sombras viste, a quien despierta ardiente la madre, y otra vez no se resiste a morir; y entre muertes dos naciendo, vive una vez y dos se ve muriendo.
La hermosa está satisfecha; ya pone perlas en la garganta y calza las manos en seda; ya, rápida se dirige a la puerta donde el carruaje espera y el tronco piafa.
Valentín Beleño sudaba y cojeaba. La viajera, animosa, andaba al paso largo e igual de una mujer bien formada, que calza holgadamente y usa ropa corta.
Y luego, después de sumados sus pares y nones, sacando juez y testigos, comenzaba a querer probar cuál era el astrólogo más cierto, y si dijera puntual acertara, pues es su ciencia de punto como calza, sin ningún fundamento, aunque pese a Pedro Abano, que era uno de los que allí estaban acompañando a Cornelio Agripa, que con una alma ardía en cuatro cuerpos de sus obras malditas y descomulgadas, famoso hechicero.
Micifuf la tardanza disculpaba con que lejos vivía el zapatero que esperando estaba (¡oh, cuántos males causa un zapatero!), y que, después, calzarle no podía, aunque los dientes remitiese al cuero, las botas justas, que, con calza larga, era la gala entonces; que, por fresco, dicen autores que mató el griguiesco, por quitar la opresión de tanta carga.
La Muerte ha de pintarse una figura robusta, de cruel semblante airado, los fuertes pies en una piedra dura, si no sepulcro en pórfido labrado, con reyes y monarcas, hasta el que calza rústicas abarcas; damas que sujetaron capitanes, y en ásperas naciones, por bárbaras regiones de fieros mamelucos y soldanes; y pintadas al uno y otro lado, la Enfermedad, la Guerra y la Desgracia, Parcas que tantas muertes han causado, por tantos desconciertos; que huesos, ya no es Muerte, sino muertos.