calvinista

(redireccionado de calvinistas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con calvinistas: anglicanismo

calvinista

1. adj. RELIGIÓN Del calvinismo confesión calvinista.
2. adj./ s. Que profesa esta doctrina. hugonote

calvinista

 
adj.-com. Perteneciente a la Iglesia surgida en la reforma de Calvino.
Sinónimos

calvinista

adjetivo y cosustantivo masculino
hugonote.
Hugonote es el calvinista francés.
Traducciones

calvinista

calvinista

calvinista

Reformierte

calvinista

calviniste

calvinista

B. SMFCalvinist
Ejemplos ?
La policía general, apoyada por ejércitos numerosos y permanentes, no permite además temer el retorno de aquellos tiempos anárquicos en que unos campesinos calvinistas luchaban contra unos campesinos católi­cos, reclutados a toda prisa entre las siembras y las siegas.
La hez de los insensatos de Saint-Médard está conside­rada como algo sin importancia en la nación, la de los profetas calvinistas ha sido destruida.
Toda secta, sea del género que quiera, es la reunion de la duda y del error. Escotistas, tomistas, reales, nominales, papistas, calvinistas, molinistas, jansenistas, todos no son mas que nombres de guerra.
Muchos sabios teólogos han creido que estos dioses disminuyeron por sí mismos algunos artículos de sus pretensiones, cuando fueron vivamente atacados por los titanes, llamados luteranos, anglicanos, calvinistas, &c.
¡Oh, qué vi de calvinistas arañando a Calvino!, y entre estos estaba el principal Josefo Escalígero, por tener su punta de ateísta y ser tan blasfemo, deslenguado y vano y sin juicio.
Que los franciscanos, llevados de un santo celo por la Virgen María, vayan a derribar la iglesia de los dominicos que creen que María nació con el pecado ori­ginal, no habrá más remedio que tratar a los franciscanos poco más o menos como a los jesuitas. Se dirá lo mismo de los luteranos y los calvinistas.
sectarismo «Toda secta, de cualquier clase que sea, es la reunión de los individuos derro­tados por la duda y por el error. Escotistas, tomistas, calvinistas, molinistas, jansenis­tas, no son más que nombres de guerra.
Aseguró a los calvinistas la libertad religio­sa con el Edicto de Nantes (revocado por Luis XIV en 1685), expulsó a los jesuitas y murió asesinado por un fanático llamado Ravaillac.
Diez años des­pués, la madrugada del día 24 de agosto de 1572, se intentó exterminar a los calvinistas, y esta sanguinaria persecución ha pasado a la historia con el nombre de «la matanza del día de San Bartolomé».
Los valdenses fueron excomulgados en el año 1184 por su oposición a la jerarquía y la liturgia eclesiás­ticas. Durante la Reforma se fueron haciendo luteranos o calvinistas.
Tenemos judíos en Burdeos, en Metz, en Alsacia; tenemos luteranos, molinistas, jansenistas: ¿no podemos soportar y aceptar la presencia de calvinistas poco más o menos en las mismas condiciones en que los católicos son tolerados en Lon­dres?
Al contrario los discípulos del Dios de verdad, que han tomado el título de su mismo maestro llamándose ungidos como él declararon luego que pudieron una guerra eterna á todos los pueblos no ungidos; y por el espacio de mas de mil y cuatrocientos años se han hecho la guerra entre sí, tomando los nombres de arrianos, maniqueos, donatistas, husitas, papistas, luteranos y calvinistas.