caluroso

(redireccionado de calurosas)
También se encuentra en: Sinónimos.

caluroso, a

1. adj. Que siente o causa calor. sofocante
2. Que demuestra afecto o aprobación les dispensaron una calurosa acogida. cálido, efusivo
NOTA: También se escribe: caloroso

caluroso, -sa

 
adj. Que tiene calor.
fig.Vivo, ardiente.

caluroso, -sa

(kalu'ɾoso, -sa)
abreviación
1. que siente o produce una temperatura elevada habitación calurosa
2. que demuestra afecto calurosa bienvenida
Sinónimos

caluroso

, calurosa
adjetivo
caloroso, acalorado, vivo, ardiente, abrasador*, cálido*.
Una discusión calurosa puede tomarse en buena o en mala parte, y ser producida por el interés objetivo que suscita el asunto; en una discusión acalorada interviene la pasión desbordada u hostil. Por esto halaga una acogida calurosa, y nos lastima si es acalorada.
«Caluroso indica un estado o condición permanente; acalorado, un estado o situación accidental y transitoria. Está acalorado el hombre que corre o se agita, especialmente si lo hace en un clima caluroso. La atmósfera es calurosa en verano. Casi siempre entra la pasión en las disputas acaloradas
José Joaquín de Mora
cálido
Traducciones

caluroso

chaud

caluroso

חם

caluroso

뜨거운

caluroso

ร้อน

caluroso

ADJ [día, tiempo] → warm, hot; [recibimiento] → warm, enthusiastic; [aplausos] → enthusiastic
Ejemplos ?
Los edificios enterrados o semi enterrados, aprovechan la inercia térmica de la tierra que los rodea, estabilizando la oscilación térmica. Por ejemplo la que se presenta en las mañanas frías y tardes calurosas.
Tanto, que en una sola noche de fiesta playera, se han llegado a reportar hasta 10,000 personas concentradas a la orilla del mar solo por disfrutar de las noches calurosas.
Los colores y las formas en cautividad son diversas y variopintas debido a los cruces sucesivos y a la selección genética de los criadores. Los geckos leopardo viven principalmente regiones calurosas y con grandes variaciones de temperatura día-noche.
Con cumbres nevadas a más de 5.000 metros de altitud con las temperaturas bajo cero como el Nevado del Huila, el Nevado del Tolima, y le pertenecen el Parque Nacional Natural Las Hermosas, Parque Natural Nevado del Huila, y zonas calurosas, en amplios valles por debajo de los 400 metros de altitud que alcanzan valores térmicos superiores de 40 grados C.
En agosto se suceden tardes calurosas y fuertes tormentas eléctricas, septiembre y octubre son lluviosos y relativamente frescos (21-31 °C) y noviembre y diciembre algo más secos, ventosos, despejados y son los meses con clima más agradable.
El clima es privilegiado, en el sentido de que el sol brilla durante casi todo el año; las tardes son calurosas, pero las noches son heladas y el frío se hace sentir con fiereza en la madrugada, hasta que los primeros rayos del sol nuevamente vuelven a abrigar el cuerpo.
"gazpacho" (237) Su origen geográfico está ligado a las regiones españolas más calurosas, donde los trabajadores del campo necesitaban un plato barato que cumpliera sus necesidades nutricionales en un clima tan riguroso.
Gran parte de Arizona tiene un clima árido o semiárido. Estas regiones reciben menos de 40 centímetros de lluvia al año, siendo muy calurosas en verano y suaves en invierno.
El clima continental húmedo aparece en el noreste del país y en las zonas de transición entre el clima seco y el subtropical húmedo; las precipitaciones son menos abundantes —entre 500 mm y 800 mm anuales—, y las temperaturas son calurosas en verano y muy frías en invierno, por la influencia del anticiclón siberiano.
Y por las tardes calurosas, la palabra de Don Antonio Gutiérrez deleitaba la ingenuidad de sus hijos al contarles historias que habían sido reales, pero eliminadas en sus lobregueces por la fantasía: Deben amar estas aguas, estas tierras, estos cielos, estos aires, este sol, porque aquí es donde hemos vivido y donde han nacido ustedes y también, con esa misma devoción han de recordar por siempre un lugar, distante cuyas regiones habitaron sus abuelos, más allá de los montes y los ríos, más allá...
o esperaba, por cierto, Paco el Churumbela la acogida que iba a tener, y riente y satisfecho, como hombre a quien la dicha sonríe perpetuidad, penetró gallardamente en su cubril, arrojó también gallardamente el sombrero sobre la cama, que incitaba al reposo con su tersa superficie, su colcha limpísima y sus nítidas almohadas, y tras dejar escapar un suspiro de satisfacción al encontrarse en aquel su nido, que hablaba muy alto de las dotes de mujer pulcra y hacendosa que adornaban a Rosario, sentóse en la vieja mecedora donde solía dormir sus siestas en las tardes calurosas del estío.
Y fue que una noche, que por ser de las calurosas del verano...