calomelanos

(redireccionado de calomelano)

calomelanos

(Del gr. kallos, bello + melas, negro.)
s. m. pl. FARMACIA Cloruro de mercurio que se usaba como purgante y colerético. calomel

calomelanos

 
m. pl. Calomel.
Ejemplos ?
La fase acuosa en contacto con el mercurio y el cloruro de mercurio (I), (Hg 2 Cl 2, "calomelano", es una disolución saturada de cloruro de potasio en agua.
El bicloruro de mercurio o sublimado corrosivo y el oxicianuro de mercurio han sido muy empleados como antisépticos de acción local; el cloruro mercurioso o calomelano, empleado como laxante, puede convertirse en sublimado por acción de los alcalinos y cloruros del organismo; los derivados orgánicos se utilizan como diuréticos y tienen reducida toxicidad.
Como en el caso del mercurio, la formación de un enlace metal-metal resulta en una especie diamagnética sin electrones desapareados, lo que la hace muy reactiva. El cinc(I) solo se conoce en fase gas en compuestos como el Zn 2 Cl 2, lineal, análogo al calomelano.
Es muy corrosivo y altamente venenoso. Cloruro de mercurio (I) o calomelano (Hg 2 Cl 2): compuesto blanco, poco soluble en agua. Se ha usado como purgante, antihelmíntico y diurético, y el cloruro de mercurio (II), sublimado corrosivo, empleado como desinfectante.
La experiencia le llevó a oponerse al uso indiscriminado de calomelano y opio en el tratamiento del cólera, a favorecer el uso de laxantes y a evitar el uso de astringentes.
El cloruro mercurioso, también llamado calomelano o cloruro de mercurio (I) es un compuesto inorgánico de fórmula Hg 2 Cl 2. El nombre calomelanos parece provenir del griego καλος (bello) y μέλας, -ανος, (negro).
El enfermo era alimentado con caldos de puchero, algo de vino y chupaba gajos de naranja. También se usaba alcanfor, valeriana, calomelano y almizcle.
De repente, allá en una esquina divisa la ventanilla alumbrada de una pequeña botica, tras cuya puerta dormita seguramente el boticario, reclinado en una silla, después de haber vendido un papelillo de calomelano para un cólico y un frasquito con jarabe de ipecacuana para un niño con tos convulsiva.
El pobre hombre se da golpes de pecho y jura devolver la plata que ha recibido de sus parroquianos por el calomelano falsificado que está vendiendo desde hace tres meses.