calmado

(redireccionado de calmada)

calmado, -da

(kal'maðo, -ða)
abreviación
que se encuentra tranquilo El muchacho está calmado.
Traducciones

calmado

calm, quiet

calmado

calmo

calmado

klidný

calmado

rolig

calmado

ruhig

calmado

rauhallinen

calmado

calme

calmado

miran

calmado

落ち着いた

calmado

고요한

calmado

kalm

calmado

rolig

calmado

spokojny

calmado

calmo

calmado

lugn

calmado

ที่มีอารมณ์สงบ

calmado

sakin

calmado

bình tĩnh

calmado

平静的

calmado

ADJcalm
estar calmadoto be calm
sería mejor esperar a que las cosas estén más calmadasit would be better to wait until things have calmed down o are calmer

calmado-a

a. calm, serene.
Ejemplos ?
Miró en seguida atrás para calcular el camino recorrido, y a la vista de las rompientes, que la luz del día mostraba en toda su magnificencia, le produjo un vago temor y remordimiento: Comprendía, calmada ya la excitación del combate, que fue demasiada temeridad la suya al exponer su vida y la de la pequeñuela, desafiando en sus mismas fauces aquel abismo rugiente.
Y la lluvia batiendo su compás comienza de nuevo fuerte, calmada, violenta, bulliciosa, alternativamente, acompañando con sus tonos dulcísimos las vibraciones de dos corazones henchidos de amor y de zozobra.
Un día entró en calidad de presa una pobre vieja, más muerta que viva, y que lloraba amargamente.Nosotras las que estábamos detenidas como anarquistas fuimos a prestarle toda clase de consuelos, que bien los necesitaba. Calmada algún tanto, nos preguntó: - ¿Por qué están Vds.
Y allá mas tarde calmada La tormenta, y ya la aurora (21) Vecina al nublado oriente Se apagó la misteriosa Luz, y por postigo oculto Con precaucion previsora Bajó á la puente de Alcántara Un bulto de humana forma.
Y en esto salió a la plaza el primer toro, que dio cinco primorosas suertes al capeador de a caballo Esteban Arredondo, con lo que calmada un tanto la efervescencia popular, ya nadie pensó sino en los lances de la lidia.
El cura se hizo a un lado para dejar libre el paso, y con voz calmada contestó: -Gracias a Dios, señor obispo, que si llueven albardas no escapa su señoría ilustrísima de que lo toque alguna.
FILOCLEÓN: Entro después, abrumado de súplicas, y, calmada mi cólera, suelo hacer en el tribunal todo lo con­trario de lo que había prometido; pero escucho a una mu­chedumbre de acusados que en todos los tonos piden la absolución.
Hasta las dos de la madrugada vagó el viajero por las calles de Babilonia durmiente, esperando que despertase rugiendo como una tigresa bacanal, y observando, al contrario, su respiración a cada momento más calmada y tranquila.
Me dejé llevar por una mar calmada; el cielo era, asimismo, cargado de nubes negras, que casi siempre se resuelven en lluvia o en viento, pero pensé que podría recorrer las pocas millas que separan tu Partenope (antiguo nombre de Nápoles que después fue utilizado en el estilo poético) de Puteols, a pesar de estar el cielo inseguro y amenazador.
Dióle tres bati- das en el lomo el primero al segundo. Calmada la rabia, fué menester tres pruebas; pero el cenizo dijo que tenía que hacer, y se despidió cacareando.
Que el coronel, calmada la primera impresión, reflexionó que su orden de fusilar prisioneros en- carnaba mucho de injusticia y de ferocidad salvaje.
Mas los humanizados, de modo extraño, no sin-tieron temor alguno, por lo contrario, como nun-ca antes, fueron irguiendo el rostro calmada-mente, cual si aceptaran resignados el retorno a la esclavitud, pero al chocar la mirada morada, un poco triste, aunque serena, inconmovible, de los antiguos zombis con los Urbanianos, éstos gimieron con desesperación, doloridos.