califa

(redireccionado de califas)
También se encuentra en: Sinónimos.

califa

(Del ár. jalifa, sucesor de Mahoma.)
s. m. HISTORIA Jefe supremo del islam.

califa

 
m. Título de los príncipes sarracenos que, como sucesores de Mahoma, ejercieron la doble potestad religiosa y civil hasta el año 1922. Los califas constituyeron la máxima autoridad del mundo islámico en el terreno espiritual, político, judicial y militar, si bien delegaron la mayor parte de sus atribuciones. A partir del siglo VII residieron en Damasco y después en Bagdad. El de Córdoba fue independiente.

califa

(ka'lifa)
sustantivo masculino
historia título otorgado a los príncipes sucesores de Mahoma califa Muhammad II
Traducciones

califa

خليفة

califa

califa

califa

Kalif

califa

caliph

califa

kalifo

califa

calife

califa

califfo

califa

kalief

califa

Kalif

califa

Kalif

califa

Kalifi

califa

カリフ

califa

SMcaliph
Ejemplos ?
El primer califa (632-634) "Jalifa,خليفة" fue el suegro de Mahoma, Abu Bakr As-Sidiq, ابو بكر الصديق. Le sucedieron los califas Omar Ben Jatab عمر بن الخطاب, Otmán y Alí Ben Abu Talib, علي بن أبي طالب.
Así, se negaron a reconocer a quienes habían sucesivamente elegidos para desempeñar el papel de califas o sucesores del Profeta: Abu Bakr, Omar y Uthman.
Finalmente, en el año 1258, terminó la línea de los califas abasidas y su influencia en el islam suní, que ya no necesitaba de ellos.
Armenia, que en otros momentos se encontraba bajo control persa y bizantino, pasó en gran medida el poder de los Califas, que establecieron un emirato en la región.
Los califas de Damasco y primeros abbasíes fueron tolerantes hacia las antiguas religiones, perdurando en Persia las creencias zoroastrianas, monofisitas y nestorianas.
Tendencias contrarias a Damasco (chiismo, jariyismo, encontraron su amparo en la meseta irania, y acabaron interviniendo en la revuelta de 747 contra los omeyas. Los nuevos califas de Bagdad dependieron cada vez más de sus jefes militares, persas primero y turcos después.
Su cuerpo fue trasladado a la rawda del Alcázar de Córdoba, donde fue enterrado, como todos los emires y luego los califas omeyas.
Bajo los primeros califas, el país, muy alejado de los centros del poder (bien de La Meca o de Damasco), llevó una existencia política casi independiente, viviendo del comercio con la costa oriental africana.
Los musulmanes justifican este interés por la escritura arguyendo que la primera palabra que les fue revelada por Dios es el imperativo «lee» (iqrā '), que encabeza las primeras palabras que según la tradición dirigió Dios a Mahoma: La caligrafía empieza a desarrollarse más allá de su uso funcional con el calígrafo Abu Ali Muhammad Ibn Muqla (m. en 940), que fue visir de tres califas abbasíes.
En Egipto (مصر), el régimen fatimí ejercía su desarrollo muy lejos de los últimos califas abasidas. Simultáneamente, se produjeron las Cruzadas, un movimiento militar y religioso de la cristiandad latina u occidental que entre los siglos XI y XIII mantuvo una presencia territorial en la denominada Tierra Santa.
A partir del califa al-Mutasim (833-842), la dinastía abasida se debilita con el nuevo poder del ejército turco que empieza a demostrar demasiada influencia sobre los distintos califas, influencia que llega a ser muy peligrosa para el mantenimiento de éstos en el verdadero dominio.
Es el fin del poder político; el califa se mantiene como guía espiritual de los creyentes a partir de la muerte de al-Muktafil, en el 908. A partir de este momento puede decirse que los sucesivos califas se convirtieron en marionetas en manos de sus soldados turcos.