califal

Traducciones

califal

ADJcaliphal
la Córdoba califalCordova under the Caliphs, the Cordova of the Caliphs
Ejemplos ?
Los omaníes eligieron a su primer imán independiente en el año 751, cuando cayó el califato omeya de Damasco y la sede califal se trasladó a Bagdad.
Su eliminación coincidió con un momento de peligro para Abderramán: Ramiro II había roto el pacto que le obligaba a no prestar ayuda a los rebeldes zaragozanos, estos recibieron el socorro de los señores de Daroca y Calatayud —hasta ese momento fieles a Córdoba—, el conde de Barcelona había atacado la frontera califal y una tribu bereber asentada en la Marca Media se rebeló contra él.
Al-Tuyibí recibió el apoyo de sus vecinos los señores de Huesca y Barbastro, lo que alarmó al califa, que hizo que sus huestes destituyesen al caudillo oscense y hostigasen las tierras zaragozanas antes de marchar contra Osma. En la primavera siguiente, se lanzó una campaña contra los zaragozanos y el ejército califal rodeó la ciudad en junio del 935.
En el 950 recibió en Córdoba a una embajada enviada por Borrell II, por la que el conde barcelonés reconocía la superioridad califal y le pedía paz y amistad.
La Crónica anónima de al-Nasir resume así su reinado: El periodo califal (929-961) fue el más brillante de su reinado: logró someter a las marcas fronterizas a su autoridad, derrotar en diversas ocasiones a los fatimíes en el Magreb —aunque no eliminar esta amenaza— y dominar a los Estados cristianos del norte de la península, a pesar de los descalabros militares, en especial la grave derrota en Simancas.
A finales del siglo IX fue conquistada por el caudillo muladí Omar Ben Hafsún desde su base de Bobastro. Durante la etapa califal perteneció a la cora de Écija.
Cuando se habla de megalópolis conviene tener en cuenta la escala de época, antes del siglo XX lo más semejante a una megalópolis eran las grandes urbes metropolitanas como Roma, Alejandría, Kambalik, Constantinopla, Bagdad, Teotihuacan, la Córdoba califal española.
A los doce años, llegó a estar al frente de las tropas, por orden paterna. En el 941, se le nombró responsable de la recaudación, del Tesoro califal y de la acuñación de moneda.
Abderramán, que dirigió parte de la campaña personalmente, conjugó hábilmente la agresión militar con el perdón del caudillo local y la rebaja de impuestos a los habitantes de algunas localidades de la región para acabar dominándola. Parte las tropas vencidas se unieron además al ejército califal, robusteciéndolo.
En la época califal se construyó una red de fortificaciones que se convirtieron en istne (castillo en árabe) y luego en usu (red de castillos).
Fundó la ciudad palatina de Medina Azahara, cuya fastuosidad aún es proverbial, y condujo al emirato cordobés de su nadir al esplendor califal.
Era poco devoto, nada fanático y fue el omeya cordobés más tolerante en asuntos religiosos de todos los que ocuparon el cargo califal, lo que permitió que algunos cristianos y judíos desempeñasen destacados papeles durante su reinado.