calderoniano

calderoniano, a

adj. LITERATURA De Calderón de la Barca o de su obra la producción calderoniana.

calderoniano, -na

 
adj. Propio y característico del poeta Calderón de la Barca o parecido a cualquiera de sus dotes o cualidades.
Traducciones

calderoniano

ADJrelating to Calderón
héroe calderonianoCalderonian hero
estudios calderonianosCalderón studies
Ejemplos ?
Su obra, que destaca por su sutil inteligencia y por una profunda comprensión de la humanidad de sus personajes, puede considerarse un puente entre la primitiva comedia lopesca y el más elaborado drama calderoniano.
Los celos en el teatro calderoniano son de honor ofendido, y los celosos matan sin besar como Otelo, sin amor, por conclusión de silogismos y en frío, y las veces por meras sospechas, y aun sabiendo inocente á la mujer « sólo por razón de estado » como « el labrador más honrado », García del Castañar: « A muerte te ha condenado mi honor, cuando no mis celos, porque á costa de tu vida de una infamia me preservo.
Por instinto lo cerró, ocultando en el secreto los papeles malditos. Así que desaparecieron, sintió que su ira, de pronto, se calmaba y se abatía su valor, su resolución de héroe calderoniano.
El didactismo á que propende esta misma literatura suele por su parte resolverse en rosario de sentencias graves, en sarta sin cuerda á las veces. En el teatro calderoniano se revela de bulto esa suerte de ver los hechos en bruto y yuxtapuestos por de fuera.
Emilio Carilla, en "El Gongorismo en América", ha opinado que Evia fue el menos gongorista de los poetas del Ramilete, por su numen mas bien Calderoniano y en consecuencia lo cataloga mas conceptista que sus compañeros.
Su personaje más conocido es el desgarrado Segismundo de Polonia de La vida es sueño, considerada como la pieza cumbre del teatro calderoniano.
Mediado el XVII Francisca, al parecer indispensable haciendo el papel de gitana en el drama del calderoniano Antonio de Solís y Rivadeneyra Amor y obligación, y estándose representando éste en el Coliseo de Palacio en los días previos al Corpus, abortó como resultado del ajetreo de idas y venidas a la corte y los habituales calores de finales del mes de junio en Madrid.
Asistió a los congresos del Coloquio Anglogermano sobre Pedro Calderón de la Barca y publicó un libro sobre el auto sacramental calderoniano: Thematische Untersuchungen zu dem vor Calderonischen Auto Sacramental (Ginebra: Droz, 1974), así como otras numerosas monografías, críticas y artículos de investigación.
Destacan algunos pasajes de gran altura, como el primer debate dialéctico entre el Demonio y Cipriano, que es capaz de sostener con argumentos la existencia del Dios verdadero ante el mágico maligno; las décimas basadas en la diseminación y recolección (tan propias del arte calderoniano, al modo del más conocido monólogo de Segismundo en La vida es sueño), en que Cipriano alaba la hermosura de Justina o la tentación de esta y su defensa ante el diablo, que fue traducida al inglés por Shelley.
En un auto sacramental calderoniano, el personaje alegórico de La Culpa aparece "vestida a lo bandolero, con capa gascona, montera, charpa y pistolas" en lo alto de una montaña.
Sobre Lorca influyen también el drama modernista (de aquí deriva el uso del verso), el teatro lopesco (evidente, por ejemplo, en el empleo organizado de la canción popular), el calderoniano (desmesura trágica, sentido de la alegoría) y la tradición de los títeres.
Así, Martes de Carnaval hace referencia a varios disfraces de Marte, o varios Marte celebrando el carnaval. Desde el título queda claro el espíritu esperpéntico de la obra y la crítica al honor en sentido calderoniano.