calavera


También se encuentra en: Sinónimos.

calavera

(Del lat. calvaria, cráneo < calvus, calvo.)
1. s. f. ANATOMÍA Parte del esqueleto que corresponde a la cabeza. cráneo
2. ZOOLOGÍA Mariposa de cuerpo grueso y alas estrechas que tiene en el dorso un dibujo parecido a un esqueleto de cabeza.
3. s. m. coloquial Hombre de poco juicio y de vida desordenada. libertino
4. Perú Depósito para el reparto y repección de agua.
5. Méx. Cada una de las luces traseras del automóvil y las pantallas de plástico que las cubren.
NOTA: Nombre científico: (Acherontia atropos.)

calavera

 
f. Parte del esqueleto que corresponde a la cabeza.
m. fig.Hombre de poco juicio.
Hombre de vida licenciosa.

calavera

(kala'βeɾa)
sustantivo femenino
1. anatomía conjunto de huesos que conforman la cabeza Encontraron una calavera prehistórica.
2. zoología mariposa de alas anchas y dibujo en forma parecida a este conjunto de huesos La calavera es ancha y peluda.
3. hombre vicioso Ese es un calavera, todo el día de fiesta.
Sinónimos

calavera

sustantivo masculino
1 perdis (col.), perdido, vicioso, tronera, bala perdida, libertino.
Se refieren a personas que llevan una vida irregular.
sustantivo femenino
Traducciones

calavera

skull

calavera

Totenkopf

calavera

bambocheur, tête-de-mort

calavera

череп

calavera

schedel

calavera

crânio

calavera

الجمجمة

calavera

czaszka

calavera

κρανίο

calavera

череп

calavera

lebka

calavera

頭蓋骨

calavera

두개골

calavera

skalle

calavera

A. SF
1. (Anat) → skull
2. (Méx) (Aut) → tail-light, rear light
3. (Entomología) → death's-head moth
B. SM (= juerguista) → reveller; (= locuelo) → madcap; (= libertino) → rake, roué; (= canalla) → rotter (anticuado), cad (anticuado), heel (anticuado)

calavera

f. skull.
Ejemplos ?
Tornóle el padre a sus brazos y perdonó en conclusión, que al cabo los hijos son de las entrañas pedazos. Tornó a ser, pues, lo que era; y quedaron finalmente el padre tan indulgente y el hijo tan calavera.
Contempló su interior un breve instante Genaro, y a partir se disponía, cuando delante de sus pies vacía, de la nada humanal lección severa, destroncada en el polvo halló una solitaria calavera.
Para qué más lamentos de vidente en las horas del encuentro, si vislumbro lo que ruegan las hormonas en el rito exultante de sus bromas… Acepto los pasos que me agrietan y basta de más tretas… Conozco los momentos del discurso… sus sonrisas que crecen de existencias y las últimas piruetas de una muerte tan dulce que nos lleva, calavera, hacia la sombras de una luz agónica que se finge duradera.
¡Qué pueblo de pecadores trascendentales el que acierte a poner el gorro de cascabeles en la amarilla calavera que llenaba de meditaciones sombrías el alma de los viejos ermitaños!
Fué á principios de 1605 cuando apareció en Madrid el Ingenioso hidalgo y ya en el año anterior, habían profusamente circulado, en Sevilla, coplas de cabo roto. Fundador de ese género singular de metriftcación truanes- ca, fué un poeta calavera, que tuvo trágico fin.
Luego le cortaron la cabeza, descuartizaron el tronco, y du- rante muchos años se conservó su calavera en una jaula de hierro, en uno de los pueblos de Venezuela.
-En verdad que esto es extraño -murmuró Lope, mirando al farolillo, que espontáneamente había vuelto a encenderse y se mecía con lentitud en el aire, derramando una claridad trémula y extraña sobre el amarillo cráneo de la calavera colocada a los pies del Cristo.
-Tú necesitar cabeza. Tú fotografiar. Tú conservar luego calavera en tus armarios... Yo mondo calavera y doy a ti. Después me dijeron en la Embajada que Muley había hecho perfectamente, porque sólo ejemplos de castigos duros previenen las agresiones en aquella tierra...
Afírmó el monecipio que no había tal cosa, y en esto llegó el dómine de la escuela y aseguró que tenía costancia y esistencia de que en la sepoltura señalada por nusotros no podía haber otra cosa que el telar, o calavera en hueso puro y líquido de un rocín de cría; que por más señas el rocín fue suyo y se le desgració rondando con una cargo, de maíz que llevaba al molino en compañía de su sobrina Nestasia, por mal mote la Polida, a causa de estar en pocas carnes siempre y algo baja de color.
¡Tendría una bata de casa, una boina vasca, zapatillas de terciopelo azul! E incluso contemplaba en su chimenea dos floretes en forma de aspa, con calavera y la guitarra por encima.
En el centro, el nicho de San Roque, en cuyas alas de escaparate estaban pintados en la parte interior -y no por Vásquez seguramente- una Santa Rita muy escurrida y tocada y un San Pedro Alcántara, muy esqueletudo y miedoso, con tamaña calavera en una mano.
Decir que llegó a Italia, como dice, Sin añadir más dél, es un exceso De historiador sin seso; Porque si al menos naufragar le hiciera, Bien la historia en naufragio concluyera. Pero sólo nos dijo: «A Italia fue», de donde yo colijo Que fue este historiador un calavera.