calamidad

(redireccionado de calamidades)
También se encuentra en: Sinónimos.

calamidad

(Del lat. calamitas, plaga.)
1. s. f. Infortunio o suceso desgraciado que causa pérdidas o sufrimientos a muchas personas durante la huida sufrieron continuas calamidades. catástrofe, desastre
2. coloquial Persona muy torpe o muy distraída que tiende a hacerlo todo mal es una calamidad, todo lo que toca lo rompe. inepto
3. coloquial Cosa muy mal hecha o llena de defectos. desastre

calamidad

 
f. Desgracia o infortunio que alcanza a muchas personas.
fig.Persona desdichada por su falta de salud, o insoportable por su torpeza o descuido.

calamidad

(kalami'ðað)
sustantivo femenino
1. adversidad que padece alguien Ese accidente fue una calamidad para su vida.
2. persona torpe o incapaz de ciertas habilidades Es una calamidad para el trabajo de oficina.
Sinónimos

calamidad

sustantivo femenino
Traducciones

calamidad

calamité

calamidad

Calamity

calamidad

재앙

calamidad

katastrof

calamidad

SF (= desastre) → calamity, disaster; (= persona) es una calamidadhe's a dead loss
estar hecho una calamidadto be in a very bad way
¡vaya calamidad!what terrible luck!
Ejemplos ?
iudadanos: Infeliz del magistrado que autor de las calamidades o de los crímenes de su Patria se ve forzado a defenderse ante el tribunal del pueblo de las acusaciones que sus conciudadanos dirigen contra su conducta; pero es dichosísimo aquel que corriendo por entre los escollos de la guerra, de la política y de las desgracias públicas, preserva su honor intacto y se presenta inocente a exigir de sus propios compañeros de infortunio una recta decisión sobre su inculpabilidad.
No os lamentéis, pues, sino de vuestros compatriotas que instigados por los furores de la discordia os han sumergido en ese piélago de calamidades, cuyo aspecto sólo hace estremecer a la naturaleza, y que sería tan horroroso como imposible pintaros.
En el nombre de Dios Todopoderoso: Los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América, animados de un sincero deseo de poner término a las calamidades de la guerra que desgraciadamente existe entre ambas Repúblicas, y de establecer sobre bases sólidas relaciones de paz y buena amistad, que procuren recíprocas ventajas a los ciudadanos de uno y otro país, y afiancen la concordia, armonía -- y mutua seguridad en que deben vivir, como buenos vecinos, los dos pueblos; han nombrado a este efecto sus respectivos plenipotenciarios, a saber: el Presidente de la República mexicana a don Bernardo Couto, don Miguel Atristain, y don Luis Gonzaga Cuevas, ciudadanos de la misma República; y el Presidente de los Estados Unidos de América a don Nicolás P.
Los excelentísimos Gobiernos de Catamarca, Córdoba, San Luis, Mendoza y la Rioja, convencidos de la necesidad de establecer la paz y tranquilidad general en la República, estrechando la amistad y relaciones fraternales entre todos los pueblos, para preservarlos de nuevos desastres y calamidades, han venido en nombrar el primero en calidad de agente diplomático cerca del gobierno de Córdoba, a don Enrique Araujo; el segundo, en comisión, a su ministro de Relaciones Exteriores, doctor don Juan Antonio Saráchaga; el tercero, a don José María Bedoya; el cuarto, al doctor don Francisco Delgado, y el último, a don Andrés Ocampo; los que habiendo canjeado sus poderes y encontrándolos suficientes y en bastante forma, han acordado los artículos siguientes: Art.
No obstante, como siempre, imagínate que las florecillas son devoradas por las alimañas y las lenguas viperinas de los infieles y malagradecidos criados, despedidos por inmorales, osan murmurar verdaderas calamidades, odiosas afirmaciones, calumnias execrables e impías.
Las cosas prósperas suceden a la plebe y a los ingenios viles: y al contrario, las calamidades y terrores, y la esclavitud de los mortales, son propios del varón grande.
¿Qué nos esperaba aún? El viaje emprendido bajo funestos auspicios había sido rico en sobresaltos y calamidades. No veíamos la hora dé abandonar ese buque infortunado, con su pequeño comedor sombrío, sus camarotes de maderas oscuras y las negras chimeneas entre las que revoloteaba la mala suerte.
Articulo 37.- Se exceptúa el caso de gastos destinados a atender necesidades impostergables derivadas de calamidades públicas, en la forma que defina la Constitución.
Y en esto se podrá echar de ver, señora mía, las calamidades que por mí han pasado, pues con ser quien soy, he venido a ser masara de españoles, a quien ellos llaman ama; aunque a la verdad no tengo de qué quejarme de mis amos, porque son unos benditos, como no estén enojados, y en esto parecen vizcaínos, como ellos dicen que lo son.
Igualmente sabrá vuesa merced cómo todas las vísperas de alboroto, que según parece va a ser el pan nuestro de cada día, se deberán afeitar como la palma de la mano todos los que tengan bigote, por ser incompatibles estos cuatro pelos con el orden y la libertad racional. Efectivamente que muchas de sus calamidades le vienen al hombre de no saber echar pelillos a la mar.
Si lo redujo a la arismética de la cobardía, y juzgó por muchas muertes muchos días de vida sujetos, y quiso antes una que muchas, quien se confiesa medroso de vivir sujeto, ¿cómo calificará el matarse de miedo de no sujetarse? Confiésase indigno de las defensas del sufrimiento invencible, despreciador de calamidades.
Que en él fué delirio al cabo Lo que al principio coraje, Y la sed de su venganza Degeneró en insaciable. Era su presencia agüero De horrendas calamidades, Y era su nombre un conjuro De desventuras y males.