caló


También se encuentra en: Sinónimos.

caló

(Voz gitana.)
s. m. LINGÜÍSTICA Lengua o dialecto de la etnia gitana.

caló

 
m. ling. Habla o dialecto de los gitanos de la península Ibérica. (V. gitano.)
Habla arrabalera o de suburbios. (V. jerga.)
Sinónimos

caló

sustantivo masculino
Traducciones
Ejemplos ?
La primera dificultad que existe al acercarse a este término es averiguar los límites que presenta con el caló o lengua propia de los gitanos españoles.
Se ha de tener en cuenta que la germanía originalmente, ni debe ser considerada jerga ni proviene directamente del latín (aunque sí de una lengua de raíz latina) y su trayectoria es mucho más amplia, terminando su deriva en el caló gitano.
Tampoco caló bien en su patria, ya que Servet tuvo la osadía de enviar una copia al obispo de Zaragoza, quien no tardó en solicitar la intervención de la Inquisición.
Aunque no se haya formado una sociedad única, gitano-delincuente, la lengua señala esta unión, ya que en la actualidad puede afirmarse que la germanía no se conoce con tal nombre, sino con el de caló jergal.
Cabría preguntarse si, dentro del campo de las jergas la germanía o el actual caló jergal está más cerca de las llamadas jergas técnicas o de los argots crípticos.
Romero Gualda, Germania (lingüística). B. Barsealy Dávila y Pérez, Apuntes del dialecto “caló” o gitano puro, Madrid 1943. L. Besses, Diccionario de argot español, Barcelona.
Apolo se rebujó en una capa astrosa que al paso le prestó un proyectista, y se caló hasta las cejas un bonete de doctor, para no ser de nadie conocido.
¿Valía más que viviese? Estremeciéndose de frío moral, Revenga subió el cuello del gabán y caló el sombrero. Desolación inmensa caía sobre su alma.
De ordinario usaba un lenguaje especialísimo, un caló, digámoslo así, que en nada se parecía al de los demás marinos de la tierra, entre quienes es cosa corriente aplicar a todo el tecnicismo náutico.
Tanto era su espanto que ni se atrevían a hablar ni a volver la cabeza. Para colmo de males cayó un chaparrón que les caló hasta los huesos.
Era cosa de caérsele a uno la baba el oír a dos marinos hablar entre sí en el caló, cuyas muestras he presentado; y si la conversación versaba sobre costumbres de lejanos países, como la costa de África, adonde iban algunos, o Sierra-Leona, adonde los llevaban los cruceros ingleses, había para desternillarse de risa.
Viendo pues que igualmente les quedaba 630 para el lugar a ellas de camino lo que al Sol para el lóbrego Occidente, cual de aves se caló turba canora a robusto nogal que acequia lava en cercado vecino, 635 cuando a nuestros Antípodas la Aurora las rosas gozar deja de su frente, tal sale aquella que sin alas vuela hermosa escuadra con ligero paso, haciéndole atalayas del Ocaso 640 cuantos humeros cuenta la aldehuela.