caja de caudales

Traducciones

caja de caudales

safe

caja de caudales

cassaforte
Ejemplos ?
Daba al jardín y estaba provisto de una caja de caudales fija en la pared, justo encima de la chimenea; Canto es así, que me preguntaba cómo harían los deshollinadores para poder pasar por detrás cuando necesitaran limpiarla.
¡Ah, si el Consejo hubiera podido recaudar los millones que la imaginación aterrorizada de la burguesía deposita tan generosamente en la caja de caudales de la Internacional!
Cerrajería, Cerrajero…, Cerrojo... ¡Magnífico! Llevo en este apellido una caja de caudales, de esas que se disparan solas contra los ladrones. Caracoles...
En el suelo una pirámide de cribas de agujeritos menudos; en el fondo una caja de caudales, de hierro y acero, destinada a encerrar las perlas de noche.
Queda suyo afectísimo, etc., Muy afectado, pero con una viva satisfacción, mister Micawber dobló su carta y se la entregó a mi tía con un saludo, como si fuera un documento que le agradase guardar. Había allí, como ya lo había notado en mi primera visita, una caja de caudales, de hierro.
Y lo que yo le voy a decir al pueblo de Cuba hoy es que no, lo que voy a decir al pueblo de Cuba es que las revoluciones no pueden depender de un hombre, que el destino de los pueblos no puede depender de un hombre, que las ideas justas no pueden depender de un hombre y, además, ¡que los líderes no nos podemos meter en una caja de caudales!
Como curiosidad, mencionar que corría la fama que el conde Pedro II de Urgel (1340-1408) tenía en su castillo de Castelló de Farfaña una caja de caudales repleta de piezas de oro, encajadas con tanta presión que invitaba a quien pudiera sacar alguna con los dedos, a quedarse con ella.
¿Que corremos riesgos? ¡Ah!, bueno, pero para eso estamos aquí, no vamos a venir ahora a ponernos en una caja de caudales nosotros para protegernos.
Era muy amplio y luminoso, con una abertura en el techo llamada compluvium por donde entraba la luz, el aire y la lluvia, que correspondía a una pila rectangular llamada impluvium, destinada a recoger el agua de la lluvia. En él se hallaban el lararium (altar doméstico) y la caja de caudales familiar.
Para preservar el secreto, las pruebas y trabajos del día son cerrados por Loewy en un caja de caudales, y aplicaba mismo su huella de su pulgar.
Por lo general son fabricadas en un metal extremadamente resistente; suelen ser muy pesadas y constan de un sistema de cierre que solo se puede abrir mediante claves secretas, y estas claves pueden cambiarse para preservar más aún la seguridad. Una versión menos segura (sólo adecuada para caja menor) se llama una caja de caudales.
Algunos de ellos, como un conjunto de rojos sillones de jacarandá, un escritorio de caoba, una cómoda y una caja de caudales, forman hoy el mobiliario del museo que funciona en la casa histórica de Caseros, dentro del predio del Colegio Militar en El Palomar.