Ejemplos ?
Obliga a una hija a cagarse en la boca de su madre y a limpiarse el culo con las tetas de su madre; después él come los excrementos en la boca de aquella madre y luego hace cagar a la madre en la boca de su hija, donde también va a comerse la cagada.
Quiere que el hermano defeque sobre el coño de su hermana, y él come la cagada, después la hermana ha de cagarse en la boca de su hermano, y él se come el producto.
En consecuencia, la queman en los brazos y en los muslos en seis lugares, le arrancan dos dientes, la azotan, obligan a Jacinto, que la ama y que es su marido según las disposiciones voluptuosas de las que se ha hablado antes, lo obligan, digo, a cagarse en la boca de Fanny y a ésta a comerse los excrementos.
Sólo queda cagarse en los lirismos cada vez que nos dan ganas de puñetas lexicales y ascender al trono de concretos poemas y pedantes hilos negros que en sus tretas pretenden innovar lo muerto del residuo con maromas de arcaísmos mesolíticos.
Maestro en el arte de lidiar con la escatología escribió El Madrigal del Pedo cuyos versos finales son “Cáguese, pues sin cuidado,/ que ahogar el culo es de necio,/ y que cuando es más sonado/el pedo no tiene precio./ Por cumplidos no lo haga/ y cáguese en donde esté,/ porque si usted no se caga/ pueden cagarse en usted./ Y después que haya aflojado/ dígale al pedo: “¡Bendito!”/ y que siempre sea loado,/ si es que es pedo y no es pedito”.