cafeto

(redireccionado de cafetos)

cafeto

s. m. BOTÁNICA Árbol rubiáceo de flores blancas situadas en la axila de las hojas y fruto en drupa roja, cuya semilla es el café.
NOTA: Nombre científico: (Coffea.)

cafeto

 
m. bot. Planta rubiácea (gén. Coffea), de hojas opuestas y persistentes, flores blancas y fruto en baya.
Traducciones

cafeto

Kaffee

cafeto

coffee

cafeto

caffè

cafeto

café

cafeto

кофе

cafeto

koffie

cafeto

café

cafeto

القهوة

cafeto

kawa

cafeto

καφέ

cafeto

кафе

cafeto

咖啡

cafeto

咖啡

cafeto

káva

cafeto

kaffe

cafeto

קפה

cafeto

コーヒー

cafeto

커피

cafeto

kaffe

cafeto

SMcoffee tree
Ejemplos ?
(bis):;I:Enclavada entre el monte y la sierra:Y entre aromas de flores y plantas:Surge Guática, próspera tierra:con orgullo, firmeza y pujanza.:Noble cuna de humildes ancestros:Descendientes de Guaticaman:Que empuñaron el pico y la azada:Y fundaron la gran heredad.:;II:Gamorrá majestuoso se impone:Extendiendo al confín su mirada:Descubriendo frondosas regiones:Recogiendo el olor de sus plantas.:Es indicio de nuestra grandeza:Un jardín de cebolla y cafetos:Y variados frutales que expresan:La riqueza triunfal: nuestro suelo.
Gutiérrez, Salustiano Clavijo e hijos, Santos Calvo y Claudio Arteaga, todos con sembrados de 20.000 árboles; Manuel Soto, poseedor de “El Espejo” con 15.000 árboles; Bernabé García en cuyo campo “Aguadita” prosperaban 12.000 cafetos; e Ignacio García y José Escalante, con un floreciente cafetal de 20.000 árboles en su finca La Florida.
La mano de obra que trabajaba en los cafetales era en su mayoría indígena oriunda de Los Altos de Chiapas y de Guatemala. Esta se encargaba principalmente de recolectar los granos maduros de los cafetos en tiempos de cosecha (setiembre-diciembre).
En lo que a poblaciones naturales se refiere, es extremadamente común en forestas no intervenidas, es común encontrarla naturalizada en zonas cultivadas (cafetos entre otros), así como es abundante en áreas verdes urbanas en donde incluso puede crear grandes colonias.
El cultivo del café se convirtió en una opción muy atractiva para los campesinos, en la medida que ofrecía la posibilidad de hacer uso permanente e intensivo de la tierra, puesto que permitía alternar los cafetos con otros cultivos de pan coger, básicos para la subsistencia.
A causa de su baja altitud y pocas lluvias, las principales cosechas cultivadas en las laderas más altas del monte Kilimanjaro (bananos y cafetos) no prosperan bien en la ciudad, por lo que las afueras de Moshi cuentan con extensas granjas de maíz y alubias, cultivados anualmente durante la temporada lluviosa (masika).
El sector agrícola también sufrió pérdidas debido a la tormenta, en particular cerca del lugar donde Irene tocó tierra. Los intensos vientos arrancaron cultivos y numerosas plantaciones de bananos y cafetos padecieron daños menores.
Sin embargo su hábito de crecer bajo bajas densidades y la desaparición de la “Mata atlántica” de Espíritu Santo a favor de cultivos (principalmente cafetos), destinaron a la especie a la virtual extinción en Espíritu Santo.
Ello también dio como resultado que se haya talado la flora y sembrado árboles de café, así como plantado otros para proporcionar sombra a los cafetos.
Aquí se reagrupan las especies características de los medios áridos de las Américas, África meridional y Madagascar: cactus, euphorbia, Agave y también aguacates, cafetos o papayas.
Asentada sobre la esplendida meseta del Quinimarí, luce como una esmeralda en los repliegues de la montaña andina, acariciada por las brisas que, desde el Páramo, descienden hasta el valle donde el hilo plateado del río murmura notas musicales y contribuye junto al rey de los astros, en el amanecer abrir los capullos de los cafetos.
Le Normand consiguió cultivar doce cafetos de cuatro metros de alto en el invernadero del jardín, así que Luis XV pudo servir café del cultivo de su propio huerto.