cafetal

(redireccionado de cafetales)

cafetal

s. m. AGRICULTURA Plantación de cafetos los cafetales cubrían las laderas de las colinas.

cafetal

 
m. Sitio poblado de cafetos.
Traducciones

cafetal

coffee-plantation

cafetal

caféière

cafetal

cafezal

cafetal

SM
1. (= plantío) → coffee plantation
2. (CAm) (= árbol) → coffee tree
Ejemplos ?
Jipijapa se convirtió entonces en una zona cafetera, productora y exportadora, tomando en cuenta que comprendía toda el área del sur de Manabí incluyendo los cantones de Paján y Veinticuatro de Mayo. El boom del café declinó con la caída de los precios internacionales y la pérdida de los cafetales a finales del siglo XX.
Sus frondosos cafetales mantienen el pueblo arraigado a las viejas y queridas tradiciones de pueblo cafetalero, sencillo y trabajador, amante de la naturaleza y de la rica cultura puertorriqueña.
La carretera Zacapoaxtla-Cuetzalan cruza el valle y sube a la Cumbre de Apulco, punto culminante de esta sierra, para luego descender bruscamente hacia las planicies costeras, donde la vegetación se vuelve tropical, con frondosas palmeras, impenetrables matorrales y tupidos grupos de helechos que crecen en las laderas de los cerros. Más abajo, la extensión de los cafetales es impresionante.
Ave Departamental: El pájaro campana, Tucán o Picón. Cafetales, Hortalizas, Granos Básicos, Turismo de Naturaleza, pueblos, Selva y Agroturismo.
canephora también han mostrado resistencia. Con estas variedades se intenta hacer híbridos y/o cafetales mezclados como medida de control.
TOPOGRAFÍA DE LA CIUDAD.- Sobre una localidad de suave declive, que baja hasta el Río de su mismo nombre, en medio de vistosos Barrios nutridos de población, que se esconden como alegres chiquillas por entre el furor de sembríos de cañaduzales, cafetales, aguacates, limoneros, pomarrosas, y a lo largo de un Valle abigarrado, promisorio de fructificación subtropical, se levanta la Ciudad de Pinas, con sus múltiples construcciones blancas, bajo un inmenso cielo azul por las mañanas; encerrada por una cadena de montañas y cerros, que estrecha con lujuria clorofílica su determinismo geográfico y significan la unión fraternal de los espíritus de ese colmenar de abejas humanas, que no sienten cansancio ni dan tregua a su ingeniería de progreso.
Detrás del fugitivo, penetraron todos en los fundos que están al norte del pueblo. La cáfila ululante corrió por los cafetales, al principio en una verdadera fuga de locos.
Abrumándolo con sus gritos de muerte, casi lo tocaban ya con las manos, cuando él, derribando a uno de un puñetazo, y dando a la derecha un salto inverosímil, se internó en los grandes cafetales nuevamente.
Tal parece que el contacto con la lozanía del paisaje de su tierra en su primera infancia fue primordial para su vocación poética y penetró tenuemente en el alma cándida y exquisita de la niña que con ojos admirados se pasaba contemplando el esplendor del medio natural: palmares, cafetales, huertos, riachuelos y a su vez escuchaba curiosa las pláticas de sus mayores sobre la vida humana.
Hace unos dos años, en 1992, cuando recorría comunidades haciendo las reuniones para ver si se empezaba la guerra o no, me llegué hasta el pueblo del viejo Antonio. Me llegó a alcanzar Antonio hijo y atravesamos potreros y cafetales.
Las aguas de su río, con sus salmos de cascadas y pájaros, van besando cariñosamente a su pueblo. Pueblo que es promisión de colores, de frutos y de enormes plantíos de tabacales y cafetales.
Es realmente estimulante al contemplar la fecundidad que sigue al Jubones, con playas bien cultivadas de árboles frutales, bananeras, cañaduzales, cafetales y cacaotales, que han dado al hombre de estas comarcas una vida abundante, rica en paz y honra y dignificada por el trabajo creador de la riqueza provincial.