café


También se encuentra en: Sinónimos.

café

(Del turco kahué < ár. qahwa.)
1. s. m. Bebida de sabor amargo y color oscuro, marrón casi negro, hecha con la semilla del cafeto tostada y molida pidió un café cargado.
2. BOTÁNICA Cafeto, arbusto.
3. BOTÁNICA Semilla de este arbusto.
4. COMERCIO Establecimiento público en que se sirve este tipo de bebida.
5. Amér. Merid. Reprimenda.
6. Méx. Disgusto o berrinche.
7. café cantante MÚSICA Establecimiento en el que se interpretan canciones de carácter frívolo.
8. café capuchino El que se sirve con crema de nata y chocolate.
9. café con leche Mezcla de ambas sustancias en proporción variable.
10. café cortado El servido con una cantidad muy pequeña de leche.
11. café descafeinado Aquel al que se ha extraído la cafeína.
12. café escocés El que se sirve con whisky escocés.
13. café exprés El obtenido al pasar el agua hirviendo a presión por el grano molido.
14. café irlandés El que se hace con whisky irlandés, azúcar y crema de nata espesa y fría.
15. café teatro TEATRO Local público en el que se representan obras teatrales cortas.
16. café vienés El que se sirve con nata.

café

 
m. bot. y econ. Semilla del cafeto. El llamado café verde en el comercio es la semilla separada de la pulpa y secada al sol.
Bebida hecha por infusión con la semilla del cafeto tostada y molida.
Establecimiento donde se bebe café y otras bebidas o comidas.

café

(ka'fe)
sustantivo masculino
1. botánica semilla del cafeto plana y acanalada granos de café
2. infusión que se hace con la semilla tostada y molida café caliente
3. establecimiento donde se vende y consume la bebida el café de la esquina
Sinónimos

café

sustantivo masculino
adjetivo
Traducciones

café

coffee, café, coffee shop, brown, coffee‐house, caff

café

кафе

café

cafè

café

káva, kavárna

café

caffè

café

café, kaffe

café

kahvi, kahvila

café

kafić, kava

café

カフェ, コーヒー

café

카페, 커피

café

kafé, kaffe

café

café

café

kafé, kaffe

café

กาแฟ, ร้านกาแฟ

café

kafe, kahve

café

cà phê, quán cà phê

café

咖啡

café

קפה

café

SM
1. (Bot) (= bebida) → coffee
café caféreal coffee, coffee that really is coffee
café americanolarge black coffee
café cerrero (Andes) → strong black coffee
café completo (Cono Sur) → continental breakfast
café con lechewhite coffee, coffee with milk, coffee with cream (EEUU) (= homosexual) → queer, fag (EEUU)
café cortadocoffee with a dash of milk
café descafeinadodecaffeinated coffee
café en granocoffee beans pl
café exprésexpresso coffee
café heladoiced coffee
café instantáneoinstant coffee
café irlandésIrish coffee
café molidoground coffee
café negro(small) black coffee
café pintado (Andes) café quemado (Caribe) → coffee with a drop of milk
café soloblack coffee
café solubleinstant coffee
café tinto (LAm) → black coffee
café torrefactoroasted coffee
café tostadoroasted coffee
2. (= cafetería) → café, coffee shop
café cantantecafé with entertainment
3. (Cono Sur) (= reprimenda) → ticking-off
4. mal café estar de mal caféto be in a bad mood (CAm) → to be out of sorts
tener mal café (= genio) → to have a nasty temper; (= intenciones) → to have evil intentions
5. color cafébrown
café avellana (como adj) → nut-brown

café

m coffee; de color — brown
Ejemplos ?
Ahora soy lo que soy, y vuelvo a casa despacio y maravillado. He tomado el café con mi hija en las rodillas, y en una actitud que ha sorprendido a mi mujer.
Pero el nene seguía en invierno tan madrugador como en verano, y Subercasaux se levantaba achuchado a encender el primus y preparar el café.
Cercano corría un río de aguas amarillas; un abundante pasto café contrastaba con un cielo anaranjado donde un sol verde teñía a las nubes con su color y las convertía en magenta.
Rosarios, escapularios, devocionarios, estampitas, imágenes, tacos, pellizcadas, buñuelos, churros, café negro, pambazos, panuchos, atole, pozole...
—¿Podemos entrar ya, piapiá? —No, querido mío... Después haré el café... Yo los voy a llamar. Oyó aún las risas y el parloteo de sus chicos que se levantaban, y después de un rumor in crescendo, un tintineo vertiginoso que irradiaba desde el centro de su cerebro e iba a golpear en ondas rítmicas contra su cráneo dolorosísimo.
Desfiló cuanto existía entonces; la plaza con sólo un ombú en el rincón norteño, frente a la arcada de los fondos de Marexiano, por donde se colaba en las noches Retentén para dormir vestido sobre una pila de cueros; el circo Olímpico, donde el inglés don Pablo repetía incansablemente su pantomima de “los dos toneleros burlados y el ladrón sutil”; el frontón en que, zaguero sin izquierda, maravillaba el vasco Ereño con la sotana recogida hasta la cintura; la mesa del “Café de los Federales” donde conoció a Lavalleja.
El café, enciclopedia citadina, recopiladora del sentir intrascendente, cementerio de ocios infructíferos, a cada instante se va llenando más, y más, y más...
Visto esto, no deseo sino que este tanto por ciento de locos al frente del destino de una parte de la humanidad, sea tan débil en nuestra profesión como en la de ellos. Con lo cual concluyo en calma mi café, que tiene hoy un gusto extrañamente salado.
El terrorífico escenario se había esfumado. Había ya amanecido, el sol estaba de color café y al mirarme, me di cuenta que estaba convertido en una mosca.
En su extremo, justo enfrente de mí, vi la entrada de un café –hoy día consumido en un incendio célebre (pues la vida es un sueño)–, y que estaba relegado al fondo de una especie de hangar, bajo una bóveda cuadrada, de aspecto lúgubre.
Preveíamos con nuestros productos las costas americanas del Pacífico y las islas de la Oceanía del hemisferio del sur, buscábamos el oro de California, la plata de Bolivia, los salitres del Perú, el cacao del Ecuador, el café de Centro América, fundábamos bancos en La Paz y en Sucre, en Mendoza y en San Juan; nuestra bandera corría todos los mares y empresas nuestras y manos nuestras bajaban hasta el fondo de las aguas en persecución de la codiciada perla.
Era una hoja arrancada de un libro viejo, que jamás hubiera pensado que lo tratasen así, pues era un libro de poesía. -Todavía nos queda más -dijo el tendero-; lo compré a una vieja por unos granos de café; por ocho chelines se lo cedo entero.