cadencia

(redireccionado de cadencias)
También se encuentra en: Sinónimos.

cadencia

1. s. f. Serie de sonidos o movimientos que se suceden de manera regular.
2. Repetición de fenómenos que se suceden regularmente el tifón tiene una cadencia de seis meses.
3. Distribución correcta de acentos, entonaciones y pausas en la lectura, especialmente de textos literarios.
4. LINGÜÍSTICA Descenso de la entonación al final de la frase.
5. MÚSICA Armonización del ritmo musical con los pasos de la danza.
6. MÚSICA Manera de terminar una frase musical.
7. MÚSICA Ritmo de una pieza musical.

cadencia

 
f. Repetición regular de sonidos o movimientos.
Proporcionada distribución de los acentos, cortes o pausas en la prosa o verso.
Efecto de tener un verso la acentuación correspondiente.
fon. Descenso de la línea de entonación por debajo de la normal de la frase.
mús. Medida del sonido que regula el movimiento de la persona que danza.
Resolución armónica de los sonidos con sensación de reposo al final de una frase musical.
Fragmento brillante a solo, que se encuentra al final de algunas composiciones.

cadencia

(ka'ðenθja)
sustantivo femenino
1. sucesión de sonidos o movimientos que se repite de modo armónico la cadencia de una composición musical
2. lingüística distribución armónica de acentos y pausas de un verso o una prosa la cadencia de una poesía
3. modo regular de ocurrir algo en períodos de tiempo que se repiten Para rodar bien, es importante mantener una cadencia en el pedaleo.
Sinónimos
Traducciones

cadencia

Kadenz

cadencia

cadence

cadencia

cadência

cadencia

节奏

cadencia

節奏

cadencia

Kadence

cadencia

Kadence

cadencia

종지

cadencia

SF
1. (= ritmo) → cadence, rhythm
2. (Mús) (en frase musical) → cadence; [de solista] → cadenza
3. (= frecuencia) a una cadencia de 1.000 unidades diariasat the rate of 1,000 units per day
Ejemplos ?
Y en la noche siguiente, cuando el pájaro renovó sus cadencias, disparó el cortesano un arma hacia el lugar donde estaba el cantor.
Su voz abarcaba tres octavas que se extendían desde el "re" contralto hasta el "re" sobreagudo, subiendo y bajando en escalas, cadencias y "fioritures".
Quiero sanar mi origen de barro y rasgar el tatuaje que llevo mas no puedo borrar los ropajes que van pegados al cuerpo. Exacto en mi túmulo helado me quedo minado de espectros que me escupen cadencias inútiles en el amplio caudal de mis huecos.
Y cayendo sobre el coro como lágrimas de oro de la vida natural, ¡qué amorosas complacencias desparraman las cadencias de la gaita del zagal!
¡Oh girar de desnudas espaldas! ¡Oh cadencias del valse que mueve torbellinos de tules y gasas! Allí estuvo, más linda que nunca, por el baile tal vez agitada se apoyó levemente en mi brazo, dejamos las salas y un instante después penetramos en la misma estancia que un año antes no más la había visto temblando callada, ¡cerca de él!...
Sueño naciente en mi universo, espiga trashumante de los aires, propulsor de cadencias visionarias y volátiles presagios de celajes.
Eran cadencias de gozo, la risa fresca del villancico, que huele a tomillo de monte, entremezclada con un alboroto de gorjeos de pájaros, y los pastores empezaron a bajar de la montaña, cantando su tonadilla, llevando corderos, cestillos de frutas, tocando zampoñas, empujándose para llegar más presto.
La Pelirroja cogió entre las suyas la mano de aquélla y, después de examinarla con cómica gravedad, exclamó con acento de agitanadas cadencias: -Por Dios uno y trino, salá de mis entretelas, lo que te voy a platicar va a ser tan verdad como lo que se dice en la misa.
La gaita del pastor en la colina lloraba las tonadas de la tierra, cargadas de dulzuras, cargadas de monótonas tristezas, y dentro del sentido caían las cadencias como doradas gotas de dulce miel que del panal fluyeran.
Y a mí también me hablan sus lánguidas cadencias del bien gozar los apacibles goces, del bien llorar las bendecidas penas, del buen amor de la mujer fecunda, del bien sentir la paternal querencia y de un vivir sereno, fuerte y seguro, como aquel que llevan paso de hierro sobre tierra blanda los mansos bueyes de gigantes fuerzas.
Ya no alegran los mozos la besana con las dulces tonadas de la tierra que al paso perezoso de las yuntas ajustaban sus lánguidas cadencias.
¡Que me anime, pretende, y él no sabe que de su choza en la techumbre negra le he visto yo escondida la dulce gaita aquella que cargaba el sentido de dulzura y llenaba los aires de cadencias!...