cadencia


También se encuentra en: Sinónimos.

cadencia

1. s. f. Serie de sonidos o movimientos que se suceden de manera regular.
2. Repetición de fenómenos que se suceden regularmente el tifón tiene una cadencia de seis meses.
3. Distribución correcta de acentos, entonaciones y pausas en la lectura, especialmente de textos literarios.
4. LINGÜÍSTICA Descenso de la entonación al final de la frase.
5. MÚSICA Armonización del ritmo musical con los pasos de la danza.
6. MÚSICA Manera de terminar una frase musical.
7. MÚSICA Ritmo de una pieza musical.

cadencia

 
f. Repetición regular de sonidos o movimientos.
Proporcionada distribución de los acentos, cortes o pausas en la prosa o verso.
Efecto de tener un verso la acentuación correspondiente.
fon. Descenso de la línea de entonación por debajo de la normal de la frase.
mús. Medida del sonido que regula el movimiento de la persona que danza.
Resolución armónica de los sonidos con sensación de reposo al final de una frase musical.
Fragmento brillante a solo, que se encuentra al final de algunas composiciones.

cadencia

(ka'ðenθja)
sustantivo femenino
1. sucesión de sonidos o movimientos que se repite de modo armónico la cadencia de una composición musical
2. lingüística distribución armónica de acentos y pausas de un verso o una prosa la cadencia de una poesía
3. modo regular de ocurrir algo en períodos de tiempo que se repiten Para rodar bien, es importante mantener una cadencia en el pedaleo.
Sinónimos
Traducciones

cadencia

Kadenz

cadencia

cadence

cadencia

cadência

cadencia

节奏

cadencia

節奏

cadencia

Kadence

cadencia

Kadence

cadencia

종지

cadencia

SF
1. (= ritmo) → cadence, rhythm
2. (Mús) (en frase musical) → cadence; [de solista] → cadenza
3. (= frecuencia) a una cadencia de 1.000 unidades diariasat the rate of 1,000 units per day
Ejemplos ?
Esbelta y de gracioso andar, sus caderas movíanse con armónica cadencia, y a cada paso resonaba el frufrú de la fina ropa interior.
En tanto que éstas permanecían recostadas aún al borde del agua con los ojos azules adormecidos aspirando con voluptuosidad del perfume de las flores y estremeciéndose ligeramente al contacto de la fresca brisa, aquéllas danzaban en vertiginosa ronda, entrelazando caprichosamente sus manos ,dejando caer atrás la cabeza con delicioso abandono e hiriendo el suelo con el pie en alternada cadencia.
Tampoco la advenediza ambición de la soberbia que al poco vuelo se agota despojada de su cera. Era la cadencia insólita de un colapso en himeneo por germinar sendas cósmicas y terminar los conteos...
Inclinado sobre el abismo sin fondo, el creador los seguía con una mirada satisfecha, y aquellos mundos luminosos y perfectos, poblados de seres felices y hermosísimos sobre toda ponderación, que son esos astros que, semejantes a los soles, vemos aún en las noches serenas, entonaban un himno de alegría a su Dios, girando sobre sus ejes de diamante y oro con una cadencia majestuosa y solemne.
Allá abajo exhalaba su perpetuo sollozo la fuente que había en medio de la plaza, y se oían las voces de unas niñas que jugaban a la rueda: Cantaban una antigua letra de cadencia lánguida y nostálgica.
Mi corazón, aéreo, olvidado de fracasos y tristezas, nutrido en la cadencia que no muere a pesar de la muerte que devora y consume los instantes de sus rondas, vuelve a derramarse en flores y se ilumina… Mi corazón, a pleno cielo, amoroso vuela, mensajero de esperanzas, pregonante de un amor...
Si callado caigo sobre el hondo túnel de tus laberintos góticos con mi sed erecta y mi cadencia fúrica, no amordaces tus columnas que me ahorcan las soberbias de mi fuerza y me devastan la rigidez enarbolada de altivo pino poseyendo cielos.
Sed insaciable de universos. Cadencia derramada entre mis brazos, en mis manos, en mis pasos… cuando creo que derruyes tu presencia en mis ultrajes, renaces tu fantasma en mis castillos y emerges otra vez al pasadizo de mi sangre y tiemblo… Yo te daré mis superficies labrantías para tus voluptuosidades insatisfechas y harás de mis tierras célibes, exuberancias de selva, alegro de sinfonía y furor de volcán.
Para los ingleses, uno de los medios más importantes del arte dramático y romántico son las guineas. Son muy utilizadas, sobre todo en la cadencia final, cuando los bajos empiezan verdaderamente a trabajar de lleno.
Entre los manuscritos de la Biblioteca de Lima se encuentra el siguiente romancillo que copio por referirse a nuestra actriz: Lamentos y suspiros de la «Perricholi» por la ausencia de su amante el señor don Manuel de Amat a los reinos de España Ya murió la esperanza de mis deseos, pues se ausentan las luces del mejor Febo. Ya no logran las tablas cadencia y metro, pues el compás les falta a los conciertos.
Amo el rechazo de tu carne fatigada y la cadencia de tu piel abierta al roce de tibiezas húmedas con que me premias la insistencia terca de mis alturas descendiendo a playas.
Era la hora de la comida en las granjas, y la joven y su acompañante no oían al caminar más que la cadencia de sus pasos sobre la tierra del sendero, las palabras que se decían y el roce del vestido de Emma que se propagaba alrededor de ella.