cadavérico

(redireccionado de cadavérica)
También se encuentra en: Sinónimos.

cadavérico, a

1. adj. Del cadáver pestilencia cadavérica.
2. Que está muy pálido o demacrado debido a la enfermedad tiene un rostro cadavérico.

cadavérico, -ca

 
adj. Relativo al cadáver.
fig.Pálido y desfigurado como un cadáver.

cadavérico, -ca

(kaða'βeɾiko, -ka)
abreviación
relativo o semejante al cadáver rostro cadavérico
Sinónimos

cadavérico

, cadavérica

cadavérico:

siniestrosórdido, tenebroso, truculento, macabro,
Traducciones

cadavérico

cadaverous, ghastly

cadavérico

cadaverico

cadavérico

ADJcadaverous, ghastly; (= pálido) → deathly pale

cadavérico -ca

adj cadaveric
Ejemplos ?
Con todo, puede también disculpársele de no haber aumentado nuestra marina: tuvo que malgastar en combatir contra Piérola el oro que debió invertir en buques de guerra. Muerto Pardo, que era la cabeza y la vida, el Partido Civil sufrió una desagregación cadavérica.
¡Leves os sean esos manjares indigestos y conviértanse en sangre de vuestra sangre y en hueso de vuestros huesos y ayude a peptonizarlos y a facilitar vuestras difíciles digestiones la acción de gracias que articulan los labios enjutos y la bendición que esparcen en el aire los dedos flacos del abate Pazavillini, sentado a la cabecera de la mesa, en que lucen ahora el queso de Camembert de coloración cadavérica, el Roquefort delicuescente y la decocción de chicoria amarga con que creyendo que absorbéis el café aromático, el licor de Voltaire y de Balzac, finalizáis vuestros pantagruélicos almuerzos!
Cuando, más tarde, tuvimos que desnudarle para el entierro, la rigidez cadavérica era tal, que, desesperado de doblar los miembros, tuvimos que rasgar y cortar los vestidos para quitárselos.
Otros se ocupaban en conducir a algunos a quienes ya se les iba introduciendo la forma cadavérica por las narices adelante, y otros muy diligentes ejercitaban su caridad e inteligencia médica en dar alivio a los lastimados.
Prométame que mañana o pasado ayudará a examinar documentos; prométame que dentro de un par de días se volverá un poco razonable, ¿verdad, Bartleby? -Por ahora prefiero no ser un poco razonable -fue su mansa y cadavérica respuesta.
Ningún autor con lenguaje avejentado, por más pensamientos juveniles que emplee, logrará nunca el favor del público, porque las ideas del siglo injeridas en estilo vetusto recuerdan las esencias balsámicas inyectadas en las arterias de un muerto: preservan de la fermentación cadavérica; pero no comunican lozanía, calor ni vida.
Ningún autor con lenguaje avejentado, por más pensamientos juveniles que emplee, logrará nunca el favor del público, porque las ideas del siglo ingeridas en estilo vetusto recuerdan las esencias balsámicas inyectadas en las arterias de un muerto: preservan de la fermentación cadavérica; pero no comunican lozanía, calor ni vida.
Cuando el coche se detuvo a la puerta, miré hacia la casa y vi una figura cadavérica que se asomó un momento a una ventana de una torrecilla en uno de los ángulos y después desapareció.
La inesperada aparición de Bartleby, ocupando mi oficina un domingo, con su cadavérica indiferencia caballeresca, pero tan firme y tan seguro de sí, tuvo tan extraño efecto, que de inmediato me retiré de mi puerta y cumplí sus deseos.
¿Cómo quiere usted que me estremezcan ni me repugnen mis parroquianos, si me brotaron los dientes manejando y tocando difuntos? Juez.- ¿No le hace a usted triste efecto el frío de la piel, la rigidez cadavérica?
Después, llevados por el valor enloquecido de la desesperación, un amplio grupo entró en avalancha en el salón negro, en el que la alta figura seguía inmóvil y erguida bajo la sombra del reloj de ébano; pero al ponerle la mano encima al enmascarado, un horror innombrable les cortó el aliento y descubrieron que la mortaja y la máscara cadavérica que habían tratado con violenta rudeza no estaban habitadas por ninguna forma tangible.
La parte anterior y lateral de los dos pulmones es de un color blanco rosado y ofrece la crepitación cadavérica de los pulmones sanos; en la parte posterior el parénquima es de un color rojo oscuro, infiltrado de sangre, más blando y con muy poca crepitación, aun en ciertos puntos esparcidos, variando de dos a ocho líneas de diámetro, está muy friable, sin crepitación ninguna, y de un peso específico superior al del agua, esta hepatización, por su aspecto y el sitio, se refiere perfectamente a la que los autores franceses han llamado hipostáticas, las cuales principian en el periodo de la agonía y siguen aumentándose aún después de la muerte por la dirección que la posición del cadáver y las leyes físicas imprimen a los líquidos.