cacomiztle


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con cacomiztle: tlacuache

cacomiztle

s. m. Méx. ZOOLOGÍA Animal mustélido más pequeño que un gato, de color gris, cola larga y hocico puntiagudo que se alimenta de aves y huevos de corral.
Sinónimos

cacomiztle

sustantivo masculino
(México) basáride.

cacomiztle:

ratero (fig.)basáride,
Ejemplos ?
-¡Yo gané porque llegué antes!- gritó la rana ante la admiración del CACOMIZTLE que pelaba unos ojotes sorprendidos y que así había quedado tanteado.
Pero un día en que henchida de felicidad se aprestaba a lanzar un do de pecho, se le atragantó la voz cuando vio a un CACOMIZTLE que se aproximaba.
Pues nuestro taimado CACOMIZTLE quiso demostrarle a la rana que si ella era muy buena en eso de la cantada, el era mucho mejor en aquello de la corrida.
Cierta vez, por el rumbo de CHAPULTEPEC, un CACOMIZTLE salió al atardecer con el propósito de encontrar por allí algún corral lleno de sabrosos guajolotes.
Cuando el CACOMIZTLE dijo tres, la rana tanteó el tamaño de la cola del presumido y de un salto se montó en ella sin que el CACOMIZTLE lo sintiera y menos lo notara.
Toda la animalidad aplaudió la lección que la hermana rana le había dado al hablador CACOMIZTLE. Y la rana, entre ovaciones fue llevada en alto hasta su hogar en el lago, donde sencillamente prosiguió, como si nada, su cantata al sol y a la luna, sin distinción de astros, aunque ella era la estrella.
En otro lugar, también CIHUACPILLI, la nena más pequeña de uno de los CALPULLIS de IZTACALCO, veía en sueños a CUAUHTLATOATZIN que le relataba la historia de EL ZORRILLO Y EL CACOMIZTLE.
De acuerdo los dos amigos, llegaron muy contentos y optimistas hasta el sitio donde habrían de separarse: -Que tengas muy buen provecho, hermanito CACOMIZTLE.- dijo uno.
Este le decía sonriente: -Ahora te voy a contar la historia de una rana lista que le tomó muy bien el pelo al latoso CACOMIZTLE, y así se llama nuestra narración: LA RANA Y EL CACOMIZTLE.
Humildemente la rana salió del lago y sin sentirse la divina garza, pues no era más que una muy humana rana, se dispuso a competir. -A la de tres, corremos.- ordenó el CACOMIZTLE echador.
-Si tú quieres, acepto la apuesta.- con firmeza respondió la encantadora cantadora. -Vamos, pues.- Prosiguió el CACOMIZTLE.- Sal del agua y prepárate para correr, si puedes...- Concluyó despectivo.
¿Y tú? -Pues yo también, hermanito CACOMIZTLE. Por aquí dicen que hay una linda huerta en donde abundan elotitos y calabacitas. Espero darme una muy buena atragantada.