caciquil

(redireccionado de caciquiles)

caciquil

1. adj. Del cacique.
2. despectivo Que se comporta como un cacique su conducta caciquil es perjudicial.

caciquil

 
adj. Relativo al cacique.
Traducciones

caciquil

ADJdespotic, tyrannical
Ejemplos ?
Tuvieron lugar, al igual que en el resto del territorio nacional, la fuerte oposición entre conservadores y progresistas, las luchas caciquiles, las elecciones amañadas, los periódicos satírico-políticos y las protestas y huelgas.
El gobierno convocó las elecciones de febrero de 1918 que se pretendieron «limpias» pero las redes caciquiles siguieron funcionando dando como resultado la confirmación de la división de los partidos dinásticos.
Sin embargo, la extensión del sufragio a todos los varones mayores de veinticinco años —unos cinco millones en 1890—, con independencia de sus ingresos como ocurría con el sufragio censitario, no supuso la democratización del sistema político, porque el fraude electoral se mantuvo, sólo que ahora las redes caciquiles se extendieron al conjunto de la población, por lo que los gobiernos se siguieron formando antes de las elecciones, y no después, ya que el gobierno de turno se fabricaba con el encasillado una sólida mayoría en las Cortes —durante la Restauración ningún gobierno perdió nunca unas elecciones—.
Por la izquierda los partidos republicanos crecieron gracias a su relevante presencia en Santander y, en menor medida, otros núcleos relativamente desarrollados (lograron un diputado en 1881, Martínez Pacheco); pero a partir de la segunda década del siglo XX entraron en declive, lastrados por su falta de unidad ideológica y organizativa, y por el hecho de incidir en las mismas carencias y defectos de los partidos dinásticos: organizaciones de notables sin bases ni existencia real más allá de los períodos electorales, uso de los mismos métodos caciquiles y redes clientelares –erosionando su capacidad crítica con el sistema- y alejamiento de las demandas y necesidad de los estratos sociales más bajos.
Así, además de restablecimiento de la «paz social», el otro objetivo asignado a las nuevas autoridades militares provinciales y locales fue «regenerar» la vida pública poniendo fin a las redes caciquiles, una vez que la «oligarquía» de los políticos del turno ya había sido desalojada del poder.
Jugó un decisivo papel el Partido Provincial Agrario (PPA), “construido sobre los materiales de derribo del liberalismo monárquico, aprovechándose de la trama y tupida red de las clientelas caciquiles”., Menos de un mes después de proclamada la República en España, el 12 de mayo de 1931, tiene lugar en Zamora una asamblea de representantes de organizaciones agrarias que aprueban el reglamento de un Partido Provincial Agrario, si bien la constitución legal del mismo no tendrá lugar hasta agosto de ese mismo año.
Así, además de restablecimiento de la "paz social", el otro objetivo asignado a las nuevas autoridades militares provinciales y locales fue "regenerar" la vida pública poniendo fin a las redes caciquiles, una vez que la "oligarquía" de los políticos del turno ya había sido desalojada del poder.
Como ha señalado González Calleja, la retórica regeneracionista impregnaba el Manifiesto con el que Primo de Rivera justificó el golpe de Estado y pocos días después declaraba a la prensa: Junto con el restablecimiento de la «paz social», el otro gran objetivo asignado a las nuevas autoridades militares provinciales y locales fue «regenerar» la vida pública desmantelando las redes caciquiles, una vez que la «oligarquía» de los políticos del turno ya había sido desalojada del poder –además se creó una Junta militar especial que dilucidaría las presuntas irregularidades cometidas por diputados y senadores en los últimos cinco años-.
“Este aluvión periodístico en una isla que en 1863 sólo contaba con 31.000 habitantes y un 85 por ciento de analfabetismo se explica en parte porque los periódicos actuaron como órganos del servicio de las pugnas locales y de grupos con afanes literarios y caciquiles;…”.
Estos delegados acabaron en muchos casos convirtiéndose en los sustitutos de los caciques, o vieron imposibilitada su labor regeneradora por la acción de los jueces, que como sabemos formaban parte de las redes caciquiles.
Sin embargo, no llegó a tomar posesión de su cargo, puesto que los resultados electorales fueron anulados tras la proclamación de la República, con el argumento de que los monárquicos habían ganado haciendo uso de los mecanismos caciquiles habituales.
A través de las clientelas caciquiles llegaba hasta los lugares más recónditos de la geografía española algo parecido a la autoridad.