cachi-

cachi-

 
Prefijo usado con la significación aproximada del adverbio casi, formado probablemente por influencia de cacho, pedazo: cachidiablo.
Ejemplos ?
Las cuatro parejas las componían: Ayar Manco y Mama Ojllo, Ayar Auca y Mama Guaco, Ayar Uchu y Mama Ipacura, y Ayar Cachi y Mama Ragua.
-y se acercó resuelto a la poza. –¡No, Ayar Cachi, no! ¡Si los tocas morirás! Mas Ayar Cachi, sin escuchar las voces de sus amigos ni ver la mirada de odio de los ancianos, se acercó y tomándolos de uno en uno arrojó con tal violencia a los ídolos, que se deformaron al caer.
Un día presentóse Ayar Cachi a los tres hermanos y les dijo lo que pensaba. Y los tres hermanos escucharon. Ayar Manco y Ayar Auca tuvieron después un consejo, y acordaron que Ayar Cachi era peligroso para la conquista.
En tanto, Tampu Cachay puso una piedra enorme en la puerta y sentóse en ella. A poco, Ayar Cachi dijo desde el fondo de la cueva: –¡Aquí están los topacusi y aquí está el napa, Tampu Cachay!
Y decía “Llulla quillis cachi camiua purin upalla cimita pantanquiman.” CONZEJO REAL deste rreyno que acistía en la gran ciudad y cauezera, corte del Cuzco, el medio de todo el rreyno desde Chile y Tucumán y Parauay y desde Nobo Reyno, Panamá, Santo Domingo, que se dize en general Tauantin Suyo: Chinchay Suyo, Ande Suyo, Colla Suyo, Conde Suyo.
En Pallata, cuando hacía mucho tiempo de la salida de Pacarejtampu, y cuando los niños que habían salido en el regazo de las madres eran ya capaces de caminar delante de los soldados y de juguetear con los pumas de Ayar Cachi, encontráronse con una tribu fuerte y aguerrida, bárbara y sanguinaria.
Al ver a los hijos del Sol detuvieron la fiesta para lanzarse sobre ellos, cogieron sus armas y atacaron. Ayar Cachi quiso lanzarse sobre ellos, pero Manco lo detuvo: –No mates, hermano; déjame ir donde ellos...
¡Serás vencido! Ayar Cachi apareció, trayendo en la mano la cabeza del jefe rebelde y tras él, atada, a la hija. Los conquistadores fueron seguidos por todos los de Pallata, a quienes se encargó Ayar Cachi de afeccionar y Ayar Auca de adiestrar en las armas.
-¡Victoria! ¡Victoria! Era Ayar Cachi que vencía al jefe de la tribu. Y una voz ronca gritó: –¡Maldito seas, Ayar Cachi! ¡Maldito en nombre del puma, y de la serpiente, y del rayo, y del río, y de la araña y del sapo!
Así llegaron una mañana a Huaysquisrro, donde Ayar Cachi pensó en separarse del cortejo. Él quería avasallar a todos los pueblos e ir con su honda poderosa por los llanos y montes.
Además, Ayar Cachi no pensaba nunca en que un día podía faltarle esa fuerza extraordinaria y no sabía que ese era un don del Sol, pero, como todos, perecedero.
¿De qué sirve a tu juventud tener el brazo fuerte si no tienes ley?... Accedió Ayar Cachi y diéronle por compañero a Tampu Cachay, el más astuto de los guerreros.