cacharrero

cacharrero, a

s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que tiene como profesión vender cacharros o loza ordinaria.
Ejemplos ?
El cacharrero (1779) representa una escena del mercado de loza callejero (sobre la que se han escrito todo tipo de supuestos narrativos), Calvo Serraller recoge la teoría de que el cuadro es una alegoría de las tres edades o el paso del tiempo, representado por las diferentes edades de las mujeres que centran la composición, mientras otros fabulan una intriga amorosa entre la dama del carruaje y los dos caballeros que, de espaldas al espectador, la ven pasar (con el agravante de que se desconozca la identidad de los varones en tanto la mujer se muestra, aunque velada).
Por otro lado, se desborda naturalidad en dos de sus obras más logradas no solo de esta serie sino de los cartones en general, El cacharrero y La feria de Madrid.
La crítica ha querido ver en El cacharrero al cartón más bello de esta serie, pues es notable el uso de los matices y el fino trato a los objetos.
El río de El resguardo de tabacos usa una pincelada idéntica a la que solía emplear el sevillano, mientras que los bodegones y lozas de El cacharrero subyacen un homenaje al pintor y a su Cristo en casa de Marta y María.
Ya convertidos en reyes, los otrora príncipes se convertirán en destacados promotores del aragonés. El 4 de enero de 1779 Goya entregó a la fábrica La feria de Madrid, La acerolera, El cacharrero y El militar y la señora.
A la antecámara y el dormitorio principesco pertenecen La novillada, donde gran parte de la crítica ha querido ver un autorretrato de Goya en el joven torero que mira al espectador, La feria de Madrid (ilustración de un pasaje de El rastro por la mañana, otro sainete de Ramón de la Cruz), Juego de pelota a pala y El cacharrero...
Además de la tradicional interpretación como alegoría de la prostitución —análoga intención tuvo Goya en el Cacharrero —, puede aludir a las tres edades del hombre (en este caso de la mujer), como en El columpio.
Su cuñado y coterráneo Bayeu le dirige atentamente y Goya se muestra inhibido, e incluso se confunden las obras de ambos maestros. Carece de la gracia castiza de otros cartones, como El cacharrero o La riña en la venta nueva.
l cacharrero (1779) es uno de los cartones para la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara de Francisco de Goya y estaba destinado la decoración del comedor de Carlos IV, entonces Príncipe de Asturias.
Aunque la Guía de los alfares de España publicada en 1975 por dos expertos profesores alemanes con la ayuda local de Natacha Seseña solo menciona la actividad de dos miembros de la familia Mínguez, posteriores estudios de la propia Seseña o de eruditos sorianos como Avelino Hernández destacan la presencia en Tajueco del alfarero Máximo Almazán, eje familiar de una saga alfarera, también conocido como el Cacharrero...
Real Fábrica de Loza y Porcelana de l'Alcora.jpg Mancerina con jícara. Archivo:Bandeja, decoración del "Cacharrero". Real Fábrica de Loza i Porcelana de l'Alcora.jpg Bandeja con decoración frutal.
En Cogolludo los hornos eran comunales y los alfares (que aquí se llamaban cacharrerías) solían estar en la planta baja de la propia vivienda. El oficio de cacharrero se transmitía por vía masculina, comenzando el aprendiz a los nueve años.