cable

(redireccionado de cables)
También se encuentra en: Sinónimos.

cable

(Del fr. cable.)
1. s. m. ELECTRICIDAD Hilo de metal protegido por algún material aislante, como el plástico, que sirve para hacer pasar por él la corriente eléctrica, o señales de diversos tipos, como la telefónica, la telegráfica o la de televisión.
2. Trenzado de alambre u otro material fuerte, destinado a soportar tensiones muy grandes el accidente se debió a la ruptura del cable del ascensor.
3. TELECOMUNICACIONES Cablegrama, telegrama transmitido por cable submarino.
4. NÁUTICA Maroma gruesa usada en las embarcaciones, principalmente la que sujeta el ancla.
5. cable coaxial ELECTRICIDAD El que está integrado por dos conductores concéntricos, separados por una sustancia dieléctrica.
6. echar un cable coloquial Ofrecer ayuda a alguien en una situación comprometida le echó un cable para salir del atolladero.

cable

 
m. Maroma gruesa.
Cabo grueso que se hace firme en el arganeo de un ancla.
Cablegrama.
cable de alambre El construido con alambres torcidos en espiral.
Cruzársele los cables a alguien.fam. Perder el control de la mente o de la conducta.
Echar un cable a alguien.fam. Prestar ayuda a una persona.
electr. cable eléctrico Cable destinado a la conducción de la energía eléctrica.
cable submarino El utilizado en la transmisión de señales telefónicas y telegráficas.
cable telefónico Cable constituido para transmitir tensiones muy bajas, de forma sinusoidal y por impulsos.
electromag. cable coaxial Cable con simetría cilíndrica constituido por dos conductores de cobre coaxiales.
ingen. mecán. Conjunto de hilos de acero arrollados helicoidalmente en uno o varios grupos, de una o varias capas concéntricas, en torno a un núcleo central.

cable

('kaβle)
sustantivo masculino
1. electricidad conjunto de hilos de cobre cubierto por un material aislante cable de teléfono
2. cuerda gruesa Tomaron el cable para asegurar la embarcación.
estar de mal humor o enfadarse Se me cruzaron los cables al ver la injusticia.
Sinónimos

cable

sustantivo masculino
1 amarra, maroma.
Ambos se emplean en la marina.
2 cablegrama.
Un cablegrama es un telegrama transmitido a través de un cable submarino.
Traducciones

cable

верига, въже, жица, кабел, каблограма

cable

kabel, šňůra

cable

Kabel, Seil, Tau

cable

kabel, snoer

cable

kabel, sladd

cable

kabel, ledning

cable

kaapeli, sähköjohto

cable

kabel, vodič

cable

ケーブル, 電気コード

cable

전선, 케이블

cable

ledning

cable

สายเคเบิล, สายไฟ

cable

kablo

cable

cáp, dây mềm

cable

כבל

cable

SM
1. (Elec) (= hilo) → wire; (con cubierta aislante) → cable
tiene varios cables sueltosthere are several loose wires
el cable del micrófono/amplificadorthe microphone/amplifier cable o lead
se le cruzaron los cableshe totally flipped
se le pelaron los cables (CAm) → he got all mixed up
cable de alta tensiónhigh-voltage cable
cable de cobrecopper wire
2. (Mec) [de acero] → cable
echar un cable a algnto give sb a helping hand
cable de remolquetowline, towrope
3. (Telec) → cable, wire
televisión por cablecable television, cable TV
cable coaxialcoaxial cable
cable de fibra ópticafibreoptic cable, optical fibre, optical fiber (EEUU)
cable ópticooptical cable
4. (= cablegrama) → cable
enviar un cable a algnto cable sb
Ejemplos ?
Son mi música mejor aquilones, el estrépito y temblor de los cables sacudidos, del negro mar los bramidos y el rugir de mis cañones.
Trampas de barriletes eran los eucaliptus cercanos, como ahora son los cables eléctricos; por eso en el “campito” Simón consideraba libre de tales trampas su barrilete espléndido: soberbio papalote que, a mi ver, pretendía llegar hasta las nubes con atrevido empeño.
No se me ocurrió nada que decir en ningún sentido, y se me había quedado la boca absolutamente seca. El viento y los cables prolongaban la historia en un largo lamento desolado.
Una vez izado el bote se emplearon los cables de refuerzo, ciñendo el casco por debajo; y por miedo a chocar contra la Sirte, se echó el ancla flotante.
Llevónos la galerna, en un decir Jesús, a dos cables de San Pedro del Mar; y cuando contábamos que no pararíamos hasta embarrancar en la arena, un maretazo, como yo no he visto otro, nos puso la lancha quilla arriba.
Imagínome que don Ventura Travada debió ser andaluz; pues no contento con hacernos tragar un rábano gigantesco, añade que en 1741 se encontró en el mineral de Huantajaya una pepita de plata pura que pesaba treinta y tres quintales, habiéndose empleado cables de navío y aparatos mecánicos para desprenderla de la roca.
Cables para la luz y el calor habían sido instalados en la cámara acorazada, y era tan cálida y brillante, y un lugar tan habitable, como había sido hace un siglo, cuando era mi dormitorio.
Mas la presencia de ánimo del capataz de turno los tranquilizó un tanto, y bajo su dirección pusiéronse a trabajar con febril actividad. Las jaulas habían desaparecido y con ellas uno de los cables, pero el otro estaba intacto enrollado en la bobina.
¡Entonces sí que van a escribir contra nosotros, entonces si que van a llover amenazas contra nosotros, entonces sí que van a venir los cables alarmantes!, y no dudo de que algunos pocos “amiguitos” de la Revolución les van a dedicar cintillos a los cables que vienen de fuera atacando las medidas revolucionarias.
– En cuanto a un grito imaginario –añadí–, ¡escuche por un momento el viento de este extraño valle mientras hablamos tan bajo y los disparatados sonidos de arpa que arranca a los cables telegráficos!
De entre los árboles salía el humo del alquitrán, y sobre el río se veían grandes goterones de grasa que ondulaban desigualmente bajo el color púrpura del sol como placas de bronce florentino que fotaran. Pasaba entre barcas amarradas cuyos largos cables oblicuos rozaban un poco la cubierta de la barca.
Entretanto huían las horas, y bajo las arcadas de cal y ladrillo la máquina inmóvil dejaba reposar sus miembros de hierro en la penumbra de los vastos departamentos; los cables, como los tentáculos de un pulpo, surgían estremecientes del pique hondísimo y enroscaban en la bobina sus flexibles y viscosos brazos; la maza humana apretada y compacta palpitaba y gemía como una res desangrada y moribunda, y arriba, por sobre la campiña inmensa, el sol, traspuesto ya el meridiano, continuaba lanzando los haces centelleantes de sus rayos tibios y una calma y serenidad celestes se desprendían del cóncavo espejo del cielo, azul y diáfano, que no empañaba una nube.