caballada

caballada

1. s. f. Manada de caballos o de caballos y yeguas.
2. Amér. Animalada, necedad.

caballada

 
f. Manada de caballos o de caballos y yeguas.
(Amér.) Animalada.
Traducciones

caballada

SF
1. (Zool) → drove of horses
2. (LAm) (= animalada) → stupid thing to do
has hecho una caballadathat was a stupid thing to do
Ejemplos ?
AS TRES ETCETERAS DEL LIBERTADOR I A fines de Maya de 1824 recibió el gobernador de la por entonces villa jde San Ildefonso de Caraz, don Pablo Guzmán, un oficio del Jefe de Estado Mayor del ejército independiente, fechado en Huaylas, en el que se le prevenía que, debiendo lle- gar dos días más tarde, á la que desde 1868 fué elevada á la categoría de ciudad, una de las divisiones, aprestase sin pérdida de tiempo cuarteles, reses para rancho de la tropa y forraje para la caballada.
Día 9.- A la una de la mañana de este día, y al frente de mi gente montada, armada y perfectamente municionada, dejamos la hacienda de Chinameca saliendo rumbo a la Estación de Huichila, estando en aquel lugar a las 7 A.M., dándose forraje a la caballada y recibiendo las últimas instrucciones para el ataque a Jonacatepec, tomando ese rumbo a las 9 y llegando a un kilómetro antes de dicha plaza a las 12:45 P.M., donde me esperaba la gente que, de acuerdo conmigo, llevaba el ciudadano capitán 1o.
A las dos horas de estar Urquiza en la estancia de Elía, fue cerrada la casa por las tropas españolas que requerían a gritos por mi persona: Urquiza pudo escapar rodeado de peligros, hasta que vino a darme aviso. El sargento Taboada se había pasado a Otorguez, y repasó a tomarme la caballada .
La segunda, después de una deliberación tranquila sobre la posibilidad de llegar al costado de la Unión para abordarla, pues abría sido la única agresión eficaz, con el mayor personal que poseíamos sobre ella, se reconoció que era materialmente imposible, vista las poderosas baterías de la Unión, compuestas de doce cañones de a 70 y otros accesorios, sus ametralladoras y a la fragilidad de los costados del Rimac con su máquina descompuesta, que no fue posible defendarla con sacos de carbón a causa de la numerosa caballada que llevaba en sus pesebreras en los lados de los cilindros, y lo que es más, a causa de la mayor agilidad de la corbeta enemiga sobre el transporte, que no lo habría recibido sino con sus baterías.
Mientras llegaban los doscientos patricios que vinieron al mando del teniente coronel don Gregorio Perdriel, aprontaba las milicias del Paraná, las carretas y animales para la conducción de aquélla, y caballada para la artillería y tropa.
— Los encargados de la caballada harán conducir inmediatamente...
Conociendo que Otorguez trataba de ponerse en estado de atacarme, en la diligencia que hacía para proveerse de caballada, pues esto era lo único que le faltaba, y lo único que hacía respetable mi perpetua fuerza, envié a don Juan Suárez, hombre de mi confianza y Comandante del pueblo del Arroyo de la China, a comunicar mi estado al Gobierno de Santa Fe, y a las pocas horas volvió diciéndome que el hacendado pudiente, de quien he hecho mención, le brindaba con el mando de setecientos hombres que tenía emboscados para unirse todos a Otorguez, prenderme con fuerza .
Advertido por el cacique Monfilqueupú (pedernal sangriento) de lo que se trataba, pude evitar el peligro, alejándome entre la polvareda que levantaba la caballada.
No cumpliría con mi deber sino hiciera una recomendación especial de los señores oficiales siguientes: teniente don Sofanor Parra, quien sostuvo heroicamente el puesto que le confié, pues el enemigo observando que salía en persecución de la caballada, volvió sobre sus posiciones haciendo un fuego terrible.
“El Capitán Don Francisco Ignacio Sedillo, un sitio para vacas en Ñugro, con una caballada de tierra para sembrar, etc." Larga es la lista de los sitios por Pucará, el pueblo de Cañaribamba, Caspicorral, Cebadas "en que se incluye un potrero llamado Gualguro y Escalerilla y media donde se encierran las preñadas del dicho ganado".
Cumpliendo la orden de US., el Rímac zarpó de Valparaíso para Antofagasta, sin escala, el 20 a las 12 M. Llevaba a su bordo el escuadrón Carabineros de Yungay, parte de la caballada y varios otros artículos para el ejército y armada.
En seguida uno de los montoneros, que era rapista, sacó navaja y demás chirimbolos, y afeitó a los prisioneros la patilla derecha y el mostacho izquierdo, dejándolos luego en libertad para ir al dar aviso a sus jefes de que la caballada del ejército se había hecho humo.