Ejemplos ?
De todos los condenados a penas de cárcel, sólo cuatro las cumplieron a cabalidad, ya que Neurath (en 1954), Raeder (en 1955) y Funk (en 1957) fueron liberados.
Por 40 años tuvo como misión ampliar la colección, cosa que realizó a cabalidad trayendo nuevas colecciones en las áreas de paleontología, arqueología, etnografía, e historia.
En la década de los '70, Pedro Antonio Ríos Reyna, violinista y presidente de la Orquesta Sinfónica Venezuela, presenta un plan para construir una sala de conciertos que sirviera de sede a la Orquesta ya que los teatros más importantes de Caracas para esa época: el Teatro Municipal (inaugurado en 1881) y el Teatro Nacional (inaugurado en 1905), no cumplían a cabalidad con los requerimientos técnicos y de aforo que cada vez más eran mayores.
Sin embargo, Dreyfus no llegó a cumplir a cabalidad todas las cláusulas del contrato y fue acusado de hacer manipulaciones en desmedro del Estado peruano.
Aquel desconocido, también: o bjetó o pensó que no habría barrera infranqueable a: s abiendas que para cumplir a cabalidad con todos sus...
Si me dejan hablar, voy a explicar, quisiera explicar a cabalidad esto, para que lo comprenda el pueblo y lo comprenda la prensa extranjera.
Simplemente se establecieron turnos de vigías que, producto del relajamiento de la disciplina militar que imperaba en las tropas españolas, posiblemente no fueron cumplidos a cabalidad.
También fue elegido alcalde de Lima (1877) y senador (1878). Fue además un hombre de amplia cultura, que dominaba a cabalidad el idioma inglés y que tenía inclinaciones científicas.
Es imprescindible que también en el gobierno se realice esta reforma y que se lleve a cabalidad, para que de él también surja este cambio.
Artículo 31°- Los ciudadanos de Afganistán están obliga­dos a respetar y cumplir las leyes y normas de conducta social y humana, cumplir a cabalidad sus obligaciones y deber cívico, respetar los intereses legítimos de otras personas, y mantener en alto y con dignidad la condición de ciudadano de la RD de Afganistán.
Existe la presencia, lamentablemente, generalizada en los Colegios, que persiste en seguir el derrotero tradicional o tradicionalista; que se resiste a aceptar cambios frente al momento complejo y convulsionado que viven los pueblos, sin alejarse de la Cátedra meramente informativa y magistral; sin dar oportunidad a que los educandos aprendan a enjuiciar, a cabalidad, los problemas sociales y a formarse espiritualmente con insurgencias sugestivas y vigorosas de una educación crítica, constructiva, demodeladora y acusante de la actual realidad nacional.
Esto permite ir acercando (y el próximo año será igual) la asignación de los obreros, campesinos y los empleados públicos y estará más de cerca de la de los empleados particulares, de tal manera que en 1973 haremos, casi con certeza, que todas las cargas tengan una misma asignación para cumplir a plenitud y cabalidad el programa del pueblo, el Programa de la Unidad Popular.